Tweet Drunk

Twitter es la ventana al mundo en tiempo real. En muchas urbes, la herramienta social se ha posicionado como una excelente forma de conocer el reporte del tráfico, con la finalidad de evitar los accidentes viales, tomar las rutas menos cargadas, o incluso auxiliar a los desamparados que se quedan varados a media carretera. Sin embargo, en México también ha sido empleado para advertir a los usuarios de la ubicación exacta del alcoholímetro, una medida de seguridad gubernamental para detener a los conductores en estado de ebriedad.

A través del hashtag #alcoholimetro, muchos noctámbulos pueden monitorear la actividad de los retenes policiacos, de modo que consigan evadirlos y circular irresponsablemente bajo la influencia del alcohol. Las opiniones se dividen: mientras que un sinnúmero de usuarios se inclinan a favor de la idea, otro grupo se opone a ser cómplice indirecto de una violación a la ley - o en una situación extrema, de un accidente fatal.

Nunca faltan los extremistas que acusan a Twitter de promover estas actitudes nocivas, pero hay que recordar que el verdadero culpable es quien está detrás de la pantalla. Twitter es un instrumento y su uso depende de cada quién. La red provee de un espacio de libertad de expresión imposible de coartar, pero la información necesita de un criterio cívico y un manejo responsable. Es cuestión de educación.

¿Ustedes qué opinan, están a favor o en contra de revelar la ubicación del #alcoholímetro?