Elon Musk ha desatado toda clase de reacciones tras comprar el 9,2% de acciones de Twitter. Luego de anunciarse que el CEO de Tesla se sumará a la junta directiva, algunos empleados ya expresaron su preocupación y temen por el futuro de la compañía.

De acuerdo con Reuters, cuatro trabajadores de Twitter dijeron que Elon Musk aprovecharía su posición en la junta para influir en las políticas de uso. Los empleados creen que los puntos de vista de Musk sobre la moderación favorecerían el trolleo y abuso en la plataforma.

No es un secreto que Elon Musk está en contra de la moderación de contenido actual. Días antes de comprar acciones de la compañía, Musk lanzó una encuesta preguntando si creían que Twitter se adhería a los principios de libertad de expresión.

"Dado que Twitter funciona como la plaza pública de facto, no adherirse a los principios de la libertad de expresión socava fundamentalmente la democracia.", dijo Musk. El CEO de Tesla lanzó un segundo tweet cuestionando si era necesaria una nueva plataforma.

La influencia de Elon Musk en las decisiones de Twitter es real

Photo by Marten Bjork on Unsplash

Aunque la compañía asegura que la posición de Elon Musk en la junta directiva es de asesoramiento y retroalimentación, la evidencia dice lo contrario. Tras anunciar la compra de acciones, Musk preguntó a sus seguidores si querían un botón para editar tweets. Horas más tarde, Twitter confirmó que trabajaban en implementar la funcionalidad, una característica que según ellos, lleva un año en desarrollo.

“Me cuesta creer que no tenga influencia. Si ese es el caso, ¿por qué Elon querría un asiento en la junta?" dijo uno de los empleados. Los trabajadores no solo temen que Elon Musk pueda influenciar la política de contenido, sino también la cultura de la empresa a largo plazo.

Twitter, al igual que Apple y otras compañías de Silicon Valley, favorecen la inclusión. Aunque Tesla es uno de los mejores lugares para trabajar para personas LGBTQ, Musk ha sido acusado de transfóbico por algunos tweets donde se burla del uso de pronombres.

La libertad de expresión daría entrada al 'trolleo' y desinformación

Foto por Darren Halstead en Unsplash

Otro tema que tiene a los analistas en suspenso es la posibilidad de restaurar la cuenta de Donald Trump. El ex-mandatario de Estados Unidos fue baneado de Twitter y otras redes sociales a principios de 2021, luego del ataque al Capitolio.

Algunos senadores piden el regreso de Trump, quien durante años utilizó Twitter como tribuna para publicar contenido que violaba las políticas de la red social. "¿El nuevo accionista mayoritario devolverá la libertad de expresión a Twitter?", dijo la republicana Marjorie Taylor Greene, etiquetando a Elon Musk en un tweet.

La libertad de expresión por la que aboga Musk no solo abriría la puerta al trolleo, sino también a la desinformación. El magnate calificó como fascismo a la cuarentena por COVID-19 en 2020 y dijo que el confinamiento era un encarcelamiento forzado. Hace unas semanas comparó a Justin Trudeau con Hitler por el manejo que dio Canadá en las protestas de transportistas.

Por ahora las preocupaciones de los empleados no le quitan el sueño a Elon Musk, ya que hay temas más importantes que resolver. El CEO de Tesla y SpaceX violó la ley por no notificar a la SEC antes de comprar acciones de Twitter, lo que se tradujo en una ganancia de 156 millones de dólares para Musk.