¿Se debe publicar la edad de un actor o actriz sin su consentimiento? El caso de la actriz "anónima" reabre el debate. Al igual que John Doe, Jane Doe es el seudónimo que se le da a individuos no conocidos (algo así como Juan nadie). Bajo ese seudónimo, una actriz de origen asiático se registró en IMDb en el año 2003. La polémica ha surgido cuando esta actriz puso una demanda contra la web, cuya propiedad es de Amazon, de 1 millón de dólares al "arruinar su carrera" revelando su edad. Dicen que en Hollywood la juventud es el divino tesoro y bajo esa premisa la mujer acusó a la página bajo anonimato. Ahora el juez la obliga a que diga su verdadero nombre si quiere que la demanda siga en curso.

La polémica viene de largo. En el mes de octubre fueron los principales sindicatos de actores de Hollywood los que acusaron a la página web, posiblemente la base más grande datos en la red sobre cine, de favorecer de manera indirecta a unos profesionales sobre otros. La razón, la publicación de la edad, la cual pasa por ser un factor fundamental en la industria a la hora de conseguir papeles.

Los sindicatos denunciaban la obligación moral y legal de IMDb a no facilitar la edad por motivos obvios. En la carta de protesta decían lo siguiente:

Cuando sus edades verdaderas llegan a conocimiento del personal del casting, el rango de años que muchos de ellos pueden interpretar se recorta de repente y con ello sus oportunidades de trabajo. IMDb tiene la obligación moral y legal de no facilitar la discriminación por motivo de edad. Los empleadores nunca preguntarían directamente a un empleado potencial su edad. En la industria del entretenimiento la edad es el rey. Si se percibe que uno se aproxima a los 40 es casi imposible para un actor o actriz en ascenso conseguir trabajo.

La protesta se había iniciado tras la primera demanda de "Jane Doe", una actriz de origen asiático de Texas que se abrió una cuenta en el portal bajo el seudónimo y sin revelar su edad.

Al parecer y siguiendo la política del portal, por la cual indican que de no publicar la edad verdadera estarían cometiendo un fraude al público, IMDb tomó los datos de la mujer de la tarjeta de crédito que figuraba en Amazon. La edad, 40 años, significa para la mujer "el fin de mi carrera", así que emprendió una acusación legal contra el sitio por arruinarle su trabajo. Un millón de dólares por aportar la edad.

Bien, desde hace unas horas, la juez de Distrito Marsha Pechman ha dictaminado sobre el caso. En la demanda se obliga a la actriz a incluir su nombre real en un plazo de 14 días si quiere que la demanda siga en curso:

El daño que teme el demandante no es lo suficientemente grave como para justificar que se permita avanzar en la demanda de forma anónima. El tribunal da a la demandante 14 días a fin de modificar la demanda, añadiendo su nombre real.

A la propuesta de los tribunales, Amazon añade:

La verdad y la justicia son los pilares filosóficos de este tribunal. La perpetuación de un fraude, incluso en la carrera de un actor, es incompatible con estos principios. El intento del demandante por manipular el sistema judicial federal para que pueda censurar a IMDb.com en su fecha de nacimiento y pretender decir al mundo que no tiene 40 años es egoísta, contraria al interés público y un abuso frívolo de los recursos de la corte.

Sea como fuere, la respuesta del juez no deja lugar a dudas. Deberá dar su identidad real para que la demanda siga su curso. En cualquier caso, a IMDb le sale una jugada perfecta. La página gana y se refuerza la idea que ellos siempre han defendido, la de la obligatoriedad de aportar datos reales en su base.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.