Actualización - 4/10/2022 - 21:40 (CET): Twitter confirmó que Elon Musk envió una carta expresando su intención de reanudar la compra de la compañía bajo las condiciones originales. La red social pretende que la adquisición se concrete, de modo que todo estaría encaminado para que se restituya el acuerdo firmado en abril.

"Recibimos la carta de las partes de Musk que han presentado ante la SEC. La intención de la compañía es cerrar la transacción a $54.20 por acción", indicó en un tuit de su cuenta destinada a las relaciones con inversionistas.

Al momento de esta actualización, Elon Musk continúa sin expresarse públicamente con respecto a esta situación. Tampoco lo han hecho Bret Taylor, presidente de la junta directiva de Twitter, ni Parag Agrawal, CEO de la red social. De hecho, el director ejecutivo de la compañía no tuitea desde el 4 de agosto.

Actualización - 4/10/2022 - 21:58 (CET): La carta enviada por Elon Musk a Twitter ya ha sido remitida a la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense (SEC), y se encuentra disponible en la web. En la misma, los abogados del magnate manifiestan su intención de concretar la transacción bajo los términos establecidos en abril; siempre y cuando la Corte Federal de Delaware "suspenda inmediatamente" los procedimientos relacionados con la demanda en su contra y el juicio entre las partes.


Publicación original - 4/10/2022 - 18:21 (CET):

De acuerdo a la información de Bloomberg, Elon Musk ha cambiado de opinión y ahora está dispuesto a seguir adelante con la compra de Twitter. El también CEO de Tesla, de hecho, propone finalizar el proceso respetando las condiciones originales del contrato. Eso incluye, desde luego, pagar los $54,20 dólares por acción que él mismo y su equipo de representantes propusieron antes de armar un circo en torno a la situación.

Los detalles de la cuestión son escasos hasta el momento. Según menciona el citado medio, el magnate presentó la oferta a través de una carta enviada a Twitter; en la misma, le informó a la red social sobre su intención de dar un nuevo giro a la novela y completar la transacción valuada en 44.000 millones de dólares.

Minutos antes de divulgarse la noticia, se detuvo brevemente la cotización de las acciones de Twitter, pero luego se reanudó. En ese ínterin, el precio subió hasta un 18% y la cotización se detuvo por segunda vez.

Al momento de escribir este artículo, ni la red social ni Elon Musk han realizado declaraciones al respecto. De todos modos, CNBC publica que ha confirmado la noticia de forma independiente, y que la oficialización del acuerdo podría anunciarse el viernes, como fecha más temprana.

Las especulaciones en torno al cambio de postura de Elon Musk no tardaron en aparecer en redes sociales. Analistas creen que el empresario habría decidido seguir adelante con la compra tras considerar que el resultado del juicio con Twitter, programado para comenzar en pocas semanas, podría no serle favorable.

Sentimiento que se habría magnificado en los últimos días tras hacerse públicos los intercambios de mensajes de texto entre el propio Musk, Jack Dorsey, inversores, banqueros y directivos de otras compañías. Muchas de las comunicaciones evidenciaron cómo distintos actores del ámbito empresarial y financiero "inflaron" el ego del magnate para que procediera con la adquisición; en varios casos, con la intención de ser partícipes del manejo de la red social.

Elon Musk habría cambiado (otra vez) de parecer

Elon Musk / Tesla / Ucrania / Rusia

Si finalmente se oficializa la noticia y Elon Musk concreta la compra de Twitter, será la (aparente) conclusión de una novela con un sinfín de capítulos. No olvidemos que la historia comenzó a principios de abril, cuando el empresario compró el 9,2% de la red social y se convirtió en su principal accionista. La intención de la compañía era sumarlo a su junta directiva, pero, viendo cómo ello limitaría sus posibilidades a futuro de tomar control sobre la compañía, propuso comprarla a cambio de 54,20 dólares por acción.

La adquisición se oficializó el 25 de abril, pero la efusión por el pacto duró poco. Los embates de Elon Musk por la supuesta presencia de una mayor cantidad de cuentas falsas o de spam a las informadas oficialmente, fueron la primera señal de alarma. Pero la situación verdaderamente se fue por el barranco cuando anunció que el acuerdo sería "pausado"; lo que derivó en una demanda de Twitter, y la respectiva contrademanda del magnate.

Desde entonces, Twitter quedó bajo fuego por las acusaciones de su exjefe de seguridad, quien apareció en el momento justo para darle una nueva coartada a Musk en su intento de salirse de la operación. Aunque la situación tampoco ha sido demasiado benévola para el propio empresario, cuya conducta, como dijimos, quedó bajo escrutinio tras la publicación de sus chats con otros ejecutivos y empresarios influyentes.

Habrá que ver qué sucede con el juicio que debe comenzar el próximo 17 de octubre en la Corte Federal de Delaware. Se supone, por supuesto, que si la compra se concreta todo el proceso se anulará. Pero quedamos a la espera de novedades oficiales.

Deja un comentario

Deja tu comentario