Lo dije antes, lo digo ahora: Snap son los popups del web 2.0, es una mala idea que se ve bonito pero no agrega ningún valor real a un blog o a un sitio. Nick Wilson de Performancing escribe tres puntos claves por las cuales Snap está arruinando tu blog.

Tres puntos que traduzco pues tiene los dedos (con los que escribió el post) llenos de razón:

  1. Cuando estás desplazándote a través de una página o moviendo un elemento de un lado a otro el pasar el puntero por encima de un enlace activa Snap de forma accidental y suele ser sumamente molesto. En algunos casos te distrae de lo que estabas haciendo y pérdida de concentración. Si estás vendiendo algo en tu sitio deberías de prestar mucho atención a este punto (porque Snap puede quitar atención de tu producto/servicio).
  2. Algunas veces cuando intentas hacer clic sobre un enlace aparece Snap y el enlace no funciona o tarda en funcionar, esto es sumamente frustrante.
  3. Confianza, porque es tu blog, porque aunque todo el mundo esté ocupado estoy en tu blog, y sólo quiero seguir el maldito enlace. No se necesitan las técnicas baratas para "vender" un enlace, sólo déjame saber que es un enlace y yo hago el resto, yo decido si hacer clic en él o no. No tengo interés en saber cómo se ve el sitio al cual voy a ir, si lo enlazas ya es suficiente para mi.

Si tienes un blog y Snap, quítalo por amor a tus lectores, sí ya no aguantas ver una ventana más de estas, aquí explico cómo deshabilitarlas.

(vía Scobleizer)

👇 Más en Hipertextual