Ya lo comentamos el otro día: Nintendo era una de las compañías más necesitada de mostrar nuevos proyectos para sus dos consolas. Con los rumores sobre NX en el aire la compañía nipona debía demostrar de forma rotunda su apoyo a Wii U mientras que 3DS, por su parte, ha recibido un puñado de juegos interesantes pero la cantidad y calidad de lo lanzado queda lejos de lo visto en años anteriores.

El Nintendo Digital Event empezaba con el tono humorístico que ha caracterizado las presentaciones de los pasados E3 y esta vez tocaba ver a Miyamoto, Reggie Fils-Aime e Iwata convertidos en guiñol para dar paso al primer juego de la presentación, Star Fox Zero. Sabíamos de su existencia pero no habíamos visto más que un par de imágenes off-screen y además de verlo en movimiento se ha confirmado el desarrollo por parte de Platinum Games, creadores de Bayonetta y Vanquish, entre otros. Sorprende que no haya nada especialmente puntero o reseñable en una franquicia que, pese a considerarse de nicho, ha dado tantísimas alegrías a la marca.

Y a partir de aquí, cuesta abajo y sin frenos. Y decir eso habiendo visto un nuevo Mario, un nuevo Animal Crossing, un nuevo Metroid y un nuevo The Legend of Zelda debería ser sacrilegio, claro. Pero es que si hablamos de una conferencia cercana al mal gusto es exactamente por eso, por utilizar el nombre de cuatro grandes franquicias de la compañía para mostrar proyectos que rompen con la filosofía de una saga como ese Animal Crossing: Amiibo Festival o perpetrar esperpentos como ese Metroid Prime: Federation Forces, batiendo récords de dislikes en la cuenta de Youtube de Nintendo.

No puedes presentar cuatro juegos menores de cuatro de tus grandes franquicias

No ha faltado dedicar una buena ración de los cincuenta minutos de conferencia a los amiibo, la mina de oro de Nintendo. Se han “gastado” casi 10 minutos hablando sobre la creación del amiibo de lana de Yoshi’s Wolly’s World y sus funciones en un juego que, recordemos, se lanza en diez días; no menos tiempo se le ha dedicado a la presentación de la colaboración con Skylanders.

Por suerte ha habido hueco para mostrar títulos que lejos de ser grandes bombazos, sí pueden ayudar a conformar un catálogo atractivo y resultón. De entre lo más rescatable cabe destacar la presencia de Yokai-Watch -un juego que ha llegado a vender más que Pokémon y Monster Hunter en Japón-, Mario Tennis: Ultra Smash, un Fire Emblem Fates del que seguimos sabiendo demasiado poco y ese Xenoblade X del que quizá ya sepamos demasiado (lleva varios meses a la venta en Japón) y al que toca echarle ya el guante.

La conclusión ha corrido a cargo del ahora llamado Super Mario Maker, anunciando que llegará el 11 de septiembre y que contaremos con la posibilidad, vía amiibo, de disfrazarnos de personajes de Nintendo. Así ha decidido celebrar la Gran N el 30 aniversario del personaje más icónico del mundo del videojuego.

¿Pokémon? ¿F-Zero? ¿Un nuevo Metroid en condiciones? ¿un nuevo gran Mario? ¿alguna nueva IP? Parece que toca seguir esperando. Y el problema está en que Wii U no parece una consola que pueda permitirse tal lujo. Veremos qué tiene que ofrecer Nintendo en próximos Direct y, sobre todo, qué nueva información sale de sus próximos días en el E3.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.