Parque Jurásico, o Jurassic Park, es una mítica película de Steven Spielberg de 1993 que puso de moda el interés por los dinosaurios. Además de dar pie a varias secuelas, esta película consiguió que muchos niños de la época soñasen con ser paleontólogos y desenterrar los huesos de los dinosaurios que dominaban la Tierra que, actualmente, podemos ver en algunos museos. La película, que estaba basada en una novela de Michael Crichton, contó con varios asesores técnicos entre los que se encontraba Jack Horner, profesor de Paleontología de la Universidad de Montana, que acaba de saltar a la palestra al afirmar que modificando el ADN de las aves que existen hoy en día podríamos ser capaces de resucitar los rasgos de los dinosaurios que se mantienen en su carga genética algo que, con el tiempo, podría conducir a la «cría» de estos especímenes.

Al leer estas afirmaciones he de reconocer que pensé que Horner debía estar atrapado en un guión que supervisó allá por 1993 pero, según parece, su aspiración es seria y está reclutando personal científico que le ayude a acometer esta investigación en el campo de la genética.

> Estoy buscando a un investigador postdoctoral. Concretamente, un postdoctorado que sepa mucho sobre la biología del desarrollo y, además, también sea experto en aves

Según Horner, para poder revivir a los dinosaurios el primer paso es el estudio del genoma, es decir, toda la información hereditaria codificada en el ADN, por ejemplo, de un ave bastante singular, el emú. El emú es una especie de ave similar al avestruz (pero de menor tamaño) que vive exclusivamente en Australia y que tampoco puede volar pero sí correr (alcanzando velocidades de hasta 50 kilómetros por hora).

> Los emús tienen todas las características que necesitamos para crear un dinosaurio como el Velocirraptor. […] Si tuviera que trabajar en un dinosaurio es por donde me gustaría empezar

¿Revivir al velocirraptor? Con estas afirmaciones no es descabellado pensar que, quizás, esté demasiado inmerso en el guión de Jurassic Park pero otros académicos también apoyan esta teoría. Según Sean Carroll, un experto en genética de la Universidad de Wisconsin:

> El conjunto de genes de un ave sería muy similar al de los genes de un dinosaurio. Las diferencias están en la toma de decisiones que se produce durante el desarrollo que provocan que un ser vivo termine siendo un pollo de corral o un Tiranosaurio

De hecho, esta afirmación pudo corroborarse con una investigación realizada por la Universidad de McGill de Canadá en la que se observó la evolución de las antiguas colas de los reptiles en los embriones de pollo. Un embrión de pollo de dos días de edad presenta 16 vértebras (como las colas de los reptiles) y, a medida que se va desarrollando, la cola se va acortando hasta quedar en 5 vértebras.

Recuerdo que durante la secundaria dedicamos un par de clases de biología a ver algunas partes de Jurassic Park (cuando estábamos estudiando genética) porque, aunque era una película y un guión «made in Hollywood», nuestro profesor comentaba que algún día alguien podría secuenciar el ADN de los dinosaurios y, quizás, revivirlos. La verdad es que no sé si estaremos preparados tanto para desarrollar esta investigación como para asumir lo que podría pasar pero, por lo que se ve, parece que la idea de Horner no es todo lo descabellada que parece a primera vista.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.