De acuerdo a una investigación del Centro para Contrarrestar el Odio Digital (CCDH, por sus siglas en inglés) que recoge The New York Times, el discurso de odio creció en Twitter desde que Elon Musk asumió el mando. Curiosamente, el susodicho había mencionado que este tipo de publicaciones disminuyeron bajo su gestión. Eso sí, no presentó ninguna prueba contundente que lo respaldara más allá de un simple gráfico.

A finales de octubre, ya había surgido evidencia de que el discurso de odio se ha incrementado en Twitter en semanas recientes. El magnate había anticipado que, bajo su dirección, la red social llevaría la bandera de la libertad de expresión. Bueno, lo que él entiende como «libertad de expresión». Evidentemente, muchos usuarios están aprovechando que la moderación ahora hace caso omiso a comentarios que en el pasado eran sancionados la gran mayoría de las veces.

Según el reporte de la mencionada asociación, antes de que Elon Musk gestionara Twitter se registraba un promedio diario de 1.282 tweets racistas contra los negros. No obstante, esa cifra se incrementó hasta 3.876 tras la llegada de Musk.

Un dato curioso, y que contrasta totalmente con lo informado por Elon Musk, es que durante la semana en que informó la supuesta caída del discurso de odio el promedio diario de tweets racistas se elevó hasta 4.650.

Ojo, por el momento solo estamos hablando de publicaciones clasificadas como racismo. El discurso de odio engloba muchos otros tipos de comentarios reprobables.

Por ejemplo, los tweets diarios contra la comunidad gay subió de 2.506 a 3.964, mientras que los insultos hacia las personas transgénero pasaron de 1.282 a 3.876. Para finalizar, los tweets antisemitas crecieron un 61% desde que Musk se convirtió en CEO de Twitter.

«Elon Musk envió la Batiseñal a todo tipo de racistas, misóginos y homófobos de que Twitter estaba abierto para sus comentarios», comentó Imran Ahmed, director del CCDH. Evidentemente, estas personas no perdieron el tiempo al sentirse con la total «libertad» de difundir sus desagradables mensajes a través de Twitter.

A Elon Musk le salió el tiro por la culata

Twitter, Elon musk

Elon Musk, quizá, no previó que su visión sobre Twitter le pasaría factura rápidamente. En cuanto tomó el liderazgo de la compañía y el discurso de odio se incrementó, una buena cantidad de anunciantes abandonaron la plataforma. Algunos de ellos sin dar explicación alguna, mientras que otros expresaron su preocupación por el futuro de Twitter en lo que se refiere a la moderación de contenido.

Gracias al propio Elon Musk supimos que el anunciante más importante de Twitter, Apple, detuvo sus campañas publicitarias en la red social por los mismos motivos. El magnate, de hecho, inició una cruzada contra la compañía de Cupertino. Involucró temas adicionales como la comisión del 30% de la App Store, y un falso rumor sobre la posibilidad de que Twitter fuese eliminada de la tienda. Aparentemente se resolvió con una reunión con Tim Cook, CEO de Apple.

La partida de los anunciantes, desde luego, es un duro golpe para los ingresos de Twitter. Recordemos que la publicidad es su principal fuente de recaudación, y las polémicas decisiones de Elon Musk no están favoreciendo este negocio en ningún sentido.

Al final, parece que el propio Elon Musk se ha dado cuenta que su «libertad de expresión» está perjudicando Twitter sobremanera. Al menos en el ámbito económico… Hace algunas horas mandó suspender la cuenta de Kanye West por incitar a la violencia. Antes de desparecer, eso sí, compartió una imagen de Musk sin camisa; seguramente como un intento de burla.

El asunto aquí es que muchos otros perfiles, con muchísima menos exposición que el rapero, están violando la política de Twitter desde hace días. Sin embargo, no son sancionados.

Participa en la conversación

4 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. Lo divertido es ver a racistas que creen que su discurso tiene una razón de ser más allá de su simplismo y su ignorancia.

  2. Es divertido ver cómo sufren en woketextual por qué ya se puede decir que el pasto es verde y que la biología no miente.