Un equipo ha descubierto que cierto organismo no ha evolucionado en más de 2000 millones de años. Un hecho asombroso y que deja a todos los biólogos del mundo entero con la boca abierta.

Y es que si Darwin levantara la cabeza probablemente, tras leer las noticias científicas, lo primero que haría sería protagonizar un mítico facepalm. La teoría de la evolución, hoy, tiene mucho que explicar. Según el estudio presentado por la UCLA, este organismo es el que más ausencia de evolución presenta de toda la historia, algo que parece contradecir a la hipótesis de Sir Charles Darwin. Según la teoría de la evolución todo organismo adquiere nuevas características debidas a la presión del medio. Pero este organismo parece no haberse leído "el origen de las especies". ¿Acaso estaba equivocado el padre de la evolución? Ni mucho menos.

La bacteria más cómoda de la historia

Esta bacteria del azufre es un extremófilo, es decir, que vive en ambientes extremos. La bacteria, que probablemente no esté ni tan siquiera identificada, y por tanto no tiene nombre científico, vive en las aguas profundas alimentándose del azufre en simas térmicas. El equipo ha descubierto fósiles de 2.300 millones de años que, tras ser analizadas con novedosas técnicas, han mostrado ser exactamente iguales que las bacterias del azufre modernas encontradas en el mismo ambiente, sin ningún cambio ni evolución. Esto implica que las bacterias siguen haciendo lo mismo y de la misma manera que hace más de dos mil millones de años, sin que haya cambiado nada en su sencilla vida.

teoría de la evolución
La bacteria moderna, a la izquierda y los fósiles. Fuente: PNAS

Como bien explica uno de los autores, esto no es ninguna contradicción con la teoría de la evolución de Darwin. Ni mucho menos, precisamente este descubrimiento sirve para recalcar uno de sus aspectos: la hipótesis nula en la evolución. Para que lo entendamos, ésta dice que si una especie no encuentra presión selectiva, es decir, cambios en su ambiente, no tiene por que evolucionar. Esto puede suponer un golpe más contra los creacionistas, quienes se empeñan en denostar la teoría de la evolución (sin mucho sentido); pero también puede ser un punto en contra contra los evolucionistas que creen en los cambios aleatorios, otra posible hipótesis que explicaría por que algunos animales presentan rasgos que van en contra de su supervivencia.

La importancia de una bacteria

Es difícil explicar por qué una bacteria que no ha evolucionado desde hace 2000 millones de años es importante. Más allá de lo increíblemente asombroso del asunto, este descubrimiento abre puertas que nos permitirán entender qué pasó en los albores de la vida. Sabemos que ésta apareció aproximadamente hace unos 4000 millones de años. Pero ahora tenemos un fósil viviente de hace 2000 millones. Es todo un hito que nos permitirá desvelar secretos sobre nuestra existencia. Hay más de 125 millones de personas que desconfían de la teoría de la evolución solo en EEUUPero además, servirá para otro tipo de investigaciones de carácter básico. Éstas son la base de las aplicaciones tecnológicas que vemos día a día.

Probablemente, lo que aprendamos de esta bacteria nos ayudará a conquistar otros planetas hostiles como Marte. O tal vez a entender cómo desarrollar nuevos antibióticos. A lo mejor solo sirva para comprender un poco mejor la evolución y sus mecanismos. En un mundo donde más de 125 millones de personas, solo en Estados Unidos, creen que el mundo fue creado tal y como está en tan solo 6 días, evidencias como esta permiten luchar contra la irracionalidad del fundamentalismo. Y mientras tanto, una pequeña bacteria sigue ahí, muy cómoda en el fondo del mar, haciendo lo que siempre ha hecho, sin cambiar.

👇 Más en Hipertextual