La publicación de las últimas recomendaciones nutricionales de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) está dando mucho que hablar. Muchas personas se han lanzado a criticarlas, dándoles connotaciones políticas, por el simple hecho de que dicha agencia depende del Ministerio de Consumo. Sin embargo, lo cierto es que todo lo expuesto se basa en los estudios científicos más recientes sobre nutrición. Aun así, algunas de las críticas vienen incluso de científicos, como la doctora Conchita Vidales, una médica especializada en nutrición que aseguró en una entrevista en Telecinco que el ministerio debería “dedicarse a lo suyo” y dejar que opinen los profesionales “que saben de lo que hablan”.

Tras este claro posicionamiento en contra de las nuevas recomendaciones nutricionales, hace varias afirmaciones, como que las lentejas deberían tomarse siempre con arroz, que no pasa nada porque este no sea integral y que las proteínas de origen animal se absorben mejor.

Sus declaraciones han generado un gran revuelo en redes sociales, dividiéndolas, como ya viene siendo habitual, en dos equipos. Por un lado, las personas, generalmente sin formación científica, que se muestran descontentas con el trabajo del Gobierno. Y, por otro, multitud de nutricionistas y otros científicos que aseguran que las declaraciones de Vidales van en consonancia con las recomendaciones nutricionales de hace décadas. Veamos entonces cuál es la realidad científica detrás de lo que cuenta.

Lentejas con arroz, el mito de las recomendaciones nutricionales

La primera recomendación de Vidales se basa en algo que dijo anteriormente en el mismo programa de televisión. Sostiene que las lentejas deben tomarse con arroz, porque este no contiene todos los aminoácidos necesarios.

Para desglosar esto, primero debemos entender qué son los aminoácidos. Estos son cada uno de los bloques de los que están compuestos las proteínas. Cuando se ingieren proteínas, sean de origen animal o vegetal, estas se descomponen en esos ladrillitos, que pasarán a usarse para construir nuevas proteínas. Por lo tanto, sí que es importante tener los 20 tipos diferentes de aminoácidos que existen, ya que así podremos construir cualquier proteína con ellos.

¿Tiene entonces sentido lo que dice la médico nutricionista? Lo cierto es que no. Y es que a lo largo de una jornada no nos habríamos comido solo esas lentejas. Tomamos varias comidas al día y el compendio de todas ellas tendrá fácilmente todos los aminoácidos. Cuando hablamos de que una comida tiene que ser completa, no se hace referencia a que tenga todos los aminoácidos, sino a que contenga un aporte adecuado de los diferentes tipos de nutrientes. En este punto, las recomendaciones nutricionales suelen basarse en el plato de Harvard, según el cual una ración debe incluir la mitad de frutas y verduras, una cuarta parte de granos integrales y una cuarta parte de proteínas. Todo ello, además, acompañado de suficientes grasas saludables. 

Unsplash

¿Por qué son mejores los granos integrales?

Las recomendaciones nutricionales que se acaban de publicar recuerdan lo que ya sabemos: los cereales, que sean preferiblemente integrales.

Vidales, en cambio, señala que acompañando a las lentejas no sería necesario, ya que estas ya aportan suficiente fibra. Pero la recomendación de tomar los cereales integrales no se basa solo en la fibra. Lógicamente, necesitamos una cantidad adecuada de esta. Pero el simple hecho de tomar cereales que no sean integrales conlleva también perjuicios.

Para entenderlo debemos saber cuáles son las diferencias. En los granos integrales, se mantienen los componentes de la semilla completa. Es decir, contienen las tres capas, conocidas como germen, endospermo y salvado. Sin embargo, los integrales refinados solo tienen el endospermo. La fibra, las vitaminas, los minerales y los lípidos están en el resto de capas, pues el endospermo es prácticamente puro almidón. Esta es una macromolécula que se descompone en muchas subunidades de glucosa y aquí empieza el problema.

Cuando los niveles de glucosa aumentan en sangre, se debe liberar la hormona insulina para que las células puedan usarla para obtener energía. Sin embargo, si esos niveles son demasiado altos, pasan dos cosas. Por un lado, que la glucosa que se acumula se acaba almacenando como grasa. Por otro, que cada vez se necesite más insulina. Esos picos de insulina pueden dar lugar a diabetes, por lo que no es ningún juego.

Quizás la fibra de las lentejas podría ayudar a asimilar en parte ese exceso de glucosa del arroz. Sin embargo, no sería suficiente, y además supuestamente estábamos tomando arroz para completar las lentejas, no al revés.

Las recomendaciones nutricionales sobre proteína vegetal y animal 

Finalmente, Vidales critica que las recomendaciones nutricionales del gobierno den más importancia a la proteína vegetal que a la animal. Según ella, esta última la asimila mucho mejor nuestro organismo. 

Pero no se trata de lo que se asimile mejor o peor, sino de lo que es más sano para el organismo. Y aquí los estudios publicados en los últimos años, con un buen diseño metodológico, coinciden en que sustituir parte de la proteína animal por proteína vegetal aumenta la esperanza de vida. En ninguno se señala una mala asimilación de estas proteínas, que además son mucho más beneficiosas para la salud.

Precisamente por eso, en las recomendaciones nutricionales de la AESAN se da prioridad a la proteína vegetal. Aunque, por supuesto, no se prohíbe la animal. 

Unsplash

Los batidos detox no tienen evidencia científica

Conchita Vidales, además de colaborar en programas de televisión, tiene un curriculum bastante extenso. Es la jefa de nutrición de la clínica López Ibor, de Madrid. Además, divulga sobre nutrición en diferentes formatos y pertenece, entre otras, a la Sociedad Española de Dietética y Nutrición y a la Sociedad Española de Medicina Estética. 

También pertenece a la Sociedad Española de Mesoterapia. Esta es una técnica de medicina tradicional, considerada abiertamente como pseudoterapia e incluso desaconsejada por la Organización del Consumidor (OCU)

Por otro lado, es la directora médica de Drink6, una compañía dedicada a la venta de zumos detox, dirigidos, como su propio nombre indica, a eliminar las toxinas del cuerpo. 

Cabe destacar que se define como toxina a una sustancia venenosa producida por células vivas de animales, plantas, bacterias u otros organismos biológicos. Por lo tanto, nuestro cuerpo no tiene toxinas que eliminar, porque en ese caso estaríamos envenenados y necesitaríamos mucho más que un zumo. Además, si se diese ese caso, contamos con órganos como el hígado y los riñones, cuyo papel es precisamente detoxoficar.

Por ese motivo, el consumo de zumos o batidos detoxificantes no goza de buena fama dentro de la comunicación científica. Básicamente, porque no hay evidencias científicas que lo sostengan.

Sí las hay para las últimas recomendaciones nutricionales de la AESAN. La gran mayoría de nutricionistas están totalmente a favor de lo que se expone, ya que no solo busca el beneficio para nuestro organismo. También para el planeta. Llegados a este punto, es algo más que necesario. 

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario