Finalmente, los rumores se han confirmado: la BBC no renovará el contrato de Jeremy Clarkson como presentador de Top Gear, uno de los programas más conocidos de la cadena inglesa presentado por el propio Clarkson junto con Richard Hammond y James May, como podemos ver a través de la página web de la BBC. Esta decisión ha sido tomada como consecuencia de una pelea el pasado 10 de marzo entre el presentador inglés y el productor del programa Oisin Tymon, en el que Clarkson llegó a darle un puñetazo durante la discusión.

Aunque esta noticia puede que para muchos no tenga repercusión, las consecuencias de "despedir" a Jeremy Clarkson son enormes por varias razones. La primera es por la enorme fuente de ingresos que supone Top Gear para la BBC (55 millones de euros en 2014), tanto en audiencia atraída como por publicidad, la cual viene íntimamente relacionada por la primera. Y con 350 millones de espectadores a lo largo del mundo, y una enorme base de fans captada por el estilo desenfadado del programa, seguramente esta decisión de dejar ir a uno de los presentadores más carismáticos en TV no ha debido sentar bien a muchos.

Hammerhead, una de las curvas más peliagudas en el circuito de Top Gear. [Fuente](http://www.theaveragegamer.com/2010/12/10/gran-turismo-5-top-gear-test-track-top-tips/).
Hammerhead, una de las curvas más peliagudas en el circuito de Top Gear. Fuente.

Porque los fans son los segundos más perjudicados por la marcha de Jeremy Clarkson, especialmente debido a que él es el gran culpable del éxito internacional de un programa que comenzó en 1977 y que dejó paso a una versión más desenfadada en 2001, un programa que ha batido récords de audencia y que podría decirse que ha sido uno de los embajadores más recientes de la cultura de Gran Bretaña. Por supuesto, ha habido remakes en otros países, como en Alemania o EEUU, pero el Top Gear original, el auténtico, sólo hay uno.

Algunos podrán pensar que quizás Richard Hammond y James May puedan continuar Top Gear sin Jezza, el apodo por el que se conoce a Clarkson. Quizás incluso podrían traer de vuelta a Jason Dawe, el presentador que sólo vimos durante la primera temporada para anunciar gangas de coches de saldo y que fue sustituido por James May a partir de la segunda temporada del relanzamiento de Top Gear. Pero esto dudo mucho que funcionara, porque Top Gear es al fin y al cabo es espectáculo puro: tú no ves Top Gear como fuente para encontrar un buen chollo en un coche de segunda mano, sino que lo veías por el humor seco británico, los incesantes pullas entre los presentadores y los coches con los que muchos sólo podíamos soñar.

Luego está la otra clave por la que considero que la era de Top Gear ha llegado a su fin: el trío televisado formado por Clarkson, May y Hammond. Les animo a pensar en un trío en TV, tanto personajes interpretados por actores como presentadores de verdad, que lleguen al nivel del trío que forman Top Gear, y seguramente no se les ocurra ninguno. Son presentadores que han creado un nivel de simbiosis entre ellos que llega más allá del plató de televisión, y separarlos no sería beneficioso para nadie, porque por separado son buenos, pero como trío son inigualables.

De hecho, el propio James May lo ha dicho claro en el vídeo que os dejamos encima de estas líneas: "Puede que Clarkson sea un estúpido (knob), pero me gusta trabajar con él", dejando caer además que "los tres venimos juntos en el paquete, aunque no mucha gente lo entienda". Está claro que los otros dos presentadores están apoyando a Clarkson, aunque sea con tweets insultantes pero sarcásticos, y el trío se toma con humor que su programa haya sido parado en mitad de la temporada debido a la pelea.

Sin embargo, me gustaría dejar una cosa clara: me parece correcta la medida que la BBC ha tomado, por mucho que me duela el fin de Top Gear como fan del mismo. La BBC ha dejado claro que nadie está por encima de ley, aunque seas el presentador de uno de sus programas de más éxito, y lo cierto es que era algo que se veía venir desde lejos. No era la primera vez que Clarkson metía en apuros tanto a los productores de Top Gear como a la BBC, siendo la última vez el incidente del Programa Especial en Patagonia, donde supuestamente Clarkson se mofó de la Guerra de las Malvinas, llevando la matrícula H982 FKL siendo "FKL" Falklands (Malvinas en inglés) y "982" como 1982, año en el que se produjo el conflicto.

Este problema en Argentina con lo de la Guerra de las Malvinas no ha sido el único incidente en relaciones públicas de Top Gear. Siendo Clarkson el principal infractor de las diversas faltas de respeto, Top Gear no ha dejado títere con cabeza a lo largo de su emisión: Rumanía, Polonia, México, Alemania, coches eléctricos, ciclistas... son algunos de los perjudicados por la ocasional falta de modales del trío británico, y aunque muchos lo han achacado simplemente al "humor británico", que suele ser seco, tantas incidencias muestran un patrón que tuvo que ser atajado mucho tiempo atrás.

El mudo y carismático conductor del programa, The Stig. [Fuente](http://www.sportra.com/race-stigs-digital-cousin-forza-motorsport-5/).
El mudo y carismático conductor del programa, The Stig. Fuente.

Y después de Top Gear, ¿qué va a pasar con Clarkson? Algunos opinan que irán para Netflix, mientras que opinan que Clarkson buscará fastidiar a la BBC yendo a trabajar para Full Throttle, un programa de Channel 4 y de la misma temática que Top Gear, pero con mucho menos éxito. Hay muchas cuestiones en el aire, incluyendo si el resto del reparto de Top Gear (May, Hammond, The Stig...) se unirá al nuevo proyecto que Clarkson inicie. Mientras esperamos ver como acaba esto, os recomiendo que veáis Top Gear. Es el único programa del motor que ha conseguido trascender más allá de caballos de potencia o terminología complicada del motor, y eso es lo que lo hace tan único.