En la película La chica salvaje, de la directora Olivia Newman, la soledad y el desarraigo se muestran a través del paisaje. Los lugares de belleza estremecedora que rodean a Kya (Daisy Edgar-Jones) podrían ser tanto un reflejo de sus emociones como un símbolo de soledad. También, de la sensación de profunda desolación que refleja la naturaleza convertida en único refugio y hogar. La película puede verse en ya en los cines.

Se trata de una curiosa combinación que la directora convierte en una idea elaborada y bien planteada sobre el bien y el mal como hechos salvajes. En especial, para narrar el misterio de un personaje femenino que se sostiene únicamente sobre su fortaleza y convicciones. La Kya de Edgar-Jones es una superviviente. Pero también una alegoría de la libertad interior que se hace cada vez más compleja a medida que la historia muestra sus puntos más duros.

No hay nada sencillo en esta figura de aspecto frágil, que emerge de un aislamiento emocional y físico a fuerza de voluntad. Newman lo sabe y crea una concepción sobre todos los secretos de Kya como parte de un universo mayor. Acusada de asesinato, rota su distancia del mundo que la rodea, deberá comenzar un camino angustioso hacia sus peores recuerdos. Al mismo tiempo, encontrar un factor de equilibrio para comprender que el valor que la anima proviene de sus convicciones. 

YouTube video

Alejada de cualquier estereotipo, y tan complicada como para resultar una rareza argumental, en el personaje de La chica salvaje confluyen varias ideas a la vez. Desde la exploración de la fortaleza como una condición ajena a la capacidad física hasta la profundidad de sentimientos enigmáticos. El film es una mirada sobre un tipo de figura que rara vez llega a las pantallas de cine.

La chica salvaje: grandes mujeres desde una mirada sutil 

No es casual que detrás de este relato cinematográfico honesto y elocuente se encuentre el trabajo de Reese Whiterspoon. Durante la última década, la actriz dedicó gran esfuerzo a lograr que controvertidas y novedosas miradas sobre la mujer llegaran a la gran pantalla y la televisión.

Gracias a su productora Hello Sunshine, la intérprete consiguió un control creativo inédito que le permitió abrir puertas a proyectos de mucho poder argumental. Toda una novedad, especialmente cuando una de las quejas más frecuentes acerca de la industria hollywoodense es la forma en que las mujeres son retratadas. 

La meca del cine perpetuó a lo largo de décadas una imagen femenina restringida a un ideal de belleza y juventud muy definido. Además, a un segundo plano que relegó a las mujeres cinematográficas a un espacio casi insustancial.

Una prueba evidente es la reciente polémica alrededor de la película Buena Suerte, Leo Grande, protagonizada por Emma Thompson. El film mostró el desnudo frontal de la actriz y abrió un singular debate acerca del cuerpo de una mujer adulta en el cine. "Hay pocos lugares para personajes femeninos realistas", comentó Thompson durante la promoción del largometraje.

Una nueva voz para una nueva generación de mujeres

El trabajo de Reese Whiterspoon parece ser la respuesta a la búsqueda de nuevos lenguajes para las mujeres en la ficción. Convertida en una voz poderosa e influyente, creó las condiciones para un cambio cada vez más notorio.

La chica salvaje es parte de su ambicioso plan para mostrar a la mujer en el cine a partir de dimensiones distintas a los cánones tradicionales. En concreto, narraciones que implican una introspección cuidadosa a través del universo emocional femenino. Para la actriz y productora, los argumentos basados en relatos sobre temas como la maternidad, el género y la identidad son imprescindibles.

La chica salvaje

Una labor que incluye, además, a nuevos talentos literarios y cinematográficos con los que colabora por todos los medios a su alcance. La novela La chica salvaje, de Delia Owens, se convirtió en un éxito gracias al club de lectura que patrocina la actriz. Su llegada al cine fue una decisión que contó con el apoyo de Whiterspoon en cada punto de su producción. Desde la búsqueda de talento y escenarios, hasta la invitación a la cantante Taylor Swift para escribir e interpretar el tema principal. La adaptación del libro se convirtió en un proyecto mayor para la productora. 

Poder femenino detrás y delante de la pantalla 

Hace un año, Whiterspoon se convirtió en una de las actrices más acaudaladas del mundo al vender a su productora Hello Sunshine por 900 millones de dólares. Pero, a pesar de eso, la intérprete continúa trabajando en una serie de proyectos con un fuerte acento en la mujer. La compañía, además, es parte de la historia de Hollywood, dando espacio a un tipo de enfoque cinematográfico por completo nuevo.

La interesante historia de Hello Sunshine como plataforma para producciones de envergadura con puntos de vista novedosos comenzó en el año 2000. Por entonces, la actriz ya daba sus primeros pasos como creadora audiovisual con la compañía Type A Films.

Se trató de un primer intento para financiar largometrajes orientados a promocionar el talento femenino. No obstante, tuvo una repercusión moderada, aunque logró brindar un lugar a guionistas femeninas en algunos proyectos de envergadura.

Una lenta evolución hacia horizontes más ambiciosos

La chica salvaje

En 2012, Witherspoon se asoció con Bruna Papandrea para constituir Pacific Standard, que se convertiría en subsidiaria de Hello Sunshine. Fue entonces cuando el trabajo de la actriz comenzó a rendir frutos evidentes. Desde su creación, el objetivo de la empresa de medios fue brindar un espacio ideal para historias de mujeres contadas por mujeres.

La misma actriz admitió que su primera idea sobre el proyecto se debió “a su pasión por los libros”. Para Whiterspoon, muchas de las grandes historias escritas por autoras jamás llegan a la pantalla grande. En su mayoría, deben atravesar obstáculos insalvables, ya sean financieros o debidos a la falta de apoyo de estudios y distribuidoras. 

De modo que Hello Sunshine sería algo más que solo un vehículo para la promoción del talento. También, una forma de originar las condiciones para que escritoras, guionistas, directoras y todo tipo de talento detrás de cámara pudieran acceder al mundo del cine. Una fórmula que despertó el escepticismo en la industria hollywoodense, a menudo refractaria a proyectos semejantes. “Luché contra muchas puertas cerradas. Nadie las abrió para mí”, apuntó la actriz. 

Trabajo y voluntad para un cambio mayor 

Pero, a pesar de las dudas, desde el inicio, los esfuerzos tuvieron una extraordinaria recepción. La actriz llevó a la pantalla grande proyectos como Gone Girl de David Fincher y Wild de Jean-Marc Vallée. Tanto uno como el otro fueron adaptaciones de novelas exitosas escritas por mujeres. Lo que demostró que la búsqueda y la exploración del talento desde la óptica de Whiterspoon tenía mucho que dar de sí. 

De hecho Wild, que también protagonizó, le valió una nominación al Oscar como mejor actriz. Finalmente, una vez que Pacific Standard se convirtió oficialmente en Hello Sunshine, produjo Big Little Lies de HBO. La serie, basada en el libro de Liane Moriarty, se convirtió en un triunfo instantáneo y una de las series más importantes de 2017

A continuación, la compañía llevó adelante The Morning Show y Truth Be Told para Apple TV+ en 2019. También, logró adaptar la novela de Celeste Ng, Little Fires Everywhere, en una serie limitada que se estrenó en 2020. 

En el cine, La chica salvaje es el primero de dos estrenos en menos de un lustro, todo un logro para los planes de Whiterspoon. El calendario de Hello Sushine también incluye la versión cinematográfica del libro Your Place or Mine?, de Julie Highmore. En esta ocasión, la directora será Aline Brosh McKenna y, aunque el proyecto no tiene fecha de estreno, ya ha causado expectación. 

La chica salvaje que quería alcanzar las estrellas 

La chica salvaje culmina con una redención dolorosa. Pero, a la vez, tan sensible que sorprende por su forma sutil en el argumento, que muestra la conclusión a una historia dura. 

Como otras tantas películas bajo la producción de Reese Whiterspoon, la fortaleza de Kya se muestra como el punto más alto de un recorrido discreto y emocional. Quizás, el elemento más elocuente de una producción destinada a dialogar de manera por completo distinta sobre el mundo emocional e intelectual de las mujeres. El mayor legado que Whiterspoon puede celebrar a futuro. 

Deja un comentario

Deja tu comentario