Aunque desde hace un par de años venimos oyendo hablar de LTE y comenzamos a ver proyectos de redes híbridas LTE + Wi-Fi que nos prometen redes LTE en servicio comercial, en el caso de España, para el año 2014; ya es momento de pensar en el futuro y empezar a concebir lo que será la quinta generación de la telefonía móvil, el 5G. En ese sentido, la Comisión Europea anunció ayer, en el marco del MWC, que destinarán 50 millones de euros a la subvención de proyectos de I+D en el marco del desarrollo de 5G.

El anuncio corrió a cargo de la Vicepresidenta de la Comisión, Neelie Kroes, que además es la responsable de la Agenda Digital para Europa, dentro de su intervención en el MWC para presentar el Plan Europeo sobre Conexiones Inalámbricas que servirá como hoja de ruta para la Unión Europea para favorecer el despliegue de nuevas redes en el territorio. Para Neelie Kroes, esta apuesta de la Comisión Europea es, además de un apoyo al sector del I+D, una apuesta por crear empleos cualificados en este área y una muestra de la intención de la UE por cohesionar Europa gracias a sus infraestructuras.

Europa cuenta con los fondos, la voluntad y la experiencia para tener éxito en esta empresa

Como nos podemos imaginar, 50 millones de euros no son suficientes para desarrollar un nuevo estándar de comunicaciones móviles y movilizar a toda una industria para definirlo o para desarrollar productos y servicios, sin embargo, es un interesante incentivo para dar pie a iniciativas de colaboración público-privada para sufragar, de manera conjunta, este esfuerzo entre las instituciones públicas y las empresas privadas.

Uno de los requisitos para llevar a cabo este desarrollo es la liberación de bandas de espectro electromagnético con las que trabajar en este nuevo estándar, un aspecto en el que los gobiernos de cada país miembro tendrán mucho que decir y tendrán que ponerse de acuerdo para facilitar la interoperabilidad de redes en todo el territorio. Otro detalle importante son las inversiones, que en el caso de los despliegues de red, corren a cargo de unos operadores que ven cómo se dilatan en el tiempo las concesiones de licencias y, según comentó Neelie Kroes, quizás necesiten un incentivo adicional para innovar y competir.

No hay límites para la innovación en la industria de las comunicaciones inalámbricas

Para Neelie Kroes, los gobiernos no han cumplido con las tareas asignadas y han incumplido los plazos legales impuestos por la Comisión Europea en lo relativo a liberación del espectro para su uso en redes móviles y aumentar la banda ancha en un 35% adicional de capacidad, por tanto, les insta a que se sumen a este compromiso para construir el futuro de Europa gracias al desarrollo de nuevas redes de comunicación.

Una iniciativa de suma importancia que da el pistoletazo de salida al desarrollo de la quinta generación de telefonía móvil.