Un grupo de personas (se hacen llamar BEAR aunque no son parte de ninguna universidad, grupo de estudio o científico) hacen un experimento amateur y logran poner un globo de gran altitud a unos 23 mil metros o 117 mil pies.

Lo interesante de todo esto es que como parte de la carga que mandan a tal altitud está una cámara de alta definición que graba absolutamente todo lo que pasa desde que es liberada hasta que cae al suelo a 143 kilómetros del punto de lanzamiento.

A la altura que llegó a estar el globo la presión del aire es el 1% del nivel del mar, el cielo se ve de color negro, es posible observar la curvatura de nuestro planeta, la estratósfera y la capa de ozono. La temperatura es entre -51 y -67 grados centígrados.

Vía: Mezvan en Menéame