Estamos ante las puertas de una nueva generación de consolas. Este mismo mes veremos nacer a las nuevas PlayStation 4 y Xbox One para liderar el mercado de las videoconsolas de salon, o al menos intentarlo, y en teoría, despedirnos de PlayStation 3 y Xbox 360, considerándolas el pasado, ante una nueva generación, nuevos títulos de juegos y, sobre todo, nuevas posibilidades. Eso es lo que Sony y Microsoft quieren que hagamos.

Pero esto dista mucho de la realidad.

Cada vez que llega una nueva generación de consolas se intenta dar como entendido que debemos olvidarnos de la pasada. La posibilidad que eso suceda es casi imposible, y de hecho, esta vez es aún más difícil que en anteriores generaciones.

PS3 y Xbox 360 aún tienen mucho qué ofrecerPlayStation 3 y Xbox 360 tienen aún una larga vida por delante, y la misma industria lo reconoce, así sea de una forma en teoría "discreta". Todos los grandes desarrolladores están aclamando a gritos su apoyo a PlayStation 4 y Xbox One, anunciaron juegos para las consolas e incluso las acompañan en sus respectivos lanzamientos, pero la realidad es que estos títulos son solo ports o adaptaciones de juegos que también estarán disponibles para la mal llamada "generación saliente" (PS3, Xbox 360). Ningún publisher en su sano juicio apostaría única y exclusivamente por la nueva generación en su primer año de vida. Claro, a menos que sea parte de Sony Worldwide Studios o Microsoft Game Studios.

¿Vale la pena comprar una PS4 o Xbox One en su lanzamiento?

Aunque esto no evitará que nadie que esté decidido deje de comprarla, la realidad es que comprar una Xbox One o una PlayStation 4 en su lanzamiento es una mala idea, o al menos una idea que no dará frutos por un buen tiempo. Y lo está diciendo alguien que es parte de ese grupo que quiere su nueva consola desde el "día 1".

playstation 4 vs xbox one 2

Al igual que sucedió con Xbox 360 y PlayStation 3, los catálogos de juegos de lanzamiento no valen la pena. En ellos nos encontramos una serie de ports que ya mencioné (Call of Duty: Ghosts, Battlefield 4, Assassin's Creed IV y un sinfín de ports de juegos indies, entre otros) que están disponibles en la generación actual, es decir, aunque ciertamente lucen mucho mejor en la nueva generación, realmente no marcan la diferencia con la generación actual.

Esta generación nace con un catálogo de juegos bastante débilAhí está la importancia de la "generosa" oferta de Sony y Microsoft en conjunto con los publishers de ofrecer por solo 10 dólares o euros la versión en digital de algunos de estos títulos para PS4 y Xbox One siempre y cuando compremos la versión para PS3 y Xbox 360. Sony y Microsoft saben que muchos se decantarán por seguir con sus fieles consolas actuales, ante un lanzamiento tan flojo, y estas promociones darán buenos frutos a largo plazo.

Por otro lado, los títulos exclusivos anunciados hasta ahora para la nueva generación realmente no tienen nada de impactante. Ya vemos como las primeras reseñas de juegos de PS4 anuncian que la consola es muy buena pero los títulos son mediocres, y con Xbox One no es diferente. Sí, el nuevo Killzone luce divertido, al igual que Dead Rising 3 y Killer Instinct, pero debemos pensar: ¿son estos títulos realmente suficientes para justificar un gasto de 500 o 600 dólares?

Un nuevo enfoque: contenido

Lo más grave para esta generación de consolas lo encontramos en el hecho de que las diferencias entre la actual y la nueva generación ya no es tan grande, como en casos anteriores. Si hablamos de Nintendo, por ejemplo, cuando dio al salto a Nintendo 64 acompañado del espectacular Super Mario 64 era una combinación imperdible y muy atractiva en comparación a su sucesor. Mismo caso, incluso, cuando se dio el salto de PS2 a PS3, aunque el catálogo de esta también era flojísimo. Esta vez es distinto.

halo xbox one

La gran diferencia se encuentra en que la generación saliente y la nueva aún están realmente cercanas en potencial, no tanto a nivel técnico, pero si a nivel de posibilidades. No hay una gran diferencia como la primera vez que incorporaron el HD en los gráficos de videojuegos, o cuando nacieron el control a base de movimientos (Wii, Kinect); esta vez Sony y Microsoft buscan innovar en otros aspectos.

Que Xbox One quiera ser más que una consola de videojuegos es parte vital del nuevo enfoquePor ejemplo, podemos ver el empeño de Microsoft en que no consideremos a Xbox One una consola, sino un centro de entretemiento. La base de esto está en lo que menciono unas líneas atrás: si tu catálogo de juegos es débil, el enfoque de la industria cambia. Ahora, Xbox One ofrece una serie de integraciones con SkyDrive, Skype, Internet Explorer e incluso con servicios de televisión digital que lo único que quieren es llamar al usuario, e invitarlo a comprar la consola por algo más que juegos.

En el caso de PlayStation 4 el enfoque es un poco más discreto, pero sigue presente. Nos encontramos con Sony ingeniando juego cruzado, incluyendo un montón de funciones sociales en base a internet y redes sociales, y algunas aplicaciones que ya son básicas en una consola como Netflix, y que no debemos olvidar ya existían en la generación actual. E incluso Microsoft anuncia que Steven Spielberg producirá una serie de televisión exclusiva de Xbox basada en Halo. Las evidencias de este nuevo enfoque están allí, solo debemos parar a verlas.

¿Por qué no hay buenos títulos de lanzamiento?

Si nos enfocamos en analizar el punto de vista de los publishers, es aún más evidente. Como mencioné anteriormente, ningún desarrollador o empresa de distribución (third party, por supuesto) en su sano juicio descartará la generación actual y apostará de lleno por PlayStation 4 y Xbox One.

Xbox-360-PS3

Es ilógico pensar que empresas como EA, Take Two, Bethesda, Konami o Capcom, por solo mencionar algunas de las más grandes, va a abandonar un grueso de público que consta de más de 100 millones de usuarios de PS3 y Xbox 360, y apostar apenas por las discretas ventas que PS4 y Xbox One tendrán en su primer año de vida.

Tenemos el caso de From Software, por ejemplo, que anunció el esperado juego Dark Souls 2 para ser lanzado en el próximo mes de marzo solo para PS3 y Xbox 360 (y PC, pero no viene al caso). Estamos hablando de un título puntero, en pleno 2014, primer año de la "next-gen", que saldrá al mercado para las consolas "viejas". Así funciona la industria.

GTA V

Y quizás el mejor ejemplo de esto lo encontramos en Grand Theft Auto V, un juego impecable, muy esperado y con un público inmenso, que llegó en la "recta final" de la generación saliente, y no apostó por PS4 ni Xbox One. ¿El resultado? Casi 30 millones de unidades vendidas hasta la fecha, algo que habría sido imposible de lograr en el primer año de la nueva generación.

gta v 6

En distintos foros y redes sociales he visto a personas preguntarse por qué GTA V no llegó a la nueva generación para "aprovechar sus gráficos". Rockstar y Take Two no iban a apostar por dos consolas recién nacidas, teniendo una enorme base de usuarios a quienes venderles. Eso y que GTA V tenía ya cinco años en desarrollo y luce genial.

Ejemplos como estos, hay muchos. A PS3 y Xbox 360 les queda un largo camino por recorrer. Esto no es un salto generacional tan significativo como lo ha sido en anteriores ocasiones. Nos encontramos a dos generaciones capacitadas para satisfacer al menos por dos años en conjunto las necesidades de los gamers (y también en multimedia), incluyendo varios títulos que deberías jugar antes de cambiar a una nueva consola.

Si adquieres una PlayStation 4 o Xbox One en su primer año de vida, debes ser consiente de que no habrán juegos verdaderamente buenos que aprovechen todo su potencial por un buen tiempo, a menos que Sony y Microsoft los desarrollen a través de sus estudios.

Así siempre han sido los nacimientos de nuevas consolas.