Aunque nos pueda parecer algo sacado de una película de ciencia-ficción, los vehículos autónomos son una realidad en la que trabaja Google y algunos pesos pesados de la industria del motor para que, quizás en 5 años, puedan llegar al mercado. Cada vez son más los proyectos de investigación que tienen como objetivo el desarrollo de sistemas que mejoren nuestra seguridad y confort al volante, ya sea automatizando la conducción, haciendo que el coche tome el control en caso de peligro o intercambiando información entre coches para evitar accidentes. En los atascos de tráfico, además de producirse un disparo del consumo de carburante, no es raro encontrar algún que otro accidente debido a distracciones y no respetar la distancia de seguridad, algo que Volvo está dispuesto a cambiar mediante un nuevo sistema que podría llegar en 2014 y delegaría en el coche la conducción en un modo automático especial para los embotellamientos.

trafficjam

La idea, que espera estar lista para su desarrollo y fabricación en el año 2014, es que si el conductor se encuentra con un atasco de tráfico, en vez de estar pendiente del coche de delante y del móvil para avisar que llega tarde a la reunión (una mala práctica que todos hemos hecho alguna que otra vez), lo único que tendrá que hacer es pulsar un botón y activar el "modo atasco de tráfico" del vehículo. ¿Y qué conseguiría con este gesto? Según Volvo, este sistema es una evolución del Control de Crucero Adaptativo y el sistema de ayuda para mantenerse "dentro de un carril" (sistemas que ya utiliza el nuevo Volvo V40) al que le añadirían la capacidad de seguir al vehículo que nos precede manteniéndonos dentro del carril en el que estamos y cumpliendo la distancia de seguridad.

Este sistema evitaría que el conductor manejase el coche (aunque siempre podría retomar el control) durante el atasco de tráfico, evitando que, por ejemplo, por una distracción acelere demasiado y se encuentre que el vehículo precedente frena de manera brusca o que se distraiga atendiendo el móvil mientras está atascado en la vía. El vehículo no rebasaría los 50 kilómetros por hora y mantendría una distancia prudencial de separación con el vehículo precedente para evitar accidentes con el añadido de que, además, aplicaría criterios de conducción eficiente para ahorrar combustible.

Personalmente, y esta misma mañana me encontré un buen embotellamiento, encuentro este sistema muy interesante, sobre todo, por el ahorro en combustible. Sin embargo, teniendo en cuenta algunas malas prácticas que podemos encontrarnos en otros conductores (que no respetan distancias o invaden carriles sin apenas margen), tengo ciertas dudas sobre si, en la práctica, el sistema podría usarse de manera prolongada o estaríamos constantemente teniendo que tomar el control para evitar un accidente.

De todas formas, este sistema aún está en una frase muy temprana y, quizás, este tipo de imprevistos sean contemplados a la hora de implementar un prototipo que, de verdad, automatice la conducción y contribuya a pasar algo mejor los temidos atascos de tráfico a la hora de ir al trabajo cada mañana.

👇 Más en Hipertextual