La tradición de incluir escenas poscréditos en las películas y las series del Universo Cinematográfico de Marvel solo se ha roto una vez: en Avengers: Endgame. Pero esta excepción resulta perfectamente razonable porque este largo constituye el final argumental de la Saga del Infinito, pese a que la fase tres termina, como se sabe, con Spider-Man: Lejos de casa (2019). Y Doctor Strange en el multiverso de la locura, dirigida por el conocido Sam Raimi (2022), no es ninguna excepción.

En el cierre del filme, el supuesto buen ánimo del Stephen Strange de Benedict Cumberbatch se trunca por un dolor que le abre su tercer ojo como al Doctor Strange Supremo y, por lo tanto, nos indica que le ha corrompido el Darkhold, el libro infernal que le quitó Wanda Maximoff, interpretada por Elizabeth Olsen, a la Agatha Harkness de Kathryn Hahn en el último episodio de WandaVision (2021). Como a la propia Bruja Escarlata y a cualquiera que lo toca demasiado.

Así, otro día, una mujer le habla por la calle en Nueva York durante la primera escena poscréditos de Doctor Strange en el multiverso de la locura. Tiene el rostro de Charlize Theron, actriz muy reconocible gracias a la Mary Ann Lomax de Pactar con el diablo (1997), su Britt Ekland en Llámame Peter (2004) o la Imperator Furiosa de Mad Max: Furia en la carretera (2015). Y le hace dos tajos al tejido de la realidad, a través de los que vemos imágenes de otra dimensión.

Clea se asoma en ‘Doctor Strange en el multiverso de la locura’

Marvel Comics

Se trata de Clea, una bruja que significa mucho para el Doctor Strange en las historietas de Marvel. La encarnó Anne-Marie Martin en la película de 1978, y fue creada por los míticos guionistas Stan Lee y Steve Ditko y el dibujante Dick Ayers para el número 126 de Strange Tales en noviembre de 1964. Su parentela, si se corresponde con la de los cómics, les resultará inquietante a los espectadores por lo visto en la primera aventura sobre el Hechicero Supremo (2016): es sobrina de Dormammu.

Por si no os acordáis de esta entidad maligna, os diremos que le sirve el Kaecilius de Mads Mikkelsen y nuestro superhéroe le derrota creando un bucle temporal con el Ojo de Agamotto en la Dimensión Oscura. Si este parentesco se mantiene en el Universo Cinematográfico de Marvel, quizá surjan problemas de confianza entre los dos hechiceros. A no ser que a él le importe un pito por su corrupción, que le abre el tercer ojo al proponerle ella ocuparse de una incursión en otro universo.

No podía faltar el cameo de Bruce Campbell

'Ahs vs. Evil Dead' | Sam Raimi

La segunda escena poscréditos, sin embargo, no es muy importante. En una anterior de Doctor Strange en el multiverso de la locura, el mago de Benedict Cumberbatch hace que un vendedor de bolas de pizza grosero en la realidad de los Illuminati se golpee la cara a sí mismo durante un buen rato. Y ahora, con magulladuras, el embrujo acaba, y él dice a cámara con alegría mirando a los espectadores: “¡Se ha acabado!”. Su castigo y el filme de Sam Raimi, claro.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Es el final de un agradable cameo con mucho sentido. Porque quien se mete en la piel de este tipejo se llama Bruce Campbell, el actor fetiche del director estadounidense, con el que ha colaborado en al menos trece ocasiones hasta ahora, desde la trilogía de Posesión infernal (1981-1992) hasta la de Spider-Man (2002-2007). Pero también le conocemos por protagonizar Las aventuras de Brisco County (1993-1994) o a Roland en The Majestic (2001). Un auténtico puntazo.

Nuestra cobertura especial sobre Doctor Strange