Paleontólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Universidad Autónoma de México recuperaron 50 vértebras completas de la cola de un dinosaurio en el desierto de Coahuila. Esta larga cola de dinosaurio tipo hadrosaurio alcanza una longuitud de 5 metros y sus vértebras están completamente unidas como si estuvieran aún sobre el dinosaurio vivo.

Los investigadores dicen que esta cola de dinosaurio tiene más de 72 millones de años en el planeta y es el primero en encontrarse de manera articulada. Los estudios dicen que el dinosaurio tenía entre 50 y 70 vértebras caudales. Además del esqueleto de la cola, también se han encontrado huesos largos y de la cadera que han permitido deducir que estos restos pertenecían a un hadrosaurio o pico de pato con cresta, mejor conocido como lambeosaurino. Aunque aún no se define la especie en específico porque se necesitan más huesos.

Los paleontólogos destacaron que la recuperación de este esqueleto de la cola de dinosaurio es de gran importancia para la paleontología mexicana porque es muy raro encontrar este tipo de ejemplares con la mayoría de sus huesos unidos. La excavación lleva 20 días en proceso y se piensa que debajo de la cola de dinosaurio se podría encontrar el ejemplar completo. Este tipo de excavación se tiene que hacer con mucho cuidado para no romper la articulación natural de los huesos. Además, se han estado encontrando huesos de otras partes del cuerpo del dinosaurio durante el proceso.

Para guardar todo el proceso, se hicieron registros fotográficos, de dibujo y video para no perder ningún detalle de la articulación. Esto con el fin de hacer un molde y generar una copia fiel de cómo estaba el organismo antes de morir, esto con fines de investigación y educación. También es necesario analizar el tipo de ambiente en el que se encontró el hadrosaurio para conocer la causa de su muerte que, por lo que parece, fue por causas naturales.

El hadrosaurio se descubrió en el municipio de General Cepeda, a 15 kilómetros del sitio Las Águilas y a 20 kilómetros de Rincón Colorado, que son los más importantes yacimientos paleontológicos de Coahuila, lo que va complementando el mapa de distribución de los dinosaurios. La cola de dinosaurio se trasladará a un laboratorio abierto para que las personas puedan conocer el proceso de preparación, conservación e identificación.