T-Mobile, el operador estadounidense, ha anunciado un acuerdo con SpaceX para llevar Starlink, el servicio de internet satelital de la compañía, a los clientes de la operadora. La idea, según describieron tanto Mike Sievert (CEO de T-Mobile) como Elon Musk es ofrecer conexión en esas regiones del país en las que no existe cobertura debido a la inexistencia de antenas terrestres que presten servicio.

Inicialmente, el servicio ofrecerá un ancho de banda de entre 2 y 4 Mbps. El objetivo es que, inicialmente, los clientes puedan enviar SMS, MMS e incluso utilizar algunas aplicaciones de mensajería. El único requisito será tener una visión limpia del cielo para poder establecer conexión con la red de satélites de Starlink.

La compañía asegura que, una vez completado el desarrollo, el servicio estará disponible en todo Estados Unidos, Hawai, partes de Alaska, Puerto Rico y aguas territoriales. En principio, no tendrá coste adicional para aquellos que tengan contratado alguno de los planes más populares de la empresa.

Este sistema se basará en los satélites Starlink V2, los cuales serán lanzados a lo largo del próximo año y serán capaces de transmitir señales directamente a los teléfonos móviles –sin necesidad de accesorios o tener que adquirir un nuevo teléfono–. Es decir: prestarán servicio desde el espacio utilizando las mismas frecuencias y tecnologías que se usan en las redes celulares convencionales, facilitando así su adopción por parte de los consumidores. Las pruebas con los clientes de T-Mobile, según han anunciado ambas partes, empezarán a finales del próximo año en ciertas regiones estadounidenses.

Tesla Model S Plaid

Los planes de SpaceX, no obstante, no se detienen en su acuerdo con T-Mobile. Elon Musk ha confirmado en Twitter que, una vez los satélites V2 de Starlink estén operativos, también podrán prestar servicio a los coches de Tesla, los cuales utilizan en estos momentos las redes de los operadores nacionales para funciones como el estado del tráfico en directo, los mapas, el streaming de servicios multimedia o incluso las actualizaciones de software.

El magnate no ha dado detalles sobre cuándo y cómo funcionaría la futura conexión de los coches de Tesla a los satélites de Starlink, pero el hecho de que esta opción no solo esté sobre la mesa, sino que se esté persiguiendo, es sin duda interesante. 

Inicialmente, lo lógico sería que la conectividad de los Tesla a Starlink coexistiera junto a la conexión a redes 4G. Sobre todo, por rendimiento. Una red 4G es capaz de entregar un ancho de banda mucho más alto que los 2-4 Mbps que prometen los nuevos satélites de Starlink por el momento. No obstante, en las situaciones en las que la red 4G sea inexistente, contar con el servicio de SpaceX puede ser de gran ayuda.

El potencial del internet satelital

Tanto el acuerdo de SpaceX con T-Mobile como la posible conexión de los Tesla son dos muestras de los múltiples usos que tiene un servicio de internet satelital como Starlink. Se espera que, en un futuro no demasiado lejano, Starlink también provea de conexión a internet en los aviones. De hecho, la FCC –el organismo regulador estadounidense en materia de telecomunicaciones– dió luz verde a la empresa de Elon Musk en este sentido este mismo verano.

Estos nuevos usos se suman a todos esos clientes que han contratado el servicio de Starlink para el hogar, el cual requiere la instalación de una antena parabólica, el pago de una cuota mensual y entrega velocidades equiparables a la fibra óptica o el 5G.

Deja un comentario

Deja tu comentario