Como mexicana es imposible no sentirme completamente identificada e inspirada por el movimiento de #democraciarealya en España. Más allá de la simpatía y la solidaridad, las acampadas generaron algo que hace mucho falta en México: el reconocer que la democracia no es algo estático y mucho menos definido, sino un proceso que debe estar en constante construcción. Sobre todo, que el sistema no sirve y nadie más que nosotros podrá repararlo.

Veamos a la democracia como una especie de tecnología, la cual en teoría todos podemos usar, modificar e implementar para fortalecerla. El problema actual es que un grupo de interéses neoliberales han monopolizado el ejercicio de la democracia, utilizando poderosas herramientas como los medios de comunicación, para reducir su significado a la posibilidad de votar por “representantes”, que una vez elegidos asignan a otros “representantes” —que no son electos — para que dirijan instituciones públicas y tomen desiciones junto con otros “representantes” — (de nuevo) no electos que ellos asignan -- que tienen un impacto real en el país y sobre todo, sus habitantes.

Un ejemplo claro del ejercicio de la nociva democracia post-representativa fue todo lo que pasó con la Ley Sinde en España (y continúa sucediendo en muchas partes del mundo) en donde el proceso de endurecimiento de las leyes de copyright permitió que todos entendieramos mejor el problema de una democracia que dice serlo y no lo es, ya que fue imposible tapar la forma en que los interéses privados influyen y manipulan a los organismos y funcionarios públicos para crear leyes que les favorezcan con el fin de controlar los mercados. (sin considerar siquiera sus efectos en otros ámbitos.)

Pero no sólo funciona así con el copyright, es igual para las políticas bancarias, en donde los gobiernos, por ejemplo, solo favorecen a los bancos utilizando dinero público. Ejemplos hay miles. Y es que el problema de la visión neoliberal es que no son capaces de entender la dimensión social de lo económico, todo se reduce a crecimiento, desarrollo, índices, estadísticas, etc…, que pretenden alinear todo a una lógica mercantil, que sólo lleva a la completa destrucción de las posibilidades de lo colectivo.

Pero también tienen cómplices, se llaman medios de comunicación, dedicados a propagar agendas, estadísticas, versiones y desinformación que tienen como fin manipular la opinión pública y legitimar todo aquello que no representa. En el caso de la Ley Sinde y todo el debate en torno al copyright es muy claro como los medios a nivel internacional, únicamente se dedican a reportar los dramas de la industria para legitimar las mentiras qué estos necesitan para hacer creer a los políticos que sus demandas merecen una ley para protegérlos. O bien, poder legitimar a funcionarios públicos que no tienen representación ni legitimidad alguna (como la Ministra Sinde), a través de noticias y reportajes que no corresponden con la realidad ya que únicamente reconocen el aspecto económico. Y es que no somos mercancías. (pancarta callejera)

Gran parte del éxito de #democraciarealya se debe al hecho de que mucho antes de la movilización se reconoció el carácter intoxicante y desinformador de los grandes de medios de comunicación y por tanto, la movilización comenzó hace meses creando campañas muy pop, capaces de explicar a tu abuelita o a mí, el por qué es necesario no votar a ninguno de los partidos responsables de una forma inaceptable de crear políticas públicas. La verdad es que en España son muy suertudos de siquiera contar la posibilidad de votar a otros, en México los partidos siguen bloqueando la reforma política que daría más poder a los ciudadanos.

A continuación una selección de videos de los movimientos #manifesto, #nolesvotes y #15m hasta la gran culminación de #acampadasol y #democraciarealya, para entender un poquito mejor de dónde viene todo esto. Recomiendo leer los posts de Enrique Dans e Ismael Peña al respecto.

La Ley Sinde se fue contra lo más preciado para todos los que no vemos en internet solo a un mercado, atacaron nuestra libertad y posibilidades para poder construír un mejor futuro. Y eso no lo vamos a olvidar jamás, pero mejor aún, la #spanishrevolution lo esta arreglando ya. La calle, como el internet, es nuestra. Los políticos y los partidos, no son nada sin nosotros.

Tenemos algo que agredecer a la mafia del copyright: haber hecho despertar a muchos que no tenían claro cómo es que los interéses privados y transnacionales afectan su vida cotidiana. Muchas gracias por haber contribuído a la necesaria ruptura Ministra Sinde & Co., los ciudadanos del mundo se lo agradecemos bastante, ahora todo va mucho más allá de lo que usted, jamás imaginó.

La democracia tiene que ser nuevamente un dominio del interes público, el futuro ya esta en la calles de España; y el Sol, seguirá saliendo en más lugares.