Hace miles de millones de años, Marte no era el planeta rojo árido que conocemos actualmente. En él podían encontrarse valles y ríos, una imagen tan desconocida como lejana en el tiempo. ¿Pero en qué momento cambió todo? Una de las grandes modificaciones que sufrió este peculiar sistema afectó directamente a la atmósfera de Marte, hoy fría y fina, cuyo grosor alcanza el 1% de la terrestre.

Durante décadas, los científicos habían planteado tres hipótesis para explicar el "adelgazamiento" de la atmósfera de Marte. Una de las posibles teorías se basaba en que los grandes depósitos de carbonatos que podemos encontrar en la superficie marciana eran el resultado del "secuestro" del dióxido de carbono que puede hallarse en la atmósfera. Este compuesto químico es el principal gas que conforma la atmósfera de Marte, ¿pero podría de verdad ser "arrancado" de su localización para ser almacenado en el suelo del planeta rojo?

Una de las tres hipótesis, eliminada

Un nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Arizona, la NASA y Caltech, ha analizado el mayor depósito de carbonatos que puede encontrarse en Marte. La hipótesis de la comunidad científica se basaba en que el dióxido de carbono de la atmósfera pudo diluirse gracias a las aguas superficiales, hasta producir rocas carbonatadas.Los depósitos de carbonatos no son tan grandes como se pensaba antes

Sin embargo, según explica Bethany Ehlmann, "el mayor depósito de carbonatos que hallamos hoy en el planeta rojo tiene como mucho el doble de carbono que la actual atmósfera de Marte". Incluso si sumáramos todas las reservas de carbonatos, "no sería suficiente para secuestrar la densa atmósfera que se proponía que habría existido cuando los ríos poblaban la superficie del planeta rojo", apunta la científica del California Institute of Technology.

Antes de que llegaran a Marte misiones como el robot Curiosity, los investigadores pensaban que descubrirían en el planeta rojo grandes depósitos de carbonatos que explicarían la fina atmósfera marciana. Sin embargo, las reservas son en general mínimas y sólo algunas zonas albergan grandes cantidades de carbonatos, como la estudiada ahora, situada en la región de Nili Fossae.

La investigación, que ha sido posible gracias al uso de instrumentos del Mars Reconnaissance Orbiter, el Mars Odyssey orbiter o el Mars Global Surveyor orbiter, ha sido publicada ahora en la revista Geology. El estudio de la concentración de carbono en las reservas de Nili Fossae se ha comparado con el "grosor" que debería haber tenido la atmósfera de Marte en los tiempos en que había agua líquida sobre su superficie.El adelgazamiento de la atmósfera de Marte pudo ocurrir por la parte externa

Eliminar la hipótesis del secuestro del dióxido de carbono en forma de minerales y rocas superficiales deja abiertas dos posibilidades. La primera, que el "adelgazamiento" de la atmósfera de Marte ocurriera de manera externa. El propio robot Curiosity encontró evidencias sobre una posible pérdida de la parte superior de la atmósfera de Marte en el pasado. Pero la incertidumbre sobre ese "adelgazamiento" antes de la formación de los valles del planeta sigue existiendo, y sólo misiones como MAVEN pueden ofrecernos nuevas respuestas.

La segunda hipótesis plantea que el planeta rojo no tendría por qué haber contado con un ambiente húmedo y caluroso en los tiempos en que se formaron los valles de su superficie. Los científicos de la NASA plantean que Marte podría haber tenido un ambiente húmedo y frío, al mismo tiempo que su atmósfera fuera más fina de lo que se pensaba antes. El misterio sobre la ancestral atmósfera de Marte continúa, mientras la ciencia sigue buscando pruebas que desentrañen lo que sucedió en el planeta rojo hace miles de millones de años.

👇 Más en Hipertextual