Marc Bain Rasella, un inversor de Twitter, está demandando a Elon Musk después de este comprara el 5 % de las acciones de la compañía el pasado 14 de marzo y no informara sobre ello a la SEC (Comisión de Bolsa y Valores) hasta el 4 de abril. Rasella asegura que este movimiento por parte del magnate hizo que las acciones de la empresa no subieran de precio. Esto, por lo tanto, permitió a Musk adquirir el porcentaje de participación restante a un coste más bajo.

Los inversores, recordemos, deben comunicar a la SEC la compra de las acciones de una compañía si estas alcanzan o superan el 5 %. El organismo, además, obliga a informar sobre este tipo de movimientos en un plazo máximo de diez días. Elon Musk lo hizo 21 días más tarde. Según The Washington Post, la compra del 5 % de la compañía se completó el 14 de marzo, y la Comisión de Bolsa y Valores la hizo pública el pasado 4 de abril.

La demanda, presentada en el tribunal federal de Manhattan por el inversor Marc Bain Rasella y en nombre de todos aquellos inversores que vendieron acciones de Twitter entre el 24 de marzo y el 1 de abril de 2022, detalla cómo el retraso de Musk a la hora de informar a la SEC mantuvo el precio de las acciones bajo. Esto, de hecho, no solo permitió al empresario continuar comprando el porcentaje restante de los activos de Twitter —un 4,2% para así completar el 9,2% anunciado oficialmente— a un menor precio. También evitó que los inversores vendieran parte de sus acciones al coste en el que se habrían situado si Musk hubiese informado a tiempo.

"Cuando Musk finalmente presentó el Anexo 13 requerido, revelando así su participación en Twitter, las acciones de la Compañía aumentaron de un precio de cierre de 39,91 dólares por acción el 1 de abril de 2022, a cerrar a 49,97 dólares por acción el 4 de abril de 2022, un aumento de aproximadamente el 27 %".

Parte de la demanda presentada en el tribunal federal de Manhattan.

Elon Musk se mantiene en silencio tras rechazar formar parte de la junta directiva de Twitter

Por el momento, Elon Musk no ha realizado comentarios al respecto. El directivo, de hecho, lleva días sin realizar publicaciones relacionadas con la compra del 9,2 % de la compañía. Sabemos que ya no formará parte de la junta directiva después de que Parag Agrawal y el resto del consejo le ofreciera un puesto el pasado 5 de abril. Musk inicialmente aceptó formar parte del equipo. Sin embargo, el día 9 de este mismo mes terminó rechazando la propuesta, como confirmó el CEO de la firma de San Francisco.

Musk, no obstante, ha hecho mucho ruido durante los primeros días del anuncio de la compra de las acciones de Twitter. No solo por cuestionar la libertad de expresión en la plataforma fundada por Jack Dorsey —presuntamente algo que le hizo comprar parte de la compañía—. También por las múltiples propuestas que ha compartido en su cuenta oficial de la red social. Entre ellas, una en la que mencionaba que la sede de Twitter en San Francisco debería convertirse en un refugio para personas sin hogar (el tweet fue eliminado).

La compra del 9,2 % de las acciones de Twitter también ha enfurecido a los empleados de la compañía. Temen que las decisiones de Elon Musk puedan repercutir negativamente en el contenido que se publica en la plataforma, permitiendo tweets y otras publicaciones que favorecen el acoso y la desinformación, y que se filtrarían bajo ese "principio de la libertad de expresión" del que tanto habla el magnate.