Un equipo de la **Universidad de Cornell** se dedicó a estudiar 52 representaciones de la **Última Cena**, elaboradas a lo largo de los últimos mil años. Uno de sus hallazgos es que los alimentos (platillos, pan, vino) representadas en la escena [han crecido progresivamente a lo largo del tiempo](http://news.bbc.co.uk/2/hi/health/8580146.stm), como un reflejo de la forma en que nuestros hábitos alimenticios han cambiado.

**Brian Wansink**, uno de los investigadores, afirma que «el último milenio ha atestiguado incrementos dramático en la producción, disponibilidad, seguridad, abundancia y rentabilidad de la comida». El equipo escaneó las imágenes y utilizó un programa de computadora para calcular las medidas relativas de los elementos en la pintura. La muestra incluyó trabajo de **Leonardo Da Vinci, Rubens, El Greco**, entre otros.

Entre 1000 y 1700, la representación de los alimentos principales creció un **69%** y el tamaño del plato aúmentó un **66%**. **Craig Wansink**, teólogo y hermano de Brian, descarta que haya razones religiosas para este incremento. «Puede ser que los alimentos realmente crecieron, o la gente comenzó a interesarse más en la comida».

La consecuencia de este cambio a lo largo de tiempo es que modifica la concepción de lo normal. El estudio de **Cornell** revela esta tendencia. **Charlene Shoyene**, dietista especialista en obesidad, sostiene que el problema no es el incremento, sino el tipo de comida que ha aumentado de tamaño. «Las porciones de fruta y verdura no han cambiado», señala. Otro ejemplo más de cómo el arte refleja nuestra vida cotidiana.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.