Rusia envió tres cosmonautas a la Estación Espacial Internacional (EEI) en medio de una guerra con Ucrania. Oleg Artemyev, Denis Matveev y Sergey Korsakov partieron del Cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, a bordo de la nave Soyuz MS-21.

Luego de tres horas de viaje, la nave espacial acopló en el módulo Prichal, el nodo desarrollado por la Roscosmos que permite atracar naves Soyuz y Progress en la EEI. Los cosmonautas se integrarán a la tripulación Expedition 66 y permanecerán en la estación hasta septiembre.

El arribo ocurre a unos días de la partida de Anton Shkaplerov, Pyotr Dubrov y Mark Vande Hei. Este último fue objeto de una polémica en donde se aseguró que la Roscosmos planeaba abandonarlo en el espacio. Al final todo fue una mala broma de la cadena RIA Novosty.

Vande Hei y compañía tienen programado regresar a la Tierra el 30 de marzo. Posteriormente Matthias Maurer, Raja Chari, Thomas Mashburn y Kayla Barron dejarán la Estación Espacial Internacional en abril.

El primer lanzamiento con tripulación solo rusa que ocurre desde el año 2000

Sergey Korsakov, Oleg Artemyev y Denis Matveev. Foto (Roscosmos)

Oleg Artemyev se convertirá en el comandante de la Expedition 67 y recibirá a cuatro astronautas de la NASA y ESA que llegarán al espacio impulsados por un cohete de SpaceX.

El lanzamiento tiene importancia no solo porque se da en el marco de un conflicto bélico que amenaza el programa espacial de Rusia, sino porque es la primera vez que tres cosmonautas rusos vuelan juntos a la Estación Espacial Internacional.

"Por primera vez en muchos años, una tripulación completamente rusa. Y todos ellos son graduados de la Universidad Técnica Estatal de Moscú", comentó Dimitry Rogozin, director de la Roscosmos.

La última vez que ocurrió algo similar fue en el año 2000, cuando Sergei Zalyotin y Aleksandr Kaleri realizaron el último viaje a la Estación Espacial Mir antes de su desorbitación.

Los viajes al espacio mantienen unidos a Rusia y Estados Unidos

Photo by NASA on Unsplash

Bill Nelson, administrador de la NASA, comentó en una entrevista con CNBC que la colaboración entre Estados Unidos y Rusia no está en duda. "Los cosmonautas y astronautas se llevan bien como siempre", dijo Nelson, quien asegura que el lanzamiento de hoy marca un evento significativo.

El responsable de la agencia espacial dijo que, a diferencia de lo que ocurre en el terreno militar, la cooperación entre ambos países continúa y espera que así se mantenga. Nelson confirmó que Rusia sigue comprometida con la Estación Espacial Internacional.

En contraste con la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) canceló la misión ExoMars que llevaría el primer rover europeo a Marte. Las tensiones entre la ESA y la Roscosmos se dieron tras las sanciones económicas a Rusia, derivadas de la guerra de Ucrania.

Al igual que la ESA, la Agencia Espacial Sueca busca alternativas a su cooperación con Rusia. El país nórdico no usará los cohetes Soyuz para poner en órbita su satélite MATS, diseñado para investigar ondas atmosféricas y las nubes noctilucentes.

El plan original contemplaba su lanzamiento desde el cosmódromo de Vostochny a finales de 2022, sin embargo, la guerra de Ucrania cambió todo. Dimitry Rogozin se quejó de la decisión, aunque fue la Roscosmos quien provocó todo al negar el uso de sus cohetes a otros países europeos.