Por mis manos han pasado muchos móviles plegables. Y, siempre que sucede, acabo con las misma conclusión: no existe ningún otro como el Oppo Find N. Los he visto más potentes, más bonitos y con mejor cámara, pero ningún móvil con pantalla flexible ha conseguido que recupere la sensación que tuve tras probar el móvil de la firma asiática: la de sostener un verdadero móvil plegable, cuya función es ofrecer un diseño compacto y cómodo y, a su vez, una pantalla de grandes dimensiones. El único modelo que me ha hecho recuperar esa sensación ha sido el Vivo X Fold.

Este smartphone, anunciado en abril de este 2022, es similar al Samsung Galaxy Z Fold 4. Tiene un diseño de "tipo libro" donde el panel interior flexible, de 8 pulgadas, se dobla e incluye, además, una pantalla exterior de 6,43 pulgadas. El objetivo es poder disfrutar de un panel de similares dimensiones a las de una tablet, pero en un diseño parecido al de un smartphone.

A priori, podría resultar un modelo más en un cada vez más amplio catálogo de móviles plegables. No obstante, yo lo considero una muy digna alternativa al plegable insignia de Samsung. Al menos, eso sí, si este Vivo se vendiese en España. El modelo, pese a que en Hipertextual hemos podido estar a solas con él para probarlo de primera mano, solo se comercializa en el mercado asiático.

El Vivo X Fold, de hecho, puede que sea incluso el ejemplo que debe seguir Samsung para refinar un plegable que durante años ha sido el rey en su categoría, pero al que todavía le queda mucho por evolucionar.

La pantalla exterior del Vivo X Fold

El Samsung Galaxy Z Fold 4, recordemos, cuenta con dos pantallas. La interior, de 7,6 pulgadas, y la exterior, que mide 6,2 pulgadas. Este panel es, sin duda, fantástico desde un punto de vista técnico. Cuenta, además, con ciertas especificaciones que mejoran la experiencia de uso, como una tasa de refresco de 120 Hz. Sin embargo, tiene un inconveniente: su relación de aspecto.

El panel exterior tiene una proporción de 23,1:9, mucho más estrecha y alargada que la de los smartphones convencionales. Si bien permite reproducir el contenido de forma nítida y sin ningún problema, al uso resulta algo incómodo. Escribir, por ejemplo, no es nada práctico. Y sostenerlo para navegar por la interfaz, tampoco.

El Vivo X Fold, en cambio, tiene un formato mucho más adecuado, de 21:9, y esto hace que la experiencia al usar esta pantalla sea considerablemente mejor. Porque, seamos sinceros, por mucho que la pantalla interior flexible sea la protagonista, la exterior es la que vamos a utilizar en la mayoría de ocasiones. Ya sea para responder un mensaje, comprobar la navegación en Google Maps, ojear Instagram... tener acceso a este panel es mucho más práctico, sobre todo, cuando estamos en movimiento.

Un detalle que me ha sorprendido es que el móvil de Vivo no es mucho más grande ni pesado que el Samsung Galaxy Fold 4. Ni siquiera la relación de la pantalla perjudica al panel interior, aunque este, eso sí, tiene algo más de marcos que en el plegable de Samsung. Es, en mi opinión, un sacrificio que merece la pena teniendo en cuenta lo cómodo y práctico que resultan esos 21:9 comparado con los 23.1:9 del Fold 4.

Disimular la arruga en la pantalla flexible

Otro de los inconvenientes que vemos en el Samsung Galazy Z Fold 4 y que Vivo soluciona de una manera muy práctica es la arruga en la pantalla. Los paneles flexibles, en concreto, crean una especie de arruga en el centro a causa de la bisagra, pues esta, por diferentes motivos, no termina de estirar el panel por completo.

Vivo, en su X Fold, no oculta completamente esta arruga, pero sí la minimiza considerablemente. Hasta un punto en el que a simple vista no molesta y al tacto tampoco se aprecia. Solo en algunas situaciones concretas, como poniendo el terminal en una posición específica y haciendo que la pantalla reproduzca un color blanco, se llega a apreciar esa ligera marca en la pantalla. No obstante, no llega al nivel de perfección del Oppo Find N, pese a que utilizan un mecanismo similar.

El Vivo X Fold, además, es —aparentemente— más resistente que el Samsung Galazy Z Fold 4. La compañía asegura que puede aguantar hasta 300.000 pliegues; 100.000 más que el móvil de Samsung.

El Vivo X Fold tampoco escatima en prestaciones

Vivo X Fold

Vivo, si bien prioriza la pantalla plegable, no deja de lado otras prestaciones. Como, por ejemplo, las relacionadas con el apartado fotográfico. De hecho, el Vivo X Fold cuenta, exactamente, con la misma configuración de cámara que el Vivo X80 Pro. También está firmada por Zeiss. Respecto al SoC, el X Fold cuenta con un Snapdragon 8 Gen 1, así como con una configuración que parte de los 12 GB de RAM y 256 GB de memoria interna.

Lamentablemente, reiteramos, el Vivo X Fold no se va a comercializar más allá del mercado asiático. Si lo hiciera, no obstante, sería, sin duda, la mejor alternativa al plegable insignia de Samsung.

Deja un comentario

Deja tu comentario