Los fabricantes asiáticos quieren demostrar que hay hueco para ellos en la gama premium, y que no todo es Samsung, Apple y la también china Xiaomi. Honor lo intenta con su Magic 4 Pro; Oppo, con su Find X5 Pro y Vivo, quien llegó a España en 2020 y continúa expandiéndose por el mercado europeo, con intención de llegar a 11 países más este 2022, lo hace con el nuevo Vivo X80 Pro

El buque insignia de Vivo no es muy diferente al resto de smartphones. Al menos, en lo que a configuración respecta. Es un terminal equipado con el SoC Snapdragon 8 Gen 1, el modelo de la americana Qualcomm para los móviles de gama alta que se comercializan durante la primera mitad de 2022. También incluye una pantalla de 6,7 pulgadas con resolución QHD+ y una tasa de refresco de 120 Hz. De nuevo, mismas especificaciones que el resto de smartphones. Tiene, eso sí, un punto diferencial frente al resto: su cámara

Aquí no es necesario fijarnos en la configuración, porque eso no es lo especial de la cámara del Vivo X80 Pro. Debemos fijarnos, en cambio, en la tecnología que incluye gracias a una interesante colaboración. Vivo, en concreto, ha apostado por asociarse con Zeiss, fabricante de ópticas, con el objetivo de brindar una mayor experiencia a la hora de capturar fotografías. Lo hace, en este caso, con diferentes modos y funciones heredados de las cámaras más populares de la compañía alemana e incluyendo, además, algún que otro retoque en el procesado. 

Además de la cámara, el Vivo X80 Pro también tiene otras prestaciones interesantes y algo diferentes al resto de su competencia. Entre ellas, un lector de huellas dactilares en pantalla más avanzado, una interfaz propia, una carga inalámbrica rápida. Sin olvidarnos del resto de especificaciones díganse un gama alta. El conjunto de estas características no nos hace dudar: estamos ante uno de los móviles más completos del mercado. Pero, ¿realmente es tan completo como para hacer frente a los mejores móviles de gama premium?

La pantalla del Vivo X80 Pro destaca por algo más que su calidad 

Foto: Rubén Chicharro.

Uno de los aspectos que más me ha llamado la atención del vivo X80 Pro —además de, por supuesto, su cámara—, es su pantalla. Y no únicamente por su calidad, sino por la tecnología que integra debajo de la misma. La tecnología, en concreto, del lector de huellas en pantalla. 

El Vivo X80 Pro cuenta con un panel AMOLED de 6,78 pulgadas. Tiene, además, una resolución de 1440 x 3200 píxeles, que aporta la densidad suficiente para poder ver el contenido con total claridad. La calibración de los colores, por otro lado, es muy acertada: los blancos son muy puros y los tonos más intensos tienen una saturación correcta. A esto, debemos sumarle el excelente brillo en cualquier situación, incluso a plena luz del día. Y, por supuesto, la tasa de actualización de pantalla de 120 Hz, ya estandarizada en los smartphones de gama alta y que permite mejorar considerablemente la experiencia de navegación. En este caso, además, con existe posibilidad de ajustarla para que funcione siempre a esa velocidad, el sistema la adapte de forma automática o bien, simplemente se ejecute a 60 Hz.

Ahora bien, ¿cómo se comporta este lector de huellas ultrasónico? El escáner, según la compañía, permite un desbloqueo mediante huella dactilar en 0,2 segundos y tiene un área de reconocimiento mucho más amplia que otros modelos. Es decir, no es necesario posar el dedo específicamente en el indicador que aparece en la pantalla. Esto hace que desbloquear el dispositivo no solo sea mucho más cómodo, sino que también sea mucho más rápido. En mi experiencia, no he probado un escáner de pantalla que funcione tan bien. Es apoyar ligeramente el dedo en la pantalla, y el terminal ya se desbloquea.

De hecho, hasta el registro de la huella es extremadamente sencillo. No es necesario levantar el dedo en repetidas ocasiones, tampoco registrar la huella desde diferentes ángulos. Tan solo debemos mantener el pulgar —o cualquier otro dedo— durante unos segundos en la pantalla, y listo. Vivo, además, ha incluido algunas opciones para mejorar la seguridad y privacidad a la hora de utilizar el escáner de huellas dactilares. Es posible, por ejemplo, utilizar dos huellas dactilares al mismo tiempo para acceder a diferentes aplicaciones; un poco absurdo teniendo en cuenta que el reconocimiento con una huella dactilar ya es lo suficientemente seguro, pero es una forma interesante de mostrar las cualidades des de este escáner.

Rendimiento y autonomía

Foto: Rubén Chicharro.

Vivo no ha querido escatimar en rendimiento, y ha apostado por el SoC por excelencia para la gama alta, al menos, de esta primera mitad de 2022. El Vivo x80 Pro cuenta con un procesador Snapdragon 8 Gen. 1, un chip que está acompañado, en este caso, con 12 GB de RAM y 256 GB de memoria interna. Es decir, una configuración más que suficiente para poder realizar cualquier tipo de tareas. En la práctica, el rendimiento del X80 Pro es excelente. Apena hay lag en los juegos y es posible navegar por cualquier aplicación sin ningún problema.

Hay dos áreas que también ayudan a conseguir este excelente rendimiento. Una de ellas es la pantalla, y más concretamente su frecuencia de actualización. Los 120 Hz permiten que las animaciones sean más fluidas y mejora, por tanto, la experiencia de uso. La otra, es software, a excepción de algún que otro bug menor, la capa de personalización de Vivo funciona muy bien; es completa, pero sin apps ni ajustes innecesarios, y tiene un diseño muy minimalista, con muchos elementos que recuerdan a Android puro y algún que otro añadido visual de Vivo que combina muy bien con el resto de la interfaz heredada del sistema operativo de Google.

¿Qué hay de la autonomía? El Vivo X80 Pro cuenta con una batería de 4.700 mAh, una capacidad más que suficiente para utilizar el smartphone durante toda la jornada, incluso, con un uso intensivo. La duración incrementa considerablemente, eso sí, cuando activamos algunos ajustes que permiten optimizar más la batería. Entre ellos, el modo oscuro o la tasa de refresco a 60 Hz. No obstante, en general, no he tenido problemas para llegar al final del día.

El Vivo X80 Pro, por otro lado, puede cargarse a una potencia de 80W, que permite suministrar el 100 % de la batería en unos 40 minutos. También es posible cargarlo de manera inalámbrica, ya sea a través de un cargador convencional , o mediante el cargador inalámbrico de la compañía, que admite una potencia de 50W y que cuenta, además, con un diseño vertical.

Cámaras: asociarse con Zeiss es lo mejor que le ha podido pasar al Vivo X80 Pro

Vivo X80 Pro cámara
Foto: Rubén Chicharro.

Vamos a centrarnos en el que es, sin duda, el apartado más importante del Vivo X80 Pro: su cámara. A nivel técnico, el Vivo X80 Pro cuenta con un sensor primario de 50 megapíxeles con apertura f/1,6. Le acompaña una segunda cámara ultra gran angular de 48 megapíxeles de resolución, así como un tercer sensor teleobjetivo de 12 megapíxeles. El fabricante también ha apostado por una cámara periscopio de 8 megapíxeles que permite toar fotografías en un zoom de hasta 5 aumentos. Lo importante, sin embargo, está en la marca con quien la compañía china ha colaborado.

Vivo, en concreto, se ha aliado con Zeiss para dotar a la cámara del terminal de algunas funciones diferenciales. También para mejorar considerablemente los resultados fotográficos a través de mejoras en el procesado con una tecnología llamada ZEISS Natural Color, que corrige la exposición y los colores para que estos luzcan más naturales y que, además, es posible activarla o desactivarla a través de la aplicación de cámara.

En general, la cámara principal del X80 Pro hace un genial trabajo. Los resultados son excelentes cuando hay buena iluminación, consiguiendo capturar un detalle más que correcto y unos colores muy acordes a la realidad. Todo ello, además, con una exposición muy bien controlada y con un detalle que convence. El resto de sensores, como el ultra gran angular o el teleobjetivo, mantienen esos buenos colores y esa correcta exposición, aunque pierden un poco de detalle, sobre todo en escenas menos iluminadas.

¿Qué aporta Zeiss?

Estos buenos resultados, por otro lado, se complementan con diferentes modos y funciones diseñadas junto a Vivo y Zeiss, y que están enfocados, principalmente, al efecto bokeh en fotografías y vídeo. Uno de ellos es el Video Bokeh Cinemático, que permite grabar vídeo en una relación de aspecto de 2.39:1, similar a la que se utiliza para grabar películas y que añade, además, la posibilidad de desenfocar el fondo de forma automática.

Si bien se consiguen resultados muy interesantes en la mayoría de ocasiones, el desenfoque tiende a fallar en aquellas situaciones donde hay más de una persona en diferentes posiciones o, incluso, cuando hay poca iluminación. Y hablando del efecto bokeh; también es posible tomar fotografías con este modo de desenfoque. Incluyendo, además, la posibilidad de ajustar el nivel o de añadir diferentes efectos para conseguir capturas más profesionales.

Vivo también le ha dado mucha importancia a la estabilización en vídeo. Lo ha hecho, además, con un modo llamado 'Estabilización con línea del horizonte', que prácticamente funciona como un gimbal y que, por tanto, permite mantener la toma completamente estabilizada. Para ello, eso sí, debemos capturar vídeos con la lente teleobjetivo, —con un zoom 2x es suficiente— que es la que incluye este sistema. Los resultados, no obstante, son bastante sorprendentes. Por mucho que gires el dispositivo; por mucho que lo muevas, el sistema lo mantiene completamente estabilizado.

Ahora bien, pese a que Vivo ha demostrado que su cámara es una de las más completas y versátiles del mercado, y también de las que mejores resultados obtiene, hay un área en el que, en mi opinión, deberían mejorar considerablemente; su app de cámara. Si bien es muy completa e incluye una gran cantidad de modos, la interfaz es un tanto complicada de utilizar. Algunas de las funciones más interesantes están escondidas o los botones para acceder a ellas son demasiado pequeños. Además, el diseño en general está bastante por detrás de otros fabricantes.

Lo que no debes pasar por alto del Vivo X80 Pro

  • Su diseño: el aspecto del Vivo X80 Pro es un tanto diferente al resto de smartphones de gama premium. Pero, al mismo tiempo, es muy parecido. Te explico. La compañía ha seguido una estrategia muy similar a otros fabricantes: hacer que el módulo fotográfico destaque. El terminal, en concreto, cuenta con una trasera en cristal, con un acabado mate que llega a dar la sensación de estar aterciopelado y que me recuerda muchísimo al Xiaomi 12 Pro. Si bien es ideal, pues las huellas no se quedan marcadas, y al tacto sienta muy bien, es un tanto resbaladizo. Lo que más resalta, sin embargo, es el módulo fotográfico. Este sobresale ligeramente del borde, y ocupa gran parte de la zona superior. Deja ver, además, un círculo con tres de los sensores, y una cuarta cámar —la periscopio— un poco más abajo. Todo ello, por supuesto, luciendo el logotipo de ZEISS.
  • Sus funciones extra: además del lector de huelas, el Vivo X80 Pro cuenta con algunos extras que permiten mejorar la experiencia de uso considerablemente. Una de ellas es la posibilidad de utilizar el smartphone como un mando a distancia gracias a su sensor de infrarrojos. También cuenta con audio estéreo, con un altavoz principal ubicado en la parte inferior, junto al puerto USB-C, y otro ubicado en el frontal. El sonido es excelente, a la altura de cualquier otro gama alta.
  • Sus complementos: Vivo, por el momento, no ve necesario prescindir del cargador en la caja. Tampoco, al parecer, de los auriculares. El terminal incluye ambos accesorios en un packaging que, sin duda, es muy diferente al resto de smartphones de gama alta.

¿Merece la pena el buque insignia de Vivo?

Foto: Rubén Chicharro.

El smartphone de Vivo está disponible por 1.199 euros, un precio muy similar al que podemos encontrar en el Samsung Galaxy S22 Ultra (1.260 euros), el iPhone 13 Pro Max (1.259 euros) o el Oppo Find X5 Pro (1.299 euros) modelos que, de hecho, compiten entre sí. Pero, ¿es el Vivo X80 Pro una alternativa a todos ellos?

Vivo ha hecho un excelente trabajo con su X80 Pro, y se nota en cada uno de sus apartados. La pantalla es excelente, a la altura de cualquier otro smartphone y añadiendo, además, esos ajustes y opciones extra que la hacen todavía más completa. Su rendimiento, si bien no destaca frente al resto de su competencia —básicamente, porque incluye prácticamente la misma configuración— hace un muy buen trabajo. La interfaz de Vivo, además, está muy bien optimizada y es bastante completa en cuanto a ajustes, pero sin estar saturada, algo que se agradece. Su batería, por otro lado, es más que decente, y es un punto muy a favor que el cargador de carga rápida se incluya en la caja.

Hablemos de las características diferenciales. Una de ellas es el lector de huellas dactilares. Si bien no es un punto decisivo para adquirir este terminal, sí es una prestación que merece la pena tener en cuenta, pues hace que la experiencia de uso sea todavía mayor, sobre todo, por lo rápido que detecta la huella dactilar y por su área de reconocimiento. Es, sin duda, una mis características preferidas de este smartphone.

Vivo X80 Pro
Foto: Rubén Chicharro.

La otra característica diferencial, por supuesto, es su cámara. Reitero: es una de las cámaras más completas, tanto a nivel de configuración, como de funciones. Los modos que Zeiss incluye son perfectos para aquellos entusiastas de la fotografía. También para aquellas personas que no tienen muchos conocimientos, pero quieren obtener buenos resultados a la hora de capturar vídeo o imágenes. Si bien la app de cámara es poco intuitiva, los modos son automáticos, por lo que el usuario solo tiene que encontrarlos, pulsar en ellos y esperar a que la cámara haga el resto. Además, los resultados fotográficos están a la altura de las mencionadas funciones. Tal vez no llegan a superar, por ejemplo, al iPhone 13 Pro Max en algunas situaciones —sobre todo cuando hay buena iluminación—, pero no dejan indiferente a nadie.

El Vivo X80 Pro, por lo tanto, puede resultar una estupenda alternativa a a los diferentes terminales de su competencia. Sobre todo, para quienes busan un móvil que destaque principalmente en el apartado fotográfico. No debes olvidar, eso sí, que el resto de modelos cuentan con otras características destacables. El Galaxy S22 Ultra, por ejemplo, además de contar también con una excelente cámara, tiene una increíble pantalla y funciones adicionales, como el S Pen. El iPhone 13 Pro Max, por otro lado, tiene iOS y una triple pero increíble cámara principal que destaca por su sencillez y sus excelentes resultados. Pero, de nuevo, ningún modelo ofrece una cámara tan versátil como la de este X80 Pro.