Los anuncios llegarían a Netflix mucho antes de lo que esperábamos originalmente. Según reporta The New York Times, la plataforma de streaming planea introducir su plan más económico —pero con publicidades— antes de fin de año. La novedad ya fue informada a los empleados de la compañía.

De materializarse, esto supone un gran cambio de estrategia para la empresa. Cuando Reed Hastings, CEO de Netflix, anunció que el servicio se inclinaría por una variante de suscripción con anuncios, dijo que se tomarían un año para examinar la propuesta. E incluso vaticinó que podría demorar hasta dos años en tener un lanzamiento global.

Sin embargo, los tiempos han cambiado. La nueva intención de la plataforma es incorporar el plan con sustento publicitario en el trimestre final de 2022. Así que entre octubre y diciembre próximo podríamos encontrarnos con importantes novedades en Netflix, mientras la empresa intenta enderezar el rumbo tras la calamitosa pérdida de usuarios informada recientemente.

La noticia de que el plan con anuncios llegará este mismo año habla claramente de que el servicio de streaming de películas y series tampoco quiere perder más terreno con sus rivales. Y la empresa sabe que adelantar sus planes en torno a esta posibilidad tiene sus riesgos. "Sí, [el cambio] es rápido y ambicioso y requerirá algunas concesiones. Todas las principales compañías de streaming, excepto Apple, tienen o han anunciado un servicio con publicidades. Por una buena razón, la gente quiere opciones con precios más bajos", dice la nota enviada a los empleados.

Además, Netflix considera que la adopción más temprana de una variante de suscripción con publicidades no abaratará su imagen. En el mismo comunicado interno, la firma utiliza como ejemplos a Hulu y HBO Max: "Han mantenido marcas fuertes mientras ofrecen servicios soportados con anuncios", indicaron.

Los anuncios llegarán a Netflix en el último trimestre de 2022

El arribo de los anuncios a Netflix marcará un cambio importante en la estrategia de negocios de la compañía. Uno más, en realidad, de los varios que han salido a la luz últimamente. Recordemos que la plataforma de streaming confirmó recientemente que perdió 200.000 suscriptores en el primer trimestre de este año; y las predicciones para el segundo trimestre son aún más catastróficas, ya que se espera la baja de 2 millones de usuarios adicionales.

La noticia significó un fuerte golpe no solo para la empresa en sí, sino también para la industria del entretenimiento en general. En adelante, Netflix planea adoptar una mayor disciplina financiera y por ello recortará la cantidad de contenido original que lanza por año, para enfocarse en la calidad. Esto no implica reducir la inversión en series y películas propias, sino enfocar el dinero en aquellas producciones que ofrezcan grandes retornos (independientemente de la crítica).

Pero el temprano arribo del plan de suscripción barato, sustentado con anuncios, no llegará solo. Netflix también planea adelantar la introducción de medidas para evitar que los usuarios sigan compartiendo las contraseñas de sus cuentas. Si bien el correo interno enviado a los empleados no especifica demasiado, la intención de la compañía sería cobrar un precio más caro a los suscriptores que detecte compartiendo su acceso.

Netflix considera que las cuentas compartidas son un grave perjuicio para su modelo de negocios. Según la compañía, si lograra convertir en suscriptores individuales a todas las personas que utilizan una misma cuenta, podría sumar 100 millones de clientes más.