A pesar de todas las novedades de Windows 11, Microsoft ha descubierto que ciertas funciones de virtualización de contenido pueden impactar negativamente en el rendimiento de juegos. Por esto, ha dejado instrucciones a todos los jugadores para que mejoren el desempeño de los mismos en sus ordenadores. Eso sí, según advierten, esto es bajo tu propio riesgo.

¿Cuál es la razón detrás de la advertencia de Microsoft a los jugadores? Pues, aparentemente, para mejorar el rendimiento de los juegos en tu PC hay que desactivar ciertas funciones de seguridad. Así, aunque verás una evidente mejora mientras disfrutas tus títulos, podrías quedar expuesto a amenazas varias que pululan en internet.

Es por esto que, tras una sesión de juegos, Microsoft te insta a reactivar esta función en tu PC. De esta forma, puedes aprovechar las ventajas del aumento de rendimiento, sin poner en peligro la vida útil de tu ordenador.

Si quieres llevar a cabo el proceso, aquí te comentamos cómo hacerlo paso a paso.

Así puedes sacar más potencia a tu ordenador con Windows 11

Windows 11

"Los jugadores que quieran priorizar el rendimiento tienen la opción de desactivar estas funciones al jugar, y encenderlas nuevamente cuanto terminen". De esta manera presenta Microsoft estas configuraciones con las que podrás sacar más ventaja de la configuración de tu PC.

Para hacerlo, nos enseña a modificar la Integridad de Memoria y la Plataforma de Máquina Virtual de Windows 11. Ambas funciones deberán ser modificadas antes de poder disfrutar de los juegos en toda su potencia —acorde a tu hardware, claro—.

  1. Para desactivar la Integridad de Memoria, ve al menú Inicio y escribe Aislamiento del Núcleo en la barra de búsquedas.
  2. Se abrirá la aplicación de Seguridad de Windows. Dentro, verás la función Integridad de memoria.
  3. Desactiva esta función. Ten en cuenta que, si quieres mantener tu ordenador bien protegido, es necesario reactivarla después de jugar.

Listo. El primer paso ha sido completado. Ahora, solo queda desactivar la Plataforma de Máquina Virtual en Windows 11.

  1. En la barra de búsquedas, escribe Activar o desactivar las características de Windows. Abre la opción pertinente.
  2. Desplázate por la ventanilla y busca Plataforma de máquina virtual. Desmarca la casilla para desactivarla.
  3. Toca en Aceptar para guardar los cambios. Para que terminen de aplicarse, es recomendable reinicies tu ordenador.

Ahora puedes ir a jugar todos los títulos que quieras. Según Microsoft, esto debería ofrecer una ligera mejora de rendimiento en Windows 11. Recuerda que, para mantener la seguridad de tu ordenador intacta, es recomendable reactivar todas las opciones apagadas en esta guía.

Deja un comentario

Deja tu comentario