Como casi todo el mundo sabe a estas alturas, los premios Nobel de ciencia son uno de los mayores reconocimientos (por no decir el mayor) que otorga la comunidad científica al trabajo de sus colegas. Solo los avances más productivos y beneficiosos para la humanidad son galardonados con semejante premio. Sin embargo, a veces y solo a veces, detrás de los premios Nobel existe cierta polémica. Bien porque el mundo investigador es verdaderamente agresivo y difícil o bien por el uso en el que se ha empleado el resultado de la investigación, el caso es que los premios Nobel no siempre han sido el mejor ejemplo de la mejor cara del ser humano. De hecho, hay algunos premios Nobel de los que el propio Alfred Nobel renegaría con un bufido si pudiera levantar la cabeza. Porque sí, efectivamente, hasta los premios Nobel tienen un lado muy oscuro.

Las deudas nunca pagadas

Comencemos por un caso mucho más común de lo que podríamos pensar. En muchas ocasiones no es difícil entender que ante un ejército de investigadores, a veces, se olviden de algunos de los que han hecho posible llegar a un descubrimiento. Pero lo cierto es que la historia está llena de "deudas"; llena de premios que debieron otorgarse y que nunca se dieron por razones del momento, cuestiones personales y otras leyendas negras. Por ejemplo, ¿quién no conoce el caso de Nikola Tesla? Aunque muchos piensan que rechazó el premio por no querer compartirlo con Edison, lo cierto es que solo existe una mención a Tesla como candidato de 1937. El anterior rechazo y la leyenda en realidad esconden una historia mucho más fea y es que la comunidad científica estaba deslumbrada por el ingenio de Edison (y anteriormente por el Tesla no rechazó el premio Nobel, sencillamente no se lo dieronpolémico invento de Marconi) de manera que dejaron de lado a un excéntrico, y por entonces poco reconocido, Nikola Tesla quién nunca obtuvo un premio merecido.

Otro caso conocido fue el de Rosalind Franklyn, un nombre rescatado de la historia debido a su extraordinaria contribución para comprender la estructura del ADN. Su trabajo, además de ser compartido sin su permiso con los investigadores Watson y Crick, fue obviado a la hora de otorgarles el premio de fisiología. Un poco menos conocido es el caso de Mendeléyev, a quién le debemos la conocida tabla periódica y quién no recibió el premio debido, según cuentan las malas lenguas, a que Arrehnius estaba molesto personalmente con él y despotricó en su contra. Douglas Prasher, miembro del equipo descubridor de la GFP fue también obviado a la hora de recibir el premio. Como nota curiosa, unos meses antes de las nominaciones tuvo que dejar su trabajo de investigador y ponerse a trabajar como conductor de autobuses por su necesidad económica. Oswald Avery, George Zweig, Barbara McClintock, George Gamow... estos son solo algunos nombres que recordamos pero los premios Nobel en ciencia, por desgracia, están llenos de nombres olvidados.

Los premios Nobel "menos merecidos"

Pero el lado oscuro de los premios Nobel no solo está lleno de deudas sin pagar. Otro aspecto polémico consiste en los premios que nunca debieron otorgarse. Aunque no son tan numerosos (por suerte) existe una serie de galardones que por una cuestión u otra tal vez no debieran haberse otorgado. Por ejemplo, R. A. Millikan, el investigador que midió la carga del electrón en el famoso experimento de "Millikan", admitió (desde el primer momento) que su selección dejaba mucho que desear y sesgó los datos de sus mediciones. Un gesto muy poco científico y que, sin embargo, fue recompensado con un premio Nobel. Muy discutido ha sido también el caso de Arno Penzias y Robert Woodrow Wilson, quienes ganaron el premio Nobel de física por descubrir la radiación cósmica de fondo y la su inevitable huella del Big Bang, el inicio del universo. Pero claro, lo que no se tuvo en cuenta en el comité de selección es que los autores pensaban al principio que el "ruido" se le atribuía en un principio a los restos de deposiciones de pájaros en la antena.

radiación de fondo

O que, después de limpiarla, prácticamente se toparon de lleno con un descubrimiento que no comprendían. O que, mucho más duro, existía un investigador con un laboratorio que buscaba justo lo que Penzias y Wilson encontraron por accidente. Y no dieron con el hallazgo apenas por unos meses de trabajo de diferencia. Para más ironía, la antena que usaban los premios Nobel contaba con un Radiometro de Dicke, el físico que estaba diseñando el experimento para detectar la radiación de fondo justo antes de que se les adelantaran por accidente. Otro caso llamativo es el de Antony Hewish, quién fue laureado por su trabajo con los púlsares. Aunque más tarde se descubrió que en realidad se había apropiado del trabajo de su estudiante Jocelyn Bell, cosa que ocurre más a menudo de lo que imaginamos. Existen también otros casos en los que la política "ha presionado" (en uno u otro sentido) o incluso algunos llamativos en los que cuentan que los investigadores han jugado una auténtica partida de ajedrez para conseguir el galardón. En cualquier caso, lo que si es cierto es que incluso el premio Nobel "menos merecido" es, como hemos visto, una aportación increíblemente valiosa para la humanidad.

Los descubrimientos más dañinos

Por último, existen otros premios Nobel que por su malversación a posteriori o por errores puramente humanos han resultado ser más malos que buenos. Por ejemplo, en su momento el premio otorgado a A. Egas Moniz se creyó como algo no solo justificado sino más bien celebrado. ¿Y por qué se le dio? Por inventar el procedimiento moderno de lobotomía, una terapia que se aconsejaba en ciertas psicosis. De hecho, existió una moda, en Estados Unidos, de lobotomizar ante el más mínimo problema, hasta tal punto que existió un lobotomóvil, una furgoneta con todo el instrumental necesario para ir realizando lobotomias "a domicilio" a lo largo de toda América. Para quien no lo sepa, la lobotomia consiste en intervenir el cerebro de una persona, extirpando parte de su tejido. Por supuesto, esto deja a las personas en un estado tranquilo y dócil. Casi como un vegetal.

Walter Freeman en el 'Lobotomobile
Walter Freeman en el 'Lobotomobile'

La física y la química es especialmente prolífica en este tipo de premios cuestionables. Por ejemplo, existen una serie de premios marcados por la guerra y los intereses políticos. Este probablemente sea el caso de F. Haber, quién recibió el premio Nobel por su elocuente trabajo sobre el amoniaco y su uso agronómico. Un trabajo muy relacionado con los letales gases que él mismo diseñó, produjo y supervisó durante la I Guera Mundial. Gases que acaban con las personas entre estertores y agónicos espasmos. Según el propio Haber, ni si quiera él mismo esperaba recibir ningún tipo de galardón por su trabajo, y mucho menos el La historia cuenta que hasta el propio Hitler presionó a tres galardonados para que rechazaran el premio Nobelpremio Nobel. Por supuesto, hay quién ve un claro gesto germanófilo en este asunto. Por cierto, curiosamente otro químico que también trabajaba en gases de uso bélico, V. Grignard, también recibió un premio Nobel.

Otro premio polémico fue el otorgado a O. Hahn, a quién le debemos muchísimo en el desarrollo nuclear. Y cuyos descubrimientos permitieron el desarrollo de la bomba atómica que unos años más adelante de sus hallazgos se usase contra Hiroshima y Nagasaki. Por supuesto, el pobre Hahn no tiene la culpa de la malversación de sus descubrimientos. De hecho, hay incluso quién sostiene que Hahn boicoteo el desarrollo militar de una bomba atómica de origen alemán. La historia explica, incluso, que el propio Hitler hizo rechazar tres premios Nobel a sus correspondientes galardonados. En cualquier caso, los premios Nobel, como vemos, son al fin y al cabo una cuestión muy humana y no siempre cumplen con lo que el mismísimo Alfred Nobel hubiese querido. Al menos, y como ya hemos dicho, sí es cierto que todos los premios otorgados, inclusos los del lado más oscuro, han contribuido al desarrollo de la humanidad en uno u otro sentido.