Una de las funcionalidades de Google+ que mejor impresión me causaron cuando accedí por primera vez fueron los hangouts, es decir, el servicio de videoconferencia punto-multipunto con que los usuarios de la red social de Google podían establecer una sesión con varios de sus amigos de una manera muy sencilla. En el mundo empresarial, donde suele ser habitual utilizar videoconferencias para evitar desplazamientos, las videoconferencias múltiples no son algo gratuito (Skype ofrece dicho servicio bajo cuota mensual) y suelen permitir la inclusión de participantes por vía telefónica, algo que también parece adoptar Google+. Según ha comentado Jarkko Oikarinen en su perfil en Google+, los usuarios de Google+ podrán incorporar a los hangouts, gratuitamente, a usuarios que entren por vía telefónica, eso sí, éstos deben estar, por ahora, en Estados Unidos o Canadá.

Aunque esta mejora esté restringida al ámbito de Estados Unidos y Canadá, creo que es una mejora de lo más interesante porque si los hangouts podían hacer frente a Skype, con esta nueva funcionalidad se profesionaliza mucho más el servicio y, desde el punto de vista del usuario no profesional, expande el uso de Google+ a usuarios que ni tan siquiera están conectados a la red puesto que permite unir, por vía telefónica, a usuarios que ni tan siquiera tienen que estar en el servicio y convertir el hangout en una conferencia múltiple.

Ojalá Google no tarde mucho en expandir el servicio al resto de usuarios porque, desde luego, esta nueva funcionalidad es todo un servicio de valor y, sobre todo, diferenciador con otros servicios, como Skype por ejemplo. Además, si tenemos en cuenta que existe un API disponible para los hangouts y, por tanto, éstos pueden ser integrados en páginas web, las posibilidades de interactuar con los usuarios de una web concreta se multiplican y se diversifican.

Esto me hace recordar a Michael Dell cuando comentaba que el servicio de Google+ tenía muchas posibilidades para mejorar los servicios de atención al cliente y ofrecer una atención mucho más personalizada. Si ahora le sumamos las llamadas telefónicas gratuitas, aunque por ahora estén limitadas al ámbito de Estados Unidos y Canadá, más de una empresa podría contactar con sus clientes de manera gratuita gracias a este servicio o, simplemente, poner en contacto a varios profesionales que estén dispersos geográficamente y tengan a uno de ellos de viaje en un tren o en su coche (eso sí, usando un manos libres).

Esperemos que no tarden mucho en extenderlo al resto de países porque la idea es bastante buena.