Los cinco medios que publicaron los cables de WikiLeaks hace doce años han pedido al Gobierno de Estados Unidos que ponga fin a la persecución de Julian Assange. Editores de The New York Times, The Guardian, Le Monde, DER SPIEGEL y El País, publicaron una carta abierta donde detallan que el enjuiciamiento de Assange sienta un precedente peligroso que amenaza la libertad de prensa.

«Obtener y divulgar información sensible cuando sea necesario en el interés público es una parte central del trabajo diario de los periodistas», menciona la carta. «Si se criminaliza ese trabajo, nuestro discurso público y nuestras democracias se debilitan significativamente», aseguran los firmantes.

La carta llega en el marco del decimosegundo aniversario de la publicación de los cables de Wikileaks.

Hace doce años, el 28 de noviembre de 2010, nuestros cinco medios de comunicación internacionales (The New York Times, The Guardian, Le Monde, El País y DER SPIEGEL) publicaron una serie de revelaciones en colaboración con Wikileaks que ocuparon los titulares de todo el mundo.

“Cable gate”, un conjunto de 251.000 cables confidenciales del Departamento de Estado de EE. UU. revelaron corrupción, escándalos diplomáticos y asuntos de espionaje a escala internacional. En palabras de The New York Times, los documentos cuentan «la historia sin adornos de cómo el gobierno toma sus decisiones más importantes, las decisiones que le cuestan más vidas y dinero al país».

Incluso ahora en 2022, los periodistas e historiadores continúan publicando nuevas revelaciones, utilizando el tesoro único de documentos.

‘Publicar no es un delito’: los medios defienden a Julian Assange

Julian Assange, fundador de WikiLeaks
Julian Assange en 2010. Foto Espen Moe (Wikimedia Commons) Credit: Espen Moe

Los editores de los principales medios expresaron su pesar por la persecución que hace el Gobierno de Estados Unidos. «Nos reunimos ahora para expresar nuestras graves preocupaciones sobre el enjuiciamiento continuo de Julian Assange por obtener y publicar materiales clasificados», mencionan. Pese a que el fundador de WikiLeaks sorteó la administración de Obama, las cosas cambiaron cuando Donald Trump llegó al poder.

El Departamento de Justicia se basó en la Ley de Espionaje de 1917 para acusar a Julián Assange de obtener información clasificada del Gobierno. La ley, que se aprobó como una medida ante la insubordinación del ejército durante la Primera Guerra Mundial, se basa en la noción de obtener o entregar información relacionada con la seguridad nacional a una persona no autorizada. Bajo esta ley se acusaron a espías y críticos del gobierno, así como también a personajes como Edward Snowden y Chelsea Manning.

Obtener y divulgar información sensible cuando sea necesario en el interés público es una parte central del trabajo diario de los periodistas. Si se criminaliza ese trabajo, nuestro discurso público y nuestras democracias se debilitan significativamente.

Julian Assange fue arrestado en 2019, tras perder el asilo político que le otorgaba la embajada de Ecuador en Londres. Actualmente, el fundador de WikiLeaks se encuentra detenido en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, donde libra un proceso de extradición a Estados Unidos. De consumarse, Assange enfrentaría una pena de hasta 175 años de prisión.

En su carta, los periodistas dicen que es momento de acabar con la persecución contra Julian Assange por publicar secretos.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario