Este es, posiblemente, el reproductor digital de música más barato del mercado. Es tan feo como darle besos en la boca a tu abuela, sólo cuesta $9 dólares, no tiene pantalla, usa una batería AAA que le dura 5 horas aproximadamente, lee archivos desde una tarjeta SD o MMC y soporta USB 2.0.

El precio se me hace muy curioso, si consideramos que un CD de música cuesta más.

(Vía Tecnochica