Nintendo

Nintendo está atravesando una "época amarga". La previsión de ventas que habían hecho para el último año no se ha cumplido y presentarán pérdidas económicas, algo de lo que se culpa, mayormente, a la Wii U, una videoconsola que parece no haber cuajado dentro del público gamer.

En un documento realizado por la compañía se pueden ver las predicciones para el año fiscal (que termina en marzo) y las modificaciones a causa de las escasas ventas. Nintendo calcula que cerrarán ese período con unas pérdidas de 35.000 millones de yenes (336 millones de dólares / 246 millones de euros), llegando a esta situación por "culpa" de una serie de factores que analizaremos a continuación.

Wii U no acaba de arrancar

Como es lógico, durante las Navidades han experimentado un ligero crecimiento de las ventas en esta videoconsola, algo a lo que ha ayudado el lanzamiento de un par de títulos clave para la plataforma. De todos modos, como se puede apreciar en las declaraciones de la compañía, estarían lejos de las cifras que habrían previsto.

Nintendo es sinónimo de "Japón" Nintendo es sinónimo de "Japón", tanto la Wii U y la 3DS presentan mejores cifras en su país de origen, donde existen los "problemas" es en el mercado europeo y americano. Pasadas las fechas navideñas dudo que las ventas de la Wii U puedan mejorar, de hecho, imagino que seguirán empeorando por causa del avance de la competencia.

Buscando un paralelismo tecnológico, Nintendo es como Apple, la experiencia es cerrada. El éxito de esta compañía se basa, mayoritariamente en una serie de franquicias propias que se repiten en cada generación. Zelda, Mario (con todas sus variables), Starfox, Donkey Kong, etc. son sinónimos de éxito y el pilar sobre el que se asienta su estrategia. A diferencia de Sony y Microsoft, no se apuesta "tanto" por el hardware.

Esto significa que Nintendo basa su estabilidad en sus propios juegos, si esto se hace "mal", el plan se desmorona. El lanzamiento de la Wii U no fue el adecuado (sobre todo en cuanto a catálogo) y la competencia ahora está tan feroz que veo difícil que puedan remontar esta situación fácilmente.

3DS, el salvavidas

Nintendo siempre ha sabido hacer buenas consolas portátiles. Desde la clásica Game Boy hasta todas las variantes de "DS" han sabido conseguir que el público los elija como videoconsola portátil prioritaria. Nuevamente, es en el mercado japonés donde más éxito cosechan, llegando a venderse 4,9 millones de unidades en 2013.

Los dispositivos móviles son los culpables El catálogo ha sido muy correcto, con títulos tan importantes como The Legend of Zelda: A Link Between Worlds, Animal Crossing: New Leaf o Pokémon X / Y. En Estados Unidos también ha sido la videoconsola portátil más elegida, pero nuevamente no llegan a la previsión realizada el año pasado.

Aquí el "culpable" es muy claro: los dispositivos móviles. Muchas personas elegían una consola portátil para hacer más llevaderos sus ratos de espera, viajes, etc. algo que los smartphones y tablets han sustituido por completo. De hecho, no dejan de surgir rumores sobre las intenciones de Nintendo en crear contenido para estos dispositivos, decisión que les traería millones de dólares pero que dañaría el status de la compañía.

Respuesta inmediata

Satoru Iwata, presidente de Nintendo, tras comprobar que las cifras no eran las estimadas, ha hecho unas declaraciones en las que afirma que la compañía está gastando su presupuesto en investigación y desarrollo, algo que seguro que dispara la imaginación de muchos fans.

¿Podría ser el desarrollo de una nueva consola?, ¿un dispositivo completamente nuevo?, realmente es un momento crítico. Nintendo tenía muy definido su sitio hace unos años: entretenimiento y movimiento. Tal y como he explicado, estas áreas han sido invadidas por dispositivos móviles, los cuales cada vez ofrecen un catálogo de juegos más atractivo.

Esa comodidad de la que gozaba hace años se ha diluido. Sony y Microsoft han hecho mucho trabajo por ofrecer un hardware actual y se esperan títulos que estén a la altura. El "trono" de Nintendo ha sido totalmente ocupado y ahora mismo la mayor riqueza de la compañía es su catálogo propio y su comunidad de fans.

Me gustaría acabar este artículo declarándome uno de esos fans de Nintendo. Mi 3DS viaja siempre conmigo y me gusta la experiencia que la compañía proporciona, pero al mismo tiempo, he de reconocer de que la fórmula cada vez tiene menos efecto. Creo que es un momento decisivo para Nintendo y las decisiones que se tomen ahora serán claves para su supervivencia.