Casi un mes después de que Mariano Rajoy fuera propuesto por el rey como candidato a la investidura, el líder del Partido Popular ha aclarado algunas de las dudas generadas por aquel entonces. A finales de julio, el político gallego abrió la posibilidad de no presentarse al debate de investidura si no contaba con los suficientes apoyos parlamentarios, una opción criticada por los juristas.

Mariano Rajoy acepta las seis condiciones de Rivera y fija la fecha del debate de investidura para el 30 de agosto

La fecha para el debate se ha cerrado para el 30 de agosto, pero no hay claridad sobre los apoyos con los que cuenta Rajoy, afirmado en rueda de prensa que "no tiene la certeza clara de que vaya a fracasar". Sus palabras llegan después de que el actual presidente del Gobierno en funciones aceptase las seis condiciones impuestas por Ciudadanos, por las que el partido de Albert Rivera exige la separación de los imputados, la eliminación de los aforamientos, un cambio en la ley electoral, acabar con los indultos a condenados por corrupción política, abrir una comisión de investigación sobre el caso Bárcenas y limitar a dos legislaturas los posibles mandatos.

En un auténtico salto olímpico tras rechazar ayer mismo el haber tratado en su partido las exigencias de Rivera, Rajoy ha comentado hoy que aceptan el pacto con Ciudadanos. El acuerdo inicial será firmado mañana por los portavoces de ambos grupos parlamentarios. El paso dado por el líder del PP abre las negociaciones entre populares y la formación naranja, que se había mostrado dispuesta a votar a favor del candidato en el debate de investidura. Rajoy ha comentado de forma inicial en rueda de prensa que acudirá a la investidura cuando Ana Pastor, presidenta de la Cámara Baja, "lo considere oportuno".

Ana Pastor, presidenta del Congreso, fija la fecha del debate de investidura para el martes 30 de agosto. El miércoles 31 se celebrará la primera votación y, 48 horas después como marca la Constitución, se hará la segunda votación el viernes 2 de septiembre.

Ahora queda por comprobar si Rajoy será capaz de reunir los suficientes apoyos parlamentarios para ser investido presidente del gobierno dado el rechazo actual del PSOE a abstenerse. De conseguirlo, tampoco queda claro si veremos una legislatura corta o un mayor protagonismo del Congreso y del Senado. Si Rajoy fracasa y ningún otro candidato es investido presidente en los dos meses siguientes que fija la Carta Magna, se celebrarían las terceras elecciones generales en España el próximo 25 de diciembre, día de Navidad.

Contenido actualizado a las 19:10