No hubo sorpresas en las segundas elecciones. Los resultados electorales del 26-J, marcados por un desplome en la participación fruto presumiblemente del cansancio político provocado por la concatenación de campañas, mantienen la esencia del pasado mes de diciembre: una fragmentación consolidada y la evolución del bipartidismo a un modelo con cuatro partidos fuertes, toda vez que el Partido Popular ha conseguido una remontada respecto al 20-D para reforzar su liderazgo, mientras que Unidos Podemos y Ciudadanos han empeorado sus resultados. El sorpasso que preveían las encuestas y sondeos previos no se ha producido, y el PSOE continúa como segunda fuerza, por encima de Unidos Podemos.

Estos son los resultados, con el 100% escrutado.

  • Partido Popular: 137
  • PSOE: 85
  • Unidos Podemos: 45
  • Ciudadanos: 32
  • En Comú Podem / Guanyem el Canvi: 12
  • Podemos / Compromís / EUPV: 9
  • Esquerra: 9
  • CDC: 8
  • Podemos / En Marea / Anova / Esquerda Unida: 5
  • PNV: 5
  • Bildu: 2
  • Coalición Canaria: 1

Ahora es momento de buscar los pactos y acuerdos que no se pudieron alcanzar durante el pasado semestre. De no lograrse una mayoría absoluta para elegir al Presidente del Gobierno, se intentaría de nuevo en segunda ronda, para lo cual bastaría con una mayoría simple.

Por su parte, PACMA es de nuevo la fuerza política más votada entre todas las que se quedan sin representación parlamentaria, con 270.000 votos (frente a los 64.000 de Coalición Canaria o los 183.000 de Bildu), fruto del sistema electoral en general y la circunscripción provincial en particular (la culpa no es de la fórmula d'Hondt).