Doctor Strange en el Multiverso de la Locura se ha convertido en fuente de polémica durante el fin de semana. Más allá de las críticas y alabanzas que recibió por su tono oscuro, guion y su final, hay un punto caliente en medio del debate. ¿De nuevo comete Marvel el error de tomar uno de sus personajes y convertirlo en un estereotipo flojo? Wanda Maximoff, una figura poderosa que Sam Raimi llevó a la categoría de criatura imparable y cruel, es uno de los elementos de controversia en el film. En especial, porque el personaje de La Bruja Escarlata se alejó por completo de su historia más reciente. ¿Traiciona Marvel al personaje?

En el film de Raimi, Wanda Maximoff atraviesa una involución intelectual y emocional. O eso ha sido la crítica insistente de críticos y un considerable número de fans. Desde el estreno de la película, se señaló que Marvel volvía a utilizar el tropo de “mujer herida incapaz de gestionar sus emociones”. ¿Se trata de un recurso sencillo para mostrar la amplitud del poder de un personaje cada vez más relevante? En realidad, la Wanda Maximoff en manos de Raimi no es un monstruo, sino una criatura trágica. Y lo ha sido desde que su versión en el cómic recorrió un duro camino hacia la redención.

No se trata de una reflexión sencilla. Después de todo, durante la última década la Wanda Maximoff interpretada por Elizabeth Olsen tuvo un arco complicado y bien construido. El personaje enfrentó a Ultron en Avengers: era de Ultrón (2015) de Joss Whedon. Después, detuvo a la Orden Negra de Thanos en Avengers: Infinity War (2018) de los hermanos Russo y también destruyó a la gema de la mente. Por último, se enfrentó al mismísimo Thanos cara a cara en Avengers: Endgame (2019), también de los hermanos Russo.

Para la fase cuatro del Universo Cinematográfico de Marvel, el estudio dio al personaje una especial participación. Protagonizó WandaVision, una serie de origen y la primera de los programas del estudio en la plataforma Disney+. Y ahora, un lugar destacado en la primera película que explora el multiverso, un concepto tradicional en la editorial.

En Doctor Strange en el Multiverso de la Locura, Wanda Maximoff se muestra en todo su potencial. Pero en lugar de profundizar en lo narrado en el programa televisivo, la historia lleva a Wanda a otro espacio de poder. Y uno relacionado con la oscuridad y la pérdida de control de sus sentimientos. La salvedad contradice lo planteado en la serie y en su capítulo final. En él, Wanda libera al pueblo del Westview del Hex que le mantenía cautivo y admite aprendió de sus errores.

Wanda, la oscuridad y la admisión de la culpa 

Uno de los argumentos en contra de la versión de Wanda, convertida en un personaje de una crueldad alarmante, es lo planteado en WandaVision. En realidad, la serie y la escena poscréditos de su último capítulo dejaban claro un punto. Wanda había aprendido sobre sus poderes, se redimió y liberó a Westview. Pero también estaba en busca de algo más. En una imagen reveladora, podía verse a La Bruja Escarlata en su forma astral aprendiendo del Darkhold. También que el libro de los condenados le tentaba con la posibilidad de la existencia de sus hijos. La insinuación, por sí misma, dejaba claro que lo más probable era que cualquier intento de utilizar la magia sería en esa dirección. 

Marvel Studios

Y es justo lo que ha ocurrido en la película de Raimi. El Darkhold, capaz de corromper no una, sino a dos versiones de Doctor Strange, brindó a Wanda poder. También una obsesión. El guion repite una y otra vez lo evidente: los hijos de Wanda son fruto de la magia y no existen en la realidad física del universo que habita.

Pero el libro también mostró a Wanda que en una de las infinitas realidades del multiverso sus hijos son reales. Y de hecho, el argumento también maneja la idea con propiedad. La variante de Wanda que es madre no tiene relación alguna con un propósito heroico. Tampoco muestra al padre de los niños, lo que permite suponer que quizás no se trata de Vision. Lo que sí está claro es que entre tantas versiones de la realidad, en una de ellas el personaje vive la realidad irrealizada que la Wanda convertida en Bruja Escarlata soñó para sí misma. 

El Stephen Strange de la dimensión habitada por los Illuminati creyó que solo a través de la magia oscura podría derrotar a Thanos. Y de hecho, el Hechicero se enfrentó por segunda vez al Darkhold en otra dimensión y perdió. De modo que la posibilidad de que pudiera confundir, utilizar y al final, convertir en una criatura temible a Wanda está entre las posibilidades. Mucho más, utilizando la posibilidad de ser madre. De hecho, el hilo narrativo une al personaje en pantalla con su versión en los cómics en más de una forma. 

Wanda Maximoff en todo su poder 

En los cómics, La bruja Escarlata tiene poderes muy distintos –y mucho mayores– de los que se habían mostraron en en el cine y series de la franquicia. En los films era hasta ahora capaz de provocar alucinaciones y concentrar su poder de manera efectiva para destruir. Pero en los cómics sus capacidades están más relacionados con su habilidad para manipular el tiempo y la realidad. 

El Universo Cinematográfico de Marvel no ha sido muy explícito al explicar su origen. Hasta ahora, solo hubo un puñado de frases en la que narró su tragedia en Sokovia. Eso después de mostrarla junto a Quicksilver en la escena poscréditos de la película Capitán América y el Soldado del Invierno. En WandaVision, la narración se amplía y, de hecho, podemos ver la trágica pérdida de sus padres. Pero en realidad, la Wanda originaría es mucho más que una víctima. 

Disney Plus

Hija del villano mutante Magneto, Wanda Maximoff nació en el mundo del cómic en 1964 cuando apareció por primera vez en X-Men # 4, bajo la autoría de Stan Lee y Jack Kirby. Por entonces era una supervillana y miembro fundador de La Hermandad de Mutantes, una organización semiclandestina de supremacistas del célebre gen X. En su debut, sus poderes aún no estaban del todo definidos. Solo estaba claro que Wanda podía alterar las reglas de la física y que esas capacidades tenían una inmediata relación con su genética. 

Pero en la década de 1970, el guionista Steve Englehart cambió la historia de Wanda. El escritor decidió que los poderes del personaje se relacionarían con la magia. Un elemento que comenzaba a tener una especial relevancia en el Universo Marvel. Bajo la tutela de la poderosa y antigua bruja Agatha Harkness, Wanda Maximoff que la magia le podía brindar la oportunidad de ser mucho más poderosa. Pero con el poder, llegó también, la ruptura mental del personaje. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

El verdadero y controvertido poder de La Bruja Escarlata 

En el mundo del cómic, Wanda Maximoff atraviesa una serie de crisis mentales. La salvedad deja claro que, además de ser uno de Los Vengadores más poderosos, también es uno de los más inestables. La primera gran tragedia de Wanda en el cómic, llevada al streaming en la forma parcial en la serie WandaVision, fue la pérdida de sus hijos. Ocurrió cuando, después de disfrutar de una corta etapa como esposa y madre feliz, Vision fue secuestrado, desmembrado y por último, perdió todos sus recuerdos, lo que destruyó por completo su relación con Wanda. 

Por si semejante tragedia no fuera suficiente, La Bruja Escarlata también descubrió que sus hijos gemelos no eran reales. En la historia en papel, habían sido creados gracias a fragmentos del alma del demonio Mephisto. Para la mente de Wanda, la combinación de ambas cosas fue excesiva. Se unió a su padre Magneto en su lucha supremacista y por algún tiempo fue una temible villana que asoló el mundo de Marvel. Poco después, obtuvo la redención — una de las varias que ha tenido en su recorrido como heroína — después de que Agatha Harkness borrara su recuerdo como madre.

En la década de los 90, los cómics relataron como Wanda Maximoff aprendió acerca de la magia del Caos y la forma de controlar el tiempo. Más adelante, en Avengers: Disassembled (2000) de Brian Michael Bendis y David Finch, Wanda descubrió que había perdido los recuerdos de su vida como madre. En medio de una crisis de cólera, alteró la realidad con solo desearlo. El personaje llegó entonces al cenit de su poder y aunque, por último, fue vencida — y de nuevo obtuvo la redención —, la idea estaba clara. La inestabilidad mental de Wanda signaba el uso de sus poderes. Lo mismo que ha terminado por ocurrir en el film de Sam Raimi. 

¿Qué ocurrirá con Wanda Maximoff en el futuro? En el cómic, después de todos los eventos y tragedias que protagonizó, Wanda aparece sin memoria y sin el uso de sus capacidades. Lo más probable, es que el personaje pueda regresar, de nuevo en una redención que abra las puertas a una nueva historia. Y también, a una comprensión más amplia del personaje. 

Nuestra cobertura especial sobre Doctor Strange