Desde hace unos dos años venimos hablando de cómo, tras smartphones y tablets cambiando la industria informática, a la próxima que le toca dar un gran salto es a la automovilística, en aspectos como la motorización totalmente eléctrica o la conducción plenamente autónoma. En ese sentido, según contamos hace dos meses, Samsung se estaba preparando para entrar en el mercdo del automóvil, y este mismo mes confirmaron a sus accionistas que estaban trabajando en la creación de un equipo dedicado a proveer componentes para la computerización de automóviles. Hoy nos llega la noticia de una alianza entre Samsung y BMW, una de las compañías punteras del sector.

Como ha pasado en el resto de mercados que he mencionado, compañías clásicas de automóviles no quieren quedarse atrás. BMW lanzó el BMW i3 (su primer coche completamente eléctrico) como forma de mostrar que innova y que tiene clara la tendencia futura, pero sin dejar atrás a su público tradicional, el amante del motor. Con la apuesta conjunta junto a Samsung, ambas compañías acelerarán mucho el proceso de convertirse en actores relevantes en el nuevo estado de la industria.

En concreto, Samsung y BMW se han unido oficialmente (junto a Panasonic) para desarrollar asistentes inteligentes para coches. Para entendernos, podemos encontrar similitudes con los asistentes que comenzaron a aparecer en smartphones, como S-Voice o Google Now. En los coches ya podemos encontrar soluciones similares, pero lo cierto es que no han llegado a un nivel de adecuación al medio y comodidad comparable, al estilo de los smartphones pre-2007. De ahora en adelante, unido a la integración con el Internet de las Cosas, los asistentes pueden ser clave como "cerebro", de coches autónomos, la parte que controle todo el sistema de conducción.

La compañía encargada de proveer el sistema de reconocimiento de voz será Nuance Communications, conocida por desarrollar el software Dragon NaturallySpeaking, y junto a las otras tres se concentrará en entender mejor al conductor. Actualmente Samsung y BMW ya son partners en baterías, donde Samsung SDI funciona como suministrador de estos componentes para la gama de coches eléctricos. Colaborar en el software sólo será una manera de diferenciarse más respecto al resto.