El Partido Popular ha ganado las elecciones del 26 de junio con mayoría simple (137 escaños). Los resultados del 26-J muestran que no ha habido sorpasso en el bloque de la izquierda, al mantener el PSOE la segunda posición en votos y escaños (85 diputados).

La "nueva política" ha frenado su ascenso, al mantener la coalición Unidos Podemos los resultados obtenidos el pasado 20 de diciembre con 71 diputados y retroceder Ciudadanos hasta alcanzar los 32 escaños. En número de votos, sin embargo, ambas formaciones se han desinflado: el partido de Pablo Iglesias ha obtenido un millón menos de apoyos, mientras que C's retrocede medio millón. ¿Qué puede pasar ahora?

1. Gobierno de Rajoy en minoría

El PP obtiene catorce escaños más que en los comicios del 20 de diciembre. Durante su comparecencia, Mariano Rajoy reclamó su "derecho a gobernar porque han ganado las elecciones". A pesar de ello, la opción de que el político gallego sea investido presidente de Gobierno sigue siendo difícil. Podría conseguirlo de lograr la abstención del PSOE y Ciudadanos, aunque el resto de formaciones votasen en contra.

Sin embargo, los socialistas señalaron durante la campaña que no facilitarían un gobierno "por activa o por pasiva" del PP. El partido de Albert Rivera también pretendía que los populares renunciaran a su líder, pero su debilitada posición tras las elecciones del 26-J dificulta esta posibilidad. El escenario actual más viable para conformar Gobierno es que el PSOE decida finalmente abstenerse. En ese caso, Rajoy contaría con 137 votos a favor, 128 en contra y 85 abstenciones, por lo que podría ser investido presidente en el segundo debate -donde se requiere mayoría simple-.

Otra opción es que el PP lograra el voto favorable de Ciudadanos, lo que le acercaría a 169 escaños y que consiguiese sumar al PNV y a Coalición Canaria, quedándose entonces con 175 votos positivos, a uno solo de la mayoría absoluta. El problema entonces sería que el PP consiguiera la abstención de algún diputado más, dado que en caso contrario tendría 175 votos rechazando la investidura y, por tanto, no alcanzaría la "mayoría simple" que exige la Constitución en su articulo 99. ¿Sería factible conseguir el apoyo "pasivo" de CDC, Bildu o ERC? Parece imposible, al menos de momento.

2. La "Gran Coalición"

Ésta es la opción preferida por Mariano Rajoy: la suma del PP, Ciudadanos y PSOE conseguiría 254 votos a favor. Los socialistas, a pesar del deseo de los populares, no se plantearon esta opción tras los comicios del 20 de diciembre. De momento parece poco probable que la formación de Pedro Sánchez apoye esta vía, aunque el temor y la presión por la convocatoria de terceras elecciones podría dar un giro de guión.

3. Pacto "a la valenciana"

Pedro y Pablo

La posibilidad de que PSOE y Unidos Podemos alcanzaran un acuerdo "a la valencia" parece hoy más difícil que en el 20-D. Tras las elecciones del 26 de junio, este pacto obtendría a priori 156 escaños, cuando en diciembre hubiera conseguido 161, dos menos que la suma del PP y Ciudadanos. En esta ocasión, los votos en contra de populares y C's ascienden a 169. Para superar esta cifra, dicho acuerdo debería apoyarse en CDC, PNV y Coalición Canaria, algo que se antoja casi imposible por la situación en Cataluña.

4. El "acuerdo del abrazo"

PSOE
PSOE (Flickr)

En este caso, la posibilidad de que se repita el pacto entre PSOE y C's resulta igual de remota. La suma de sus diputados alcanza los 117 escaños, veinte menos que los conseguidos por el Partido Popular. Los resultados de estas elecciones nos alejan de la situación del 20-D, cuando el "acuerdo del abrazo" sumó 131 escaños al reunir a PSOE, C's y Coalición Canaria, ocho diputados más de los que tenía el PP por aquel entonces.

5. Pacto transversal

elecciones
Un momento del cara a cara entre Pablo Iglesias y Albert Rivera en Salvados, moderado por Jordi Évole en La Sexta.

El objetivo de Sánchez, después de postularse como candidato a la investidura, fue recabar el apoyo de las formaciones de izquierda y de Ciudadanos. El partido de Rivera, sin embargo, rechazó la posibilidad de que Podemos estuviera en el Gobierno, mientras que el resto de formaciones descartaron apoyar el pacto suscrito por socialistas y C's. Parece complicado que este escenario cambie ahora, aunque la suma sería de 188 diputados, superando el umbral de la mayoría absoluta (176).

Los resultados de las elecciones del 26-J, en los que el PP ha revalidado la victoria del 20-D, dejan de nuevo un escenario muy abierto. La fragmentación del Congreso de los Diputados plantea numerosas incógnitas acerca de la investidura del próximo presidente de Gobierno.

¿Descartará Rajoy postularse si no cuenta con los suficientes apoyos? ¿Conseguirá el PP la ansiada abstención de los socialistas para gobernar? ¿Habrá alguna otra formación que se plantee abstenerse o apoyar un hipotético ejecutivo popular? ¿Tratarán los partidos de izquierda de conformar gobierno con el apoyo explícito de los nacionalistas? ¿Se convocarán terceras elecciones? La incertidumbre planea de nuevo sobre nuestras instituciones.