alt1040-azul

Creo que como muchos que leen este blog, ALT1040 fue un lugar que descubrí en una de esas que buscaba curiosidades cuando el asunto de las bitácoras todavía era una tendencia por destaparse completamente.

Antes que supiera nada de lectores de feeds, por ahí tenía la idea de leer frecuentemente (que tampoco tenía la cultura de "diario") ciertos sitios, como el blog de Javi Moya, el del "Autor" (que varios de México lo conocerán), y entre ellos figuraba ALT1040.

Toca reconocer que al principio tuve unos encontrones ideológicos cuando todavía asimilaba la absoluta libertad de un blog, y no pocas veces me dije, "aah cómo me ha caído gorda esta opinión", pero luego fui entendiendo que esa era precisamente la virtud de este tipo de lugares.

Una de las cosas recientes que más recuerdo, fue la cobertura que se dio a las pasadas elecciones presidenciales de mi país. Todas las "aventuras" a como les llamaba, de López Obrador y de Calderón y todo el vertedero de opiniones que aquí se dieron, fue una experiencia bien interesante para quien gusta de analizar la opinión y los diversos puntos de vista de la gente. Actualizaba el sitio cada 5 minutos cuando ocurrió el conteo de votos, fue para no olvidar.

Creo que me siento como el que llega un poco tarde a la fiesta, una muy buena, eso sí. Es para el anecdotario que cuando se presentó la oportunidad de poder dejar algunas letras por aquí, el tamaño del blog y de sus autores era una cuestión intimidante. Creo que internamente es un sitio difícil en más de un sentido, pero muy satisfactorio y enriquecedor.

A pesar de seguir desde hace rato su camino, a Eduardo todavía lo he tratado poco, pero ese poco ha sido muy grato. Me asombra ver la cantidad de cosas que debe resolver para ayer y que encuentra todavía el tiempo para dedicarse a lo suyo, al posteo, y todavía tratar con mucha amabilidad a los demás. Así pues, no dejo de decir ¡felicidades! y creo que no tanto por aquello de lo famoso o exitoso que uno puede ser, sino por esa perseverancia y quizá necedad por continuar con aquello que te apasiona y convertirlo en tu trabajo diario. Más allá de lo que leemos por aquí, hay sin duda una historia de mucho esfuerzo, riesgos, y emprendimiento que es un gran ejemplo para quien lo sabe apreciar.

¡Salud, ALT1040!