Lightyear no parece haber llegado hasta el infinito y más allá en términos de taquilla (perdón, teníamos que hacer la broma). La nueva propuesta de la franquicia Toy Story que nos cuenta las vivencias en tono realista del astronauta de juguete más famoso del mundo apenas recaudó 85 millones de dólares en su fin de semana de debut, bastante por debajo de lo que se esperaba.

Actualmente, lleva 167, pero parece haber quedado muy lejos de éxitos de este 2022 como Top Gun: Maverick(1.020), Jurassic World: Dominion(760) Doctor Strange 2 (950 millones) o The Batman (770); las dos primeras en exhibición todavía bajo el sello de Paramount —la gran rival ahora mismo en las salas de Disney— y, por lo tanto, compitiendo con Lightyear, una película que costó 200 millones. No es una inversión menor.

Lightyear ha sufrido un varapalo que otros estrenos mundiales no han tenido que enfrentar: la película cuenta con una escena en la que dos personajes del mismo sexo se besan, lo que ha desencadenado una reacción de ciertos sectores del público pero, sobre todo, ha ocasionado la prohibición del estreno de la película en un total de 14 países: Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Egipto, Indonesia, Malasia o el Líbano entre ellos. China, cuyos censores pidieron retirar la escena pero Disney no accedió, también es posible que no la deje salir a salas, según avanzó Reuters.

Sin embargo, a excepción de China, el resto de países que la han censurado tienen una escasa aportación a la taquilla mundial, y los datos de Lightyear son malos desde su estreno en Estados Unidos, donde se esperaba recaudar 70 millones de dólares y se quedó en 50, casi un 30% menos.

Su patinazo, no del todo grave pero sí significativo, llama la atención sobre todo porque tras el éxito de Spider-man: No Way Home el año pasado y comienzos de este y las recientemente citadas los cines parecían estar volviendo a cierta normalidad. Al menos, en lo que respecta a taquillazos.

Pero hay otro condicionante con Lightyear, y es que es la primera película de Pixar que se estrena en cines desde Onward y tras el paso de SoulLuca y Red, directos a Disney Plus¿Ha podido ponerse la zacandilla sola Disney?

Quizá Disney se ha pasado de potenciar su plataforma: Lightyear podría ser la primera prueba

Aunque casos como Doctor Strange o Eternals también llegaron rápido a la plataforma tras pasos por el cine que se pueden considerar buenos en cuanto a recaudación, Lightyear era el primer intento de Disney 100% familiar e infantil por hacerlo. 

Pensemos una cosa: ¿cuánto cuesta ir al cine una familia entera con varias hijos? ¿A cuántos padres se les habrá pasado por la cabeza o habrán aprendido en estos meses que, en cuestión de cinco o seis semanas, las películas de Disney que van al cine suelen estar en Disney Plus?

Ahí es donde quizá toda la potenciación de la plataforma, ya convertida en el mayor rival directo de Netflix, ha podido pasarle factura. Disney ha sobrevivido a una pandemia enormemente dura para una compañía dedicada al entretenimiento en cines y parques de atracciones. Sus ingresos cayeron un 41% en 2020 y, el streaming, fue un balón de oxígeno que ha hecho que su CEO Bob Chapek renueve por tres años más a pesar de que su junta directiva no estuviera al 100% de acuerdo en algunos de las decisiones de estreno de la compañía, que nadie sabe hasta qué punto [han sido rentables al pasarlo directamente o muy rápido al streaming.](https://hipertextual.com/2021/07/viuda-negra-taquilla-disney-plus) Hay otro detonando: mientras la taquilla se recupera pero no llega a los niveles pre-pandemia, las visitas a los parques de atracciones sí que lo han hecho. Parece, por lo tanto, que se ha asimilado el cine al streaming en muchas películas, pero que la gente sí que está dispuesta a salir y pagar por experiencias que no puede encontrar en otras partes, como los parques de atracciones.

Pero dejando a un lado estas casuísticas: ¿ha podido fallar también Lightyear por ser una mala película?

Lightyear no parece estar a la altura: ¿Pixar muestra cierto agotamiento?

El uso de la nostalgia en el cine parece evidente —solo hay que mirar las actuales cintas más taquilleras—, y Lightyear juega la misma baza.

Pero, como decimos, muchos esperaban que el spin-off de Toy Story, continuara con el éxito financiero de la icónica franquicia, pero la película ha sido una indudable decepción en la taquilla. 

Lightyear representa una cambio radical de la fórmula probada de Toy Story. No hay juguetes, nada más empezar se explica que la película era en realidad una de las favoritas del anterior personaje de la franquicia y propietario de los juguetes, Andy Davis, y que sirvió de inspiración para el juguete Buzz, con voz de Tim Allen, que aparece en las cuatro películas originales. La narrativa de Lightyear, por el contrario, gira en torno a una trama compleja, viendo a un nuevo Buzz con voz de Chris Evans atrapado en una colonia remota.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Desde su creación, Buzz Lightyear ha sido uno de los personajes más icónicos y duraderos de Pixar. Dada esta reputación, es comprensible que el estudio tuviera grandes esperanzas en una película centrada en su historia, alejada de los demás protagonistas de Toy Story. Sin embargo, el hecho de alejar a Buzz de su entorno familiar, además de actualizar y sustituir aspectos clave del personaje, parece haber desanimado a los espectadores potenciales. Esto, unido a los cambios en la narrativa y a la ausencia de otros personajes clásicos, parece haber contribuido a la caída de Lightyear.

Históricamente, las películas de Toy Story han estado entre los estrenos más lucrativos de Pixar desde el punto de vista comercial. Las cuatro películas anteriores recaudaron más de 3.000 millones de dólares en todo el mundo con un presupuesto de unos 720 millones, lo que convierte a la serie en la cuarta franquicia de animación más taquillera de todos los tiempos. Lo que más llama la atención es que, hasta ahora, cada película ha sido capaz de mejorar los resultados de taquilla de la anterior. Esto ha culminado con la impresionante recaudación de Toy Story 4, de 1.073 millones de dólares, que marca el hito financiero de la saga hasta la fecha.

Cómo puede afectar al futuro

Aunque aún es pronto, parece increíblemente improbable que Lightyear repita este éxito. Tras el fin de semana de estreno, la película ha recaudado unos míseros 51 millones de dólares en la taquilla estadounidense, combinados con 34,6 millones de dólares en el extranjero para una recaudación total de sólo 85,6 millones de dólares. En cambio, Toy Story 3 recaudó más de 110 millones de dólares en su fin de semana de estreno solo en Estados Unidos, lo que pone de manifiesto la disparidad entre Lightyear y otros proyectos de la franquicia. Junto con el presupuesto de 200 millones de dólares de la película, los decepcionantes resultados de Lightyear son potencialmente muy preocupantes para Pixar.

Los decepcionantes resultados de Lightyear podrían tener impacto en los futuros estrenos de Pixar. Una consecuencia clara podría ser la forma en que aborden los futuros spin-offs que vengan. 

Sin embargo, el fracaso de Lightyear podría provocar la continuación de una preocupante tendencia reciente de Disney, que consiste en destinar los estrenos de Pixar directamente a Disney Plus, en lugar de proyectarlos en los cines. 

En cuanto a las futuras películas de Pixar, es difícil saber qué pasará con ellas. Si Disney considera que la decepcionante taquilla de Lightyear es un problema de Pixar, entonces es probable que reduzca sus costes de marketing y distribución. Veremos.