No me atrevo a valorar como está el panorama de los contenidos televisivos a nivel mundial, pero si que sé lo mal que está en España, país en el que contamos con seis canales generalistas de televisión potentes que emiten a nivel nacional y cuyas programaciones dejan bastante que desear (unas más que otras y especialmente sangrante es el caso de Telecinco, el canal para mi más vomitivo de todos). La pregunta obvia ante este percal que seguramente muchos se han planteado es: ¿por qué se emite tanto contenido basura en la TV española y en la de otros países?.

Existe una “respuesta estándar” para la cuestión plateada anteriormente que estoy seguro también habéis escuchado en muchas ocasiones o incluso utilizado vosotros mismos, esa que dice que claramente se emite tanto contenido de baja calidad debido a que es lo que la gente solicita consumir, es lo que interesa. Y en este punto es donde comienza lo interesante ya que si tiramos de datos resulta que esa respuesta es una burda mentira, una falacia que se ha convertido en verdad gracias a la técnica de la repetición constante.

Concretamente de dos noticias me voy hacer eco seguidamente para sustentar lo dicho. La primera de ellas apareció en la publicación elmundo.es hace un par de días y en ella se dice que Belén Esteban (un personaje de la farándula española sin ningún tipo de enjundia) fue “reclamada de urgencia” por parte de Telecinco -estaba de vacaciones- ya que su ausencia provocó un descalabro en las audiencias del programa en el que participa (“Sálvame Deluxe” o uno de los más asquerosos del panorama televisivo español). El caso es que en esa misma noticia dan los datos de audiencia que las diferentes cadenas cosecharon el día 19 por la noche y ¡sorpresa!, Telecinco y su repulsivo programa, aún con la “estrella” reincorporada, no consiguió el primer puesto de la parrilla, y además por mucho. Dicho primer puesto marchó para La 1 quienes emitieron la película “Peligro inminente” con la cual consiguieron -y eso que tiene ya años y no es ninguna obra maestra- nada más y nada menos que un 18,4% de cuota de pantalla y 2.690.000 espectadores (Telecinco obtuvo 16,1% de cuota de pantalla y Antena 3 un 12,7%).

La segunda información a la que me refería arriba la encontré durante el día de ayer. Se trata de una noticia publicada por europapress.es que se hace eco de el último Eurobarómetro de la Comisión Europea centrado en dilucidar qué le interesa más a los europeos, si el deporte o la ciencia y la tecnología. Los resultados del mentado Eurobarómetro son bastante contundentes y basándonos en ellos podemos decir que a nivel general los europeos están más interesados en las cuestiones científicas y tecnológicas que en las relacionadas con el deporte, algo que a priori seguro la mayoría, entre ellos servidor, no se hubiera imaginado.

Con todo lo expuesto el argumento de que se emite tanta basura ya que es lo que interesa simplemente se cae por su propio peso y a su vez me da pie para contestar a la pregunta que reza en el título: los contenidos basura venden tanto debido a que no hay más opciones de calidad, así de simple. En España, y supongo que otros países, encontrar contenidos de calidad en la televisión es muy complicado, así que los ciudadanos consumen lo que se les da y tiene más a mano o no consumen nada, como por ejemplo yo y otros "muchos" como yo que hemos encontrado en Internet la vía de escape de la TV basura.

Pero la cosa no termina aquí ya que una vez respondida la primera cuestión se nos platea otra aún más interesante que la anterior: ¿por qué entonces las cadenas de TV se dedican a emitir y producir basura? Pues aunque también tengo mis teorías, esta la dejo sin respuesta que si no lo que iba a ser un post terminará siendo una novela. En otra ocasión.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.