Steam es hoy en día la plataforma de distribución digital de videojuegos más grande de PC con una biblioteca de más de 4000 juegos y con más de 100.000.000 usuarios en todo el mundo. Pero el creciente interés de los desarrolladores “indie” por poner sus juegos en Steam demanda de la plataforma una infraestructura titánica que discrimine cuales son los juegos que vale la pena publicar y cuáles son los juegos deficientes que no pasan la prueba de calidad, Valve encontró una solución bastante interesante para este problema, Steam Greenlight. La pregunta viene a ser, ¿es este sistema la utopía que promete ser o, en palabras de Shakespeare “hay algo podrido en Dinamarca?.

¿Qué es Steam Greenlight?

En palabras de Valve podríamos definir Steam Greenligth como:

[...]Un sistema que se basa en la ayuda de la comunidad a la hora de escoger algunos de los nuevos juegos que tendrán su lanzamiento en Steam. Los desarrolladores publican información, capturas de pantalla y vídeos de sus juegos, buscando una masa de gente que brinde apoyo para que su producto sea seleccionado para su distribución. Además, Steam Greenlight ayuda a los desarrolladores a conseguir soporte y opiniones de consumidores potenciales comenzando a crear una comunidad activa alrededor de su juego durante el proceso de desarrollo.

Lo que esto significa es que a través del cliente de Steam o a través de su página web, los usuarios podemos conectarnos a la comunidad greenlight. Allí cada proyecto tiene una página web propia con videos, imágenes, y un par de párrafos explicándonos de que va la cosa, si nos llama la atención, le damos clic al “Si”; si no nos parece lo suficientemente interesante le damos clic a “No”. En la parte inferior de la página hay una sección de comentarios donde usuarios y desarrolladores pueden compartir ideas, recomendaciones y criticas del proyecto. Es importante destacar que darle clic al Si no te compromete de ninguna manera a adquirir el juego, solamente estás compartiendo tu opinión.

Captura de "Papers, Please" un juego desarrollado desde Steam Greenligth
Captura de "Papers, Please" un juego desarrollado desde Steam Greenligth

Cuando el juego tiene suficientes “Si”, Valve se pone en contacto con los desarrolladores y en conjunto definen un calendario de desarrollo así como el precio adecuado para el producto final. Si un juego está listo antes de ser publicado, podría salir casi al instante que es aprobado. Si por el contrario, está en fase de producción podría tardar varios meses o incluso años. En el tiempo que tiene Greenlight funcionado se han aprobado más de 4500 proyectos.

¿Cuáles son los requisitos para montar un Greenlight?

Pues, en realidad es muy sencillo, un desarrollador solo necesita:
- Tener una cuenta de Steam activa
- Una imagen rectangular que sirva de portada del juego
- Al menos cuatro imágenes de su juego
- Un video del juego en funcionamiento
- Al menos dos párrafos que describan la premisa del juego y los requisitos de sistema.
- Pagar $100

Vale la pena aclarar que los $100 van directo a la caridad, concretamente a la fundación Child’s Play, y que son un pago único, de modo que una vez que ha sido realizado, la cuenta asociada a Steam puede publicar tantos proyecto como le apetezca sin gastos adicionales. Una vez que Valve certifica que todos los requisitos han sido cumplidos satisfactoriamente se monta la página del proyecto y comienza el Greenlight, y con ello, varios dolores de cabeza.

Greenlight es una competencia de popularidad

En papel, Greenlight es un sueño hecho realidad, pues le da a los consumidores el poder de escoger cuales son los productos a los que tendrán acceso, ya que crea un puente entre usuario y consumidor para compartir ideas y recomendaciones a lo largo del desarrollo del software, de modo que el producto final se podría ajustar a los deseos de los potenciales clientes. En la práctica, es un sistema con numerosos problemas que ha sido duramente criticado por desarrolladores y usuarios por igual.

Las votaciones de un Greenlight suelen reflejar las habilidades de publicista del desarrollador y no la calidad del juego en sí

En primer lugar, y quizás el problema más grave, es que al final del día es una competencia de popularidad, los proyectos de Greenlight que tienen mayor probabilidad de ser aprobados son aquellos que hacen publicidad en las redes sociales, aprovechando la tracción de sitios como Reddit, Twitter o Facebook para generar interés en el producto. Así, las votaciones de un Greenlight suelen reflejar las habilidades de publicista del desarrollador y no la calidad del juego en sí. Esto lleva a tácticas algo preocupantes, como por ejemplo ofrecer una copia gratis del juego a las personas que votan “Si” o a la formación de comunidades de desarrolladores que votan los unos por los otros para intentar que todos sus proyectos sean aprobados.

Creo que no debemos culpar a los desarrolladores por intentar explotar el sistema de esta manera, lo cierto es que con la apertura de Valve y la facilidad para comenzar un Greenlight, hay una cantidad impresionantes de proyectos publicados, por ejemplo, para el momento de publicación de este articulo hay 1.473 proyectos en Greenlight (solo en juegos), eso significa que la probabilidad de que alguien encuentre un proyecto en específico es de 0,06% (Comparativamente ganar el premio más chico en la lotería de Florida es de aproximadamente 20%).

Es natural que en un mercado tan competitivo los desarrolladores generen estrategias para sacar a la luz sus proyectos, el problema es que cuando una de estas tretas tiene éxito, otros desarrolladores las comienzan a copiar, y el sistema termina perdiendo su intención original. Esto significa que un desarrollador debe preocuparse más por hacer una campaña publicitaria que por sentarse a pulir su juego, esto es absolutamente ilógico para una plataforma cuyo objetivo es motivar a las empresas independientes a generar contenido.

¿Y qué hay de la calidad de los juegos?

Por otro lado, ocurren casos en los que un producto es más votado que otro, pero el segundo es aprobado y el primero no, al final del día, el criterio de selección de Valve es poco transparente (por decir poco), y depende no solo de la cantidad de votos, sino de las métricas que la empresa maneja. Esto era más problemático al principio, cuando la cantidad de proyectos aprobados era sumamente baja, sin embargo, hoy en día, aunque ha aumentado exponencialmente la cantidad de proyectos que se aprueban, ser popular no es garantía de que el software será aprobado de inmediato.

7 Days to Live
"7 Days to Live"

Ese aumento de aprobación ha traído también como consecuencias una disminución drástica en la calidad de los productos que son puestos a la venta en la plataforma Steam, muchos juegos son simples copias de aplicaciones Android/iPhone o están poco pulidos, haciendo que la gente en general pierda confianza en los desarrolladores independientes y en el sistema Greenlight, después de todo, ¿de qué sirve mi voto y mis opiniones, si al final, el producto es malo?.

No hay incentivos para votar

Votar en Greenlight es darle el visto bueno a una promesa que no necesariamente se cumplirá
En un post sobre piratería hable de la economía de las acciones, la noción de que las personas tenemos menor probabilidad de ejecutar una conducta cuando llegar a la recompensa final requiere una mayor cantidad de pasos. Votar en Greenlight requiere entrar en la página y luego ir revisando proyecto por proyecto las imágenes videos y descripciones a ver que me llama la atención. Valve trata de aliviar esto haciendo listas de juegos recomendados basados en nuestras compras, pero aun así, el proceso es algo engorroso y no brinda ningún tipo de recompensa, decir que “Si” o que “No” es vacuo, y no es garantía de que el juego existirá en algún momento, consideremos por un momento que hay más de 4500 proyectos aprobados, pero solamente unos 600 publicados, votar en Greenlight es darle el visto bueno a una promesa que no necesariamente se cumplirá (al menos no requiere de ningún tipo de financiamiento de parte del usuario).

Valve está al tanto de los problemas

En una conferencia dictada en Texas, Gabe Newell el “rockstar” de los videojuegos y presidente de Valve, admitió que Greenlight es un fracaso rotundo, un mal ejemplo de un sistema democrático que en cualquier momento podría ser cancelado sin que tenga ningún impacto significativo. Para Gabe, el problema principal del sistema es que en lugar de generar interés en el desarrollo de software e involucrar a la comunidad en la creación de los juegos, se ha convertido en un cuello de botella que es visto como un obstáculo más que un potenciador.

Black Mesa
Black Mesa

Aún nos falta un largo camino por recorrer para encontrar una forma en que podamos incentivar a las pequeñas empresas a generar contenido de calidad y al mismo tiempo censurar las prácticas poco éticas.
Lo cierto es que no hay una solución fácil a este problema, plataformas con “estándares de calidad” (por ejemplo el Apple Store), presentan muchos de los problemas que presenta Greenlight: juegos a medio acabar y de calidad dudosa, practicas poco profesionales, y miles de copias baratas del juego que está de moda. Aún nos falta un largo camino por recorrer para encontrar una forma en que podamos incentivar a las pequeñas empresas a generar contenido de calidad y al mismo tiempo censurar las prácticas poco éticas.

Ahora, personalmente no estoy totalmente de acuerdo con Gabe, y me atrevo a decir que Greenlight ha sido un éxito a medias. Gracias a este sistema también hemos tenido grandes juegos que vale la pena ver como “Papers, Please”, “7 Days to Die”, “Black Mesa” y “The Stanley Parable”; que son buenos ejemplos de lo lejos que pueden llegar un desarrollador independiente cuando la comunidad lo apoya y acompaña a lo largo del desarrollo. Sera interesante ver que podemos rescatar de este sistema para construir algo aun mejor, la idea es buena y sólida, aunque necesite una mejor ejecución.