Me encantan estas fotografías hechas y tratadas por David Puel y Thomas Libé. La serie se llama Selfkiss y la gracia está en que se trata de gente besándose a sí misma -por si no os habíais dado cuenta-.

Esta es la delgada línea entre el narcisismo y el onanismo, y lo cierto es que sería un gran avance en la producción pornográfica de bajo presupuesto.

Enlace: Date un beso