Apple podría incorporar una característica de alcoholímetro en sus futuros dispositivos, según una patente registrada por la compañía en febrero de 2021 y publicada recientemente por la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (vía Patently Apple). La función, en concreto, permitiría limitar el uso de Apple CarKey, el servicio de la compañía para integrar las llaves en el coche, en caso de que el usuario del iPhone o el Apple Watch diera positivo en un test de alcoholemia.

La patente no detalla si el propio iPhone o Apple Watch será capaz de medir el nivel de alcohol en la sangre o será necesario un accesorio de terceros. No obstante, Apple asegura que el iPhone podría obtener "información relativa a las características de la respiración humana". Por ejemplo, "los niveles típicos de amoníaco, niveles aceptables de alcohol para conducir, etc.". En el caso de que esos datos sean positivos, iOS restringiría temporalmente el acceso a CarKey, haciendo que el usuario no pueda utilizar su llave digital para arrancar el vehículo.

Apple CarKey para el iPhone o el Apple Watch permitiría el acceso de nuevo siempre y cuando el usuario cumpla con una serie de requisitos. Por ejemplo, que el nivel de alcohol en sangre esté por debajo de un valor umbral.

El iPhone o el Apple Watch también podría desbloquear la restricción mediante una serie de desafíos mentales, como problemas matemáticos. Que el usuario supere esas pruebas podría significar que está en condiciones de conducir. En caso de que no consiga resolver esos desafíos, iOS mantendrá el bloqueo de CarKey.

La característica que Apple planea para el iPhone es similar al alcoholímetro antiarranque que deberán llevar los vehículos nuevos

Debemos tener en cuenta, eso sí, que se trata de una patente, y no una característica en desarrollo. De hecho, y al menos por el momento, no hay detalles sobre si la compañía encuentra trabajando en esta función para el iPhone . Tampoco si llegará en un futuro.

No obstante, esta función para el iPhone podría ser realmente útil. Sobre todo, si tenemos en cuenta los planes de la Unión Europea relacionados con la seguridad vial. Bruselas, en concreto, obligará a incluir un sistema de alcoholímetro en aquellos vehículos homologados a partir de julio de este mismo año. Lo que hará este dispositivo será el arranque en caso de que detecte que el conductor supera la tasa máxima permitida. En Europa, recordemos, la tasa máxima es de 0,50 gramos de alcohol por litro de sangre y 0,30 en aquellos conductores noveles o profesionales. O bien, 0.25 miligramos por litro en aire respirado (y 0,15 en caso de conductores noveles o profesionales)

No sería extraño, por lo tanto, que la función que Apple planea para su iPhone o Apple Watch se sincronice con el alcoholímetro de los vehículos compatibles con CarKey.