Doctor Strange en el Multiverso de la Locura, la segunda entrega de las andanzas de Steven Strange, se ha convertido en el undécimo estreno de la historia que mejor ha funcionado en taquilla, con una recaudación de 185 millones de dólares durante el fin de semana en Estados Unidos y más de 530 millones acumulados ya globalmente.

Por establecer una comparación cercana, esta cifra casi iguala lo conseguido en sus estrenos por todas las películas de Marvel estrenadas en 2021, esto es: Black WidowShang-Chi y la leyenda de los diez anillos y Eternals, las cuales recaudaron unos 227 millones de dólares.

Es cierto que la comparación entre los estrenos de esas películas, en parámetros de incidencia y miedo a acudir a las salas por el COVID-19, juega a favor de la cinta del hechicero supremo, pero también demuestra que, a la hora de jugarse balas, Marvel y Disney tienen cada vez datos más claros: las secuelas funcionan mejor que presentar personajes.

Déjame seguir tu secuela: los casos de Dr. Strange y Spider-Man

Marvel Studios

No es la primera vez que en Hipertextual hablamos sobre cómo el cine se está, de un modo un otro, ‘secuencializando’. Disney ha venido experimentando con este hilo conductor desde hace años, pero en el último lustro, con la consolidación del Universo Cinematográfico de Marvel —la mayor saga de secuelas jamás contada— y su apuesta renovada por hacer remakes en live-action de sus clásicos, lo confirman.

De un modo u otro, parece una especie de suma positiva entre público y estudios como Disney, poseedores de un enjambre de derechos que deriva al final en una especie de acervo cultural global. A los espectadores les gusta ver personajes e historias con los que ya tienen conexión y que confían en ellos como una apuesta segura para entretenerse, y los estudios también tienen más certeza de que puede funcionar en cines, especialmente en un momento donde la duda sobre cualquier título —y más en el caso de Diseny— siempre puede llevarlo a Disney Plus o la plataforma de streaming asociada.

Como comentábamos, los llamados remakes en live-action de Disney se han convertido en una parte más de su máquina de hacer dinero habitual, desde que se inició con en 2010 con Alicia en el País de las Maravillas hasta Mulán o Cruella.

Pero lo que Doctor Strange 2 también ha demostrado es que los hilos argumentales entre estudios pueden funcionar de forma mucho más conexa sin miedo a la barrera por los derechos que había antes. El caso paradigmático es el de Disney y Sony, que controla los derechos cinematográficos de la franquicia de Spider-Man, rompió con la tradición e incluyó a Doctor Strange (un personaje controlado por Disney) como personaje principal en su película la última película del trepamuros, donde el multiverso ya asomaba la pata de todas las maneras.

La doble secuela que supone Doctor Strange 2

La colaboración entre varios estudios se hizo más evidente con la incorporación de Spider-Man a las películas de Los Vengadores, pero en esas películas Spider-Man formaba parte de un gran conjunto de personajes Marvel. La colaboración a la inversa, con Strange en una película de Sony, sí que es diferencial.

Porque, a diferencia de las películas de los Vengadores, el tema del multiverso combina los universos cinematográficos de Sony y Disney Marvel de una manera ya indisoluble.

En Doctor Strange 2, se hace referencia directa a los acontecimientos de No Way Home y Spider-Man. Por lo tanto, Doctor Strange 2 es, en efecto, una secuela de la primera película de Doctor Strange en 2016, así como una secuela de No Way Home, a pesar de que las películas son producidas por estudios totalmente separados.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Y todo lo que puede venir por delante

Aviso de spoilers a partir de esta línea.

Además, la secuela de Doctor Strange también se las arregla para (alerta de spoiler) entrelazar personajes de Los VengadoresX-Men y Los Cuatro Fantásticos (dos títulos de los que Disney se hizo con los derechos a través de su adquisición de 21st Century Fox en 2019), Capitán Carter (la versión del universo alternativo del Capitán América vista en What If…?), y una nueva Capitana Marvel a través de Maria Rambeau, la mejor amiga de la versión de Brie Larson en la película de la Capitana Marvel.

En definitiva, mucha tela que cortar. Pero las oportunidades para seguir entrelazando la ligazón entre plataformas, formatos y estudios y los argumentos vinculados ofrecen a Disney un sinfín de oportunidades para lanzar películas y series que sigan aumentando su taquilla y su número de sucriptores.