Menos de un año después, y quizás quemando etapas ante la compra por parte de Microsoft, Nokia ha anunciado al sucesor de su gama baja, el 520. Lo ha hecho sin evento de por medio, limitándose a comunicarlo vía web. Así es como ha llegado el nuevo Nokia Lumia 525, que prácticamente es una puesta a punto, sin actualización mayor, del 520. Comparte casi todas sus especificaciones, con dos salvedades importantes: llega con el doble de RAM e incorpora Nokia Camera, la aplicación de Nokia que debutó con el Lumia 1020 y luego fue extendiéndose vía actualización a otros terminales de la marca. Sus especificaciones son las siguientes:

  • Pantalla: panel IPS de 4 pulgadas
  • Resolución WVGA 800 x 480 píxeles
  • Procesador: Snapdragon S4 dual-core a 1 GHz
  • Cámara: 5 megapíxeles
  • Memoria RAM: 1 GB
  • Almacenamiento: 8 GB + slot microSD
  • Medidas: 119,9 mm x 64 mm x 9,9 mm
  • Conectividad: Bluetooth 4.0, HSPA
  • Batería: 1430 mAh

El Nokia Lumia 525 llega con el listón alto: el Lumia 520 fue el Lumia más vendido de la historia, rey de cuota de Windows Phone 8, y mejor terminal de gama baja de 2013, con el permiso del reciente Moto G, en mi opinión único terminal del resto de grandes fabricantes que ha sido capaz de plantarle cara en su llegada y destilar esa calidad a precio ajustado, por debajo de los 200 dólares / euros aproximadamente.

Los cuatro colores en los que llega el Nokia Lumia 525 son blanco, amarillo, rojo (algo anaranjado) y negro. Como extras, los 7 GB en SkyDrive adicionales que incluye el terminal, así como todas las aplicaciones nativas de Windows Phone 8. De momento no se ha hecho oficial el precio, aunque sería una jugada muy inteligente por parte de Nokia dejarlo más asequible que el Moto G (ahora en unos 175 dólares / euros aproximadamente) para evitar que potenciales compradores prefieran seguir en Android al mismo precio. Veremos. De momento, muchas ganas de probarlo, el legado del 520 ha conseguido que un gama baja genere una expectación fuera de lo normal.