¿Qué es lo que pasa cuando dices de manera soberbia que tu disco no va a salir a la venta en físico y que solo se podrá comprar y escuchar en Tidal? Pues que los usuarios, solo por esa idea provocativa de llevar la contraria, comenzarán a compartirlo como si no hubiera un mañana en el 'mercado secundario', es decir, el mundo torrent y otros servicios de descarga no oficial.

Según reporta TorrentFreak, The Life Of Pablo, el nuevo disco de Kanye West, ya ha sido descargado más de 500.000 veces en BitTorrent. Y lleva menos de 48 horas disponible. Los propios administradores de la citada página advierten que nunca habían visto más de 10.000 personas (o seeds en el argot torrent) compartieran al mismo tiempo un álbum.

La RIAA ya está trabajando para retirar uno a uno los torrent con el disco pirateado (y, de hecho, muchos ya han sido eliminados), pero ya sabemos que cuando en Internet desaparece una copia, aparecen un poco más allá cien más. Por otro lado, el CD está disponible también en webs ilegales de descarga directa.

¿Por qué esta reacción masiva?

Por varios motivos:

  • A nadie le gusta que le obliguen a usar un servicio o que le digan lo que tiene que hacer. Kanye West ha llevado esto al extremo y eso en Internet es provocación clarísima.
  • Ligado a lo anterior, limitar el lanzamiento de un disco a una sola plataforma es un disparo en el pie. Los fans tienen mucho amor por sus artistas preferidos, pero no son tontos como para seguir instrucciones porque sí.
  • Kanye West ha sobrepasado un límite con esas salidas de tono en Twitter. Esa manera de ordenar a 'medios blancos' como Rolling Stone o Pitchfork a no reseñar 'nunca más' música 'de negros'; avisar de que no iría a los Grammys si no le garantizaban el premio a mejor disco; y, en general, todos esos tuits que ha publicado en los últimos días, no hacen más que reafirmar lo que ya comentamos: que es un egocéntrico, excéntrico y prepotente. Y, claro, llega una actuación en SNL y no se sabe sus propias letras (frente a la actuación estelar de Kendrick Lamar anoche en los Grammys). A la gente eso le crea rechazo y es casi un incentivo para que pirateen el disco.

Tal vez alguien debería explicarle a Kanye lo que es el efecto Streisand. Y, ya de paso, confiscarle el iPhone para que no vuelva a hacer de las suyas en Twitter.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)