Un smartphone con pantalla de 5.7 pulgadas, cámara de 13 megapíxeles con óptica ZEISS y un precio de 200€ en su modelo más básico. Así es el Lumia 640 XL, el smartphone más reciente de Microsoft y lo analizamos en Hipertextual.Probablemente hayan oído el dicho "Nunca empieces a construir tu casa por el tejado". Si por casualidad hay alguien aquí que no lo conoce lo resumiré rápidamente: Si vas a aventurarte hacia un proyecto o aventura, no trates de empezar a resolver aquello que debería ir en último lugar. Primero empieza por los cimientos, y luego ve abriéndote camino hacia arriba.

En una situación similar se encuentra ahora mismo la Microsoft actual tras su compra de Nokia el pasado año. Con un mercado súper saturado de smartphones de todos los precios y características, empezar por abajo era el paso lógico a dar, aunque echemos de menos un Windows Phone de gama alta para este año.

Porque en el momento de escribir estas líneas, Microsoft no ha presentado ningún gama alta para este 2015, ni el MWC 2015 ni en el Build 2015. Y mientras a otros le pueda molestar esto, yo veo lógica en este movimiento, dado que es mejor ganar clientes con smartphones de gama baja y media y que ofrezcan una mejor experiencia que sus contrapartes en Android.

Por ello, y siguiendo el modelo explicado, el pasado mes de marzo en el MWC 2015 Microsoft presentó los Lumia 640 y Lumia 640 XL, dos smartphones de dimensiones diferentes y que llegaban para cubrir los huecos dejados por el Lumia 630 y el Lumia 1320. Nosotros hemos tenido la oportunidad de jugar con el Lumia 640 XL, y en este análisis te explicamos si te interesa como futura compra en el caso de que estés buscando un smartphone de gran pantalla.

Diseño

Nada nuevo y sorprendente en este apartado. Nos encontramos con un smartphone cuyo material predominante es el plástico y con una construcción que, aunque sea marca característica de la ya extinta Nokia, quizás algunos lo puedan encontrar repetitivo. A mí personalmente me encanta y pese a restarle sensación de resistencia, es agradable y cómodo al tacto con un color mate y sin textura glossy, a diferencia de su hermano menor.

De hecho, su carcasa trasera extraíble que puedes encontrar en diversos colores es absurdamente simple, la cual cubre tanto la parte trasera como el borde alrededor del 640 XL, y las hendiduras brillan por su ausencia a lo largo de su superficie. Así, encontramos únicamente un puerto inferior para carga y otro superior para el puerto de auriculares, y el altavoz se encuentra situada en la parte trasera, a la altura de la cámara. Nada más.

En cuanto a los botones de volumen y encendido del terminal podemos encontrarlos en el lateral derecho del terminal a una altura perfecta para los dedos. Algo que no entiendo es porqué, si Microsoft publicita tanto este smartphone por su cámara, no ha incluido un botón dedicado para la cámara, algo que sí encontramos en terminales previos y que no costaría nada añadir. Un punto negativo en un diseño que, por lo demás, considero excelente en el segmento de la gama media.

Pantalla

Llegamos a la parte del análisis que más dividido me ha dejado. Cuando tuve la oportunidad de ver más de cerca el Lumia 640 XL durante el MWC 2015 pensaba que tenía una pantalla excelente pese a su baja resolución HD. Sin embargo tras probarlo más a fondo durante el análisis, esto es algo que se nota en el día a día, debido sobre todo a su gran tamaño.

Pensamos que tendría que haber más diferencia entre hermanos, y con una resolución FullHD habrían quedado un poco más parejos en densidad de píxeles por pulgada. Tampoco es excelente en el rango de brillo, con un brillo mínimo demasiado alto y sin destacar por su brillo máximo. No todo es malo sobre esta pantalla, ya que su reproducción de colores y contraste son excelentes, pero que falle en estos dos hechos tan críticos es algo que acaba poniendo a la pantalla en la parte negativa.

Cámara

Una de las diferencias principales entre el Lumia 640 XL y su hermano pequeño (aparte de la diferencia de tamaños) son las cámaras. Concretamente, el 640 XL cuenta con un sensor de 13 megapíxeles y óptica ZEISS con flash LED y una cámara de 5 megapíxeles para la lente delantera, por lo que si nos fiamos únicamente de las cifras en papel, las imágenes obtenidas con ambas cámaras deberían ser de una calidad decente e incluso a la altura de gamas altas de una o dos generaciones atrás.

Pero a la hora de la verdad, la cámara del Lumia 640 XL no es ajena al problema que todas las cámaras móviles tienen: las situaciones nocturnas. Sí, durante el día sus imágenes son excelentes con gran cantidad de detalle, un manejo adecuado del rango dinámico (aunque no es perfecto) y su enfoque funciona muy bien, incluso en macro, pero durante la noche es incapaz de librarse del ruido, los colores salen poco definidos y al ampliar vemos la mala textura de los mismos. En resumen: una cámara similar a la que hemos visto en otros tantos smartphones, y sin nada impresionante bajo el brazo

Sin embargo, hay que tener en cuenta dos cosas: la primera es su modo manual, algo que pocos smartphones tienen y que al utilizarlo (si sabes de fotografía) pueden mejorar la imagen final que tomemos, por lo que este hecho dice poco del modo automático de la aplicación Lumia Camera, siendo incapaz de adaptarse adecuadamente a cualquier circusntancia. Lo segundo, y más importante, es el precio del Lumia 640 XL: en el rango de precios en el que se mueve, nos costará encontrar una cámara mejor que ésta, y su distancia con respecto al resto se incrementa si saber utilizar el modo manual.

Software

Windows 10 está a la vuelta de la esquina, y tras haber probado su versión previa, no veo el momento de que llegue para el resto de terminales con Windows Phone, incluyendo este Lumia 640 XL. Y digo esto porque a día de hoy, y al igual que he dicho con otros terminales con Windows Phone, actualmente el sistema operativo de Microsoft resta más que suma.

Aunque me encanten sus Live Tiles y su buen rendimiento en hardware de gama baja, su desorden en el menú de ajustes, el estado de calidad y cantidad de apps en el Windows Store y el hecho de que ha sido en esta última actualización en la que han incluido carpetas para los Live Tiles (¿tan difícil eran de incluir antes?) hacen que Windows Phone 8 esté un paso por detrás de Android y iOS. Ojalá que con Windows 10 sea la última vez que escriba esto sobre el sistema operativo móvil de Microsoft.

Rendimiento y autonomía

Aeries, un cliente de Twitter que me ha sorprendido pese a su juventud en el Windows Store.

Al haber probado otros terminales con Windows Phone, su rendimiento no fue ninguna sorpresa para mí. Con un Snapdragon 400 y 1 GB de RAM, su rendimiento y fluidez es muy buena a lo largo del sistema operativo. No obstante, esperábamos una actualización en el procesador, y un problema recurrente en el Lumia 640 XL (y en otros smartphones de gama media con Windows Phone) es que hay veces que el sistema muestra el círculo de carga hasta que abre una aplicación, algo que hemos notado para algunas aplicaciones que le cuesta abrir, especialmente cuando hay varias cargadas en multitarea.

Si me ha sorprendido, y para bien, la batería, algo que en estos días es difícil. Debida a su monstruosa batería de 3000 mAh y a la baja resolución de su pantalla, he conseguido aproximadamente un día y medio de batería con unas 5 horas y media e incluso 6 horas de pantalla en uso moderado y alternando WiFi y conexión de datos. Evidentemente, en uso intensivo estas cifras disminuyen, pero incluso en un día duro de universidad lejos del cargador todo el día, llegué al final del día con un 15% restante de batería. Windows Phone, nunca cambies en este aspecto.

Conclusión

Últimamente siento que analizar nuevos dispositivos con Windows Phone se resumen siempre en la misma frase: gran hardware, mejorable software. En el Lumia 640 XL esto no es una excepción, y una vez más nos encontramos un diseño industrial perfectamente ejecutado junto con la última versión de Windows Phone 8.1, la cual sigue sin ser insuficiente si comparamos con la competencia, al menos actualmente. Pero soy optimista para el futuro.

Porque a día de hoy este terminal ya es recomendable para su compra, particularmente para aquellos que tengan un presupuesto medianamente ajustado en mente y no le moleste la carencia de apps. Particularmente me ha encantado su genial autonomía, la cámara no acorde a su etiqueta de smartphone modesto y su diseño simple pero funcional. Obviamente tiene sus partes negativas, pero pueden ser medianamente ocultadas por sus partes positivas.

Además, Windows 10 está al caer, y con ello puede llegar una revitalización para todos los smartphones con Windows Phone no ya por el sistema en sí, sino por todas las novedades relacionadas con aplicaciones. Porque está claro que este es el problema, y lo único que queda por resolver es cuándo (o incluso si) conseguirán resolver esta cuestión. Hasta entonces, nos tendremos que conformar con smartphones que le falta mejorar una mitad clave para su funcionamiento y, por consiguiente, para aumentar su atractivo de cara a la venta para el consumidor.

Pros

  • Precio: Lo puse arriba y lo repito ahora. A 200 euros, el 640 XL da mucho de sí.
  • Batería: Algo que valoro muchísimo y que ha respondido de forma fenomenal.
  • Rendimiento: Algo a lo que Windows Phone nos tiene ya acostumbrados. Una fluidez decente para el hardware que posee.
  • Cámara: Sin ser espectacular, es una cámara excelente para el segmento de la gama media/baja.

Contras

  • Windows Phone 8.1: Espero que, cuando llegue Windows 10, no ponerlo más en esta sección. Resta mucho valor final al terminal.
  • Pantalla: Aunque la pantalla cumple en el resto de campos, su resolución es más baja de lo que nos gustaría y el rango de brillo es minúsculo.
  • Memoria interna: O tienes una tarjeta microSD, o tendrás que mirar atentamente lo que instalas. 8 GB en 2015 es insuficiente.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.