Según los libros, la primavera comienza en el equinoccio, es decir, entre el 20 y el 21 de marzo en España (y Europa). Pero claro, al clima lo que digan los libros le da un poco igual. Y, además, este año se ha empeñado en demostrarlo llegando casi un mes antes de lo previsto, tal y como muestran los datos de la Agencia Estatal de Meteorología, la AEMET. Las implicaciones son claras: días más largos y calurosos, un tiempo un tanto cambiante y alergias, muchas alergias.

La primavera astronómica "no le importa a nadie"

Bueno, es una forma de hablar. Lo que está claro es que al planeta le trae sin cuidado. Al menos en cuanto a España se refiere. Con la marca del equinoccio, los días teóricamente comienzan a ser más largos. Esto no ha variado. Es decir, el equinoccio este año llegará el día 20 de marzo, tal y como se espera (es difícil quitarle una vieja costumbre a algo como es el planeta al completo). Sin embargo, lo que sí ocurre es un cambio en las temperaturas. Estas, en la península ibérica, están cambiando de un día para otro y en cuestión de varios grados. Esta es la señal inequívoca de que la primavera ha llegado. Especialmente para los animales y plantas.

Métodos alternativos para generar electricidad
Shutterstock

Los cambios bruscos de temperatura sirven de señal a los seres vivos para indicar que se acaba el inviernoLos seres vivos (sobre todo las plantas) tienen en este proceso una "memoria" marcada que les indica que ha llegado el momento de despedirse del invierno. Los árboles comienzan a florecer, los insectos salen en busca de flores y polinizar y algunos animales cambian su comportamiento. Existen multitud y complicados sistemas químicos y epigenéticos para que esto ocurra. Tampoco hace falta que entremos en ellos. Lo que sí vamos a decir es que este año ese proceso ha llegado diecinueve días antes de tiempo. Lo que supone que, a estas alturas, ya habrá más de una persona con ataques de alergia.

Las previsiones de la AEMET

No, no podemos decir que el adelanto de la primavera es consecuencia directa del calentamiento globalLa Agencia Estatal de Meteorología, entre otras muchas cosas, se dedica a analizar el desarrollo climatológico a lo largo del tiempo. Uno de los fines es poder hacer ciertas predicciones fiables sobre lo que ocurrirá. Según los datos recogidos y las probabilidades estimadas, los siguientes meses de marzo y mayo serán más cálidos que los de otros años. Especialmente para toda la parte este y sur de la península. Además de esto, un hecho preocupante es que se espera un 40% menos de precipitaciones en la costa del levante y en todo el sureste español. Preocupante por una sencilla razón: solo es una muestra más de que el sur de la península está en un progresivo proceso de desertización.

Primavera
AEMET

Ahora, si os preguntáis si este adelanto de la primavera es fruto del calentamiento global, la respuesta es sí y no. Es decir, claramente el cambio climático está afectando al desarrollo de la climatología a nivel global (la desertización del sur es una muestra de ello). Pero eso no quiere decir que esta primavera adelantada sea un producto inmediato. Ya ha habido otros años en los que el calor se ha adelantado un mes o incluso más. También es cierto que estamos pasando por algunos de los años más cálidos registrados. Aunque los ciclos climatológicos se dan, nunca antes habíamos vivido bajo estas temperaturas.

Imprevisible primavera

La característica principal de la primavera, además del polen en el aire, es el cambio repentino del tiempo. Será común ver en una punta de la península nieve mientras que en la otra la gente podría estar disfrutando de la playa. De hecho, aunque la primavera se ha adelantado, lo cierto es que la nieve se ha retrasado. Esta es solo una muestra más de lo imprevisible que es la primavera. Lo que cabe esperar de estos días, según predicen desde la AEMET, son más lluvias y días alternados entre frío y calor.

Primavera
Galyna Andrushko | Shutterstock

En general, el calor irá aumentando progresivamente. Además, según las previsiones, las temperaturas serán este año más cálidas que otros anteriores aunque, probablemente, más suaves que las del año pasado. Quizá esto también implique una temporada más larga de alergias, para desgracia de muchos. Por ahora estamos a punto de sufrir una nueva ola de viento polar frío, que durará unos días. Y de pronto, otra vez temperaturas de 20 o 25 grados. En fin, para los que no lo recuerden, esta variabilidad ("el tiempo está loco") es lo más común en esta época del año, a pesar de que parezca extraño que la primavera llegue antes de tiempo.