análisis

Gears 5

- Sep 11, 2019 - 17:00 (CET)

Ficha técnica

  • Desarrollador: The Coalition
  • Publisher: Microsoft
  • Género: Shooter de acción y aventura
  • Plataformas: Xbox One y PC

Más allá de ser la propuesta exclusiva más importante de la Xbox One en 2019, Gears 5 es también una carta de despedida a la actual generación de consolas por parte de Microsoft. Indudablemente, las expectativas eran altas, pero The Coalition tenía un plan para afrontarlas y ofrecer un producto que, si bien mantiene la identidad de la franquicia, se arriesga con elementos que representan una evolución para la misma. ¿Han acertado con los cambios?, ¿es este el camino que la saga necesitaba? Lo analizamos a detalle.

Gears of War, desde su concepción en 2006, se ha convertido en una de las franquicias más importantes de la plataforma Xbox; me atrevería a decir, incluso, que al mismo nivel de Halo. No obstante, cuando The Coalition recibió la responsabilidad de la marca en 2014, decidieron preservar intactas todas aquellas mecánicas que triunfaron bajo la tutela de Epic Games. Con Gears of War 4 prefirieron evitar los experimentos; únicamente replicaron la fórmula que ya había funcionado en la primera trilogía. El resultado fue una entrega discreta que pasó un tanto desapercibida.

Sin embargo, en Gears 5 ha sucedido todo lo contrario. El estudio canadiense, conformado por antiguos miembros de Black Tusk Studios y Microsoft Vancouver, apostó por poner su propio sello y diferenciarse de la obra de Cliff Bleszinski. Para fortuna de los jugadores, lo han logrado de manera casi sublime. El quinto juego por numeración —omitiendo Judgment— es, al menos en su campaña, un soplo de aire fresco que abraza diversas mecánicas completamente nuevas, como el sistema de progresión RPG y los entornos abiertos que permiten una mayor exploración.

Entrando de lleno en este apartado, la aventura comienza con un breve tutorial para enseñar a los recién llegados e introducir un par de cambios en el mando, nada significativos como para impactar en la jugabilidad. Esta última, por cierto, sigue brillando en todo su esplendor gracias al sistema de coberturas y los tiroteos. Sorpresivamente, en el primer acto tomamos el control de JD, hijo de Marcus Fenix y protagonista de la cuarta entrega. Lo más interesante es que durante los primeros capítulos son capaces de mostrar lo que no pudieron en el juego anterior: un personaje con más carisma y personalidad. Demasiado tarde.

Sin ahondar en la historia para evitar spoilers, las primeras horas de Gears 5 son frenéticas y los combates intensos contra los Locust son abundantes. Se mantiene la jugabilidad lineal y poco a poco comienzan a retomar los misterios con los que concluyó el título previo. Desafortunadamente para JD, el resto de la campaña cede el protagonismo, ahora sí totalmente, a Kait Díaz. Ese es el primer cambio notable y positivo que nos encontramos. La integrante del pelotón Delta, además de transmitir un carácter único y amigable, también tiene un objetivo que en principio es más trascendental que derrotar al enjambre: descubrir su origen y, de ser posible, el de sus antepasados.

Con Kait al frente es cuando la franquicia da el giro más importante en sus 13 años de existencia. Gears 5 se sube al tren de los mundos semi-abiertos durante el segundo y tercer acto. Dos escenarios de enormes dimensiones guardan las misiones principales y, por primera vez, una serie de objetivos secundarios que el jugador puede omitir si así lo desea. A nuestra disposición tenemos el esquife, un vehículo que aprovecha el viento para trasladarnos a lo largo y ancho del terreno. Eso sí, la protagonista no va sola, y dejaré que tú mismo descubras quiénes se suman en su travesía.

Las misiones secundarias no dejan de ser combates cortos contra los Locust y otro tipo de enemigos, pero pueden ser descartadas; basta con no visitar el lugar donde se encuentran ubicadas. No obstante, no es una decisión que recomiendo tomar. Todas tienen importantes recompensas esperando, desde armas legendarias, las cuales mejoran el funcionamiento de sus versiones originales, hasta coleccionables que aportan datos relevantes de la historia y piezas para mejorar a Jack. Sí, el famoso robot que solo abría puertas en la primera trilogía está de vuelta, pero su papel es ahora de gran relevancia.

Jack trae consigo las mecánicas RPG al mundo de Gears of War. No es un sistema tan complejo como otros títulos referentes del género, pero su árbol de habilidades es lo suficientemente completo para marcar la diferencia durante un enfrentamiento. El robot puede, por ejemplo, atacar al enjambre, lanzarles pulsos para obligarlos a salir de las coberturas, darnos un escudo de salud potenciado, convertir a un enemigo en nuestro aliado e incluso hacernos invisibles. Estos apoyos pueden marcar la diferencia entre mantenerse con vida o fracasar en la misión, ya que algunos oponentes han mejorado su inteligencia artificial para intentar flanquear al escuadrón y hacer daño desde diversos frentes.

A su vez, cada habilidad tiene mejoras que se desbloquean por medio de componentes, pequeños objetos que encontraremos escondidos en los escenarios. Por supuesto, las actividades secundarias son una fuente indispensable para incrementar las capacidades de Jack. Por su parte, las incursiones principales vuelven a hacer gala de un diseño de niveles excelente y que, acompañados de una narrativa que aguarda momentos reveladores e impactantes conforme transcurren las horas, hacen de su campaña una de las más épicas de la saga.

A lo largo de tu aventura deberás superar una amplia variedad de objetivos cuidados al más mínimo nivel de detalle, así como algunos jefes . Aunque la acción es constante, en algunas ocasiones tendrás la posibilidad de emplear el sigilo si quieres descansar de los proyectiles y ahorrar munición. Respecto al arsenal, debutan algunas armas como la Lancer moderna, cuya novedad es un lanzagranadas integrado para deshacer rivales desde la distancia. En el bando de los Locust también encontramos una ametralladora con un cargador casi interminable.

La campaña de Gears 5 cuenta, por desgracia, con ciertos desperfectos que podrían haberse evitado. La diversidad de enemigos sigue siendo limitada y apenas vi una tercia de incorporaciones, una de ellas de gran dificultad y muy entretenida de enfrentar. Además, la presencia del esquife pudo haberse aprovechado de una mejor manera, tal vez con algún combate entre vehículos o con la repentina aparición de enemigos. Estos únicamente estaban presentes en las ubicaciones de las misiones, sin embargo, el resto del escenario estaba desolado.

Pese a lo anterior, la modalidad mencionada se siente excelente en términos generales, principalmente en la libertad que tiene el jugador para elegir cómo quiere progresar en su aventura y en secuencias que te tomarán por sorpresa. En lo que se refiere a la duración de la misma, la diferencia con Gears of War 4 es abismal. Es importante señalar que todo dependerá de tu ritmo de juego y si decides realizar las misiones secundarias. Mi experiencia se extendió hasta las 18 horas, aproximadamente.

La narrativa no dejará insatisfechos a los fans, pues The Coalition ha respetado la historia detrás de los títulos anteriores y han sabido aprovechar el gigantesco Lore oficial de Gears of War, que también se ha expandido fuera de los videojuegos a través de libros y cómics. Como recomendación personal, te animo a leer Gears of War: Ascendance de Jason M. Hough, quien nos narra lo sucedido entre el cuarto y quinto título.

Después de terminar la campaña, la oferta multijugador que nos espera en Gears 5 es tan robusta como divertida. Nuevamente hay modalidades que debutan, pero vamos por partes. En primer lugar es importante tocar uno de los favoritos de los jugadores, el modo Horda, que a lo largo de los años ha evolucionado tras su inclusión en Gears of War 2. Aunque en el cuarto juego ya vimos su evolución más importante hasta la fecha, este año volvemos a tener novedades que cambian su dinámica.

Ahora es esencial jugar en equipo, pues cada integrante debe elegir un personaje —9 disponibles— que dispone, particularmente, de una especialización en el campo de batalla: ingeniero, ofensivo, apoyo, reconocimiento, entre otras. Además, cuentan con cartas de habilidades únicas, las cuales se van desbloqueando conforme subes de nivel. En resumen, cada personaje tiene un rol muy distinto al resto, por ello su elección es importante. Si no existe coordinación entre los miembros del grupo, incluso en el menú de selección de personajes y sus respectivas habilidades, entonces será muy complicado llegar a la oleada 50 en las dificultades más elevadas. Horda me hizo recordar, hasta cierto punto, el papel tan diferente que juegan los héroes en Overwatch.

Escape es el gran añadido de Gears 5. Se trata de un modo en el que tres jugadores tienen como objetivo escapar de una instalación enemiga. Sin embargo, existen más obstáculos que facilidades, ya que la munición es escasa en todo momento y no solo compites contra el enjambre, también contra el reloj. No es posible permanecer en un mismo lugar durante un periodo prolongado, de lo contrario surgirá un gas que pondrá fin a tu vida.

Este modo pone a prueba nuestra velocidad para derrotar oponentes, la capacidad para plantear estrategias y cuidar hasta el último proyectil del cargador. Es tan entretenido como Horda, no obstante, ofrece un elemento diferenciador y único: un editor de mapas con múltiples opciones de personalización. Es decir, tras probar los escenarios que nos brinda The Coalition, podemos crear nuestras propias aventuras en la modalidad. Las horas interminables de diversión están garantizadas. Hace algunas semanas, los desarrolladores del estudio liderado por Rod Fergusson confirmaron su intención de expandir el editor hacia el Versus, del cual hablaré a continuación.

El enfrentamiento PvP sigue siendo la mejor opción para los fans veteranos de la franquicia. Aunque no hay innovación en la jugabilidad del modo Versus, porque francamente no se necesita, sí se nota un mejor balance de armas respecto al título anterior. Han agregado una amplia variedad de animaciones de ejecuciones finales y festejos, así como skins para personajes, armas y estandartes. Pero lo que más resalta es la ausencia de las loot boxes para conseguir todos esos ítems adicionales. En su lugar, The Coalition prefirió incorporar un sistema se progresión por temporadas muy similar al de Battlefield V.

Cada temporada ofrece una serie de rangos que, al alcanzarse, darán acceso a todo tipo de recompensas visuales y multiplicadores de experiencia. Una vez concluida la etapa, no será posible conseguir esos elementos, al menos que decidas pasar por la tienda oficial del multijugador pagando con dinero real. De acuerdo a lo prometido por Microsoft, las temporadas traerán conseguido nuevos mapas, personajes, modos de juegos y recompensas, todos totalmente gratuitos. De lanzamiento, Gears 5 tiene 12 mapas en total, 7 de ellos enfocados al Versus y el resto para Escape.

Finalmente, la oferta multijugador se complementa con Arcade, un modo totalmente centrado en brindar una experiencia agradable a los recién llegados a la franquicia. Tenemos que aceptarlo, la dinámica competitiva y jugable de Gears of War nunca ha sido para todos; requiere paciencia y muchas horas de práctica debido a su complejidad. Pese a lo anterior, The Coalition busca ofrecer, por primera vez, una modalidad PvP más accesible y sencilla para los novatos. De hecho, el arma principal de Arcade es la Lancer, no la escopeta Gnasher tan distintiva del Versus. Los jugadores pueden hacerse de arsenal adicional al derrotar rivales. Sin duda, esta propuesta está dedicada a la gran cantidad de personas que están probando Gears 5 a través de Game Pass y su variante Ultimate. Lo último que quiere Microsoft es que huyan frustrados.

No podía cerrar la reseña sin hablar del espectacular apartado técnico. Los tres primeros juegos de la saga siempre fueron un referente audiovisual en la generación pasada, y Gears 5 sigue su estela llevando la Xbox One al límite. La atención al detalle en cada rincón de Sera es tan sobresaliente como variado. En la campaña podrás apreciar paisajes abiertos imponentes y climas extremos que apuestan por una paleta de colores más viva, así como texturas, partículas e iluminación de gran calidad. El modelado de edificios, vehículos, armas y personajes tampoco se queda atrás. En el multijugador verás un ligero bajón, pero sin prescindir de las 60 imágenes por segundo heredadas de la campaña.

Su banda sonora original, aunque discreta, aparece oportunamente en los momentos más destacados, pero queda a deber si la comparamos con las entregas previas. Eso sí, los efectos sonoros y el doblaje al español está muy bien logrado. En Latinoamérica regresan la mayoría de voces mexicanas, salvo la de Augustus Cole. Han mantenido el humor y sarcasmo, adaptado a nuestra región, que siempre es agradable escuchar. En general, el título está cuidado de forma excepcional en la parte técnica y artística.

Conclusión

9.5
10

Gears 5 no es solo el mejor juego que verá la luz en la Xbox One en 2019. Ante nosotros tenemos el trabajo más destacado que ha realizado Xbox Game Studios en los últimos años. Probablemente se trate del título más sobresaliente durante todo el ciclo de vida de la susodicha consola; es un tema que puede debatirse. Su oferta de contenido es abismal, comenzando con una campaña sumamente entretenida que evoluciona hacia un rumbo más que bienvenido y muy bien ejecutado.

Respecto al multijugador, los meses de entretenimiento están asegurados para veteranos y novatos por igual. El catálogo de modalidades no dejará indiferente a nadie, recalcando que las temporadas agregarán nuevos contenidos de manera constante y gratuita. Todo lo anterior es complementado por un apartado audiovisual impactante en su versión de consolas.

Más allá del cambio de nombre para hacerlo suyo, The Coalition ha logrado plasmar su propia identidad sin sacrificar la identidad de la saga. Sin duda, el futuro de Gears luce muy prometedor.


Pros

  • Los entornos abiertos son todo un acierto y una evolución para la saga.
  • Las misiones secundarias son un excelente añadido.
  • La campaña no pierde el ritmo frenético pese a su larga duración.
  • La narrativa atrapa tu interés rápidamente.
  • La oferta multijugador es muy grande y con meses de diversión garantizados.
  • Arcade es una propuesta bien planteada para los novatos.
  • Las temporadas ofrecerán contenidos gratuitos.
  • El apartado técnico y artístico es sobresaliente, de lo mejor en la actual generación.

Contras

  • El esquife se pudo aprovechar de mejor manera en la campaña.
  • Los nuevos enemigos son escasos.
  • La banda sonora queda a deber.